Báguanos
Báguanos es en la actualidad uno de los 14 municipios que conforman la provincia de Holguín. Foto: Ahora

Ataque a Báguanos: El último combate

Las fuerzas de la columna 16 “Enrique Hart Dávalos” del Segundo Frente Oriental “Frank País” decidieron atacar el cuartel enemigo que defendía el central Báguanos, en el territorio del antiguo municipio de Holguín.

La acción se realizaría el primero de enero de 1959. En aquellos momentos los revolucionarios habían liberado los poblados de Cueto y  Tacajó.  Además de ser un enclave enemigo, en territorio ya controlado por los rebeldes, significaba capturar casi medio centenar de armas de guerra y parque.

Las fuerzas de la Columna fueron estructuradas en cinco pelotones, cada uno integrado de 15 a 20 hombres.  Tres de ellos serían utilizados  en el ataque y dos cubrirían los caminos por donde podía llegar refuerzo enemigo de Antilla y Banes.

Según información brindada por  Enrique Pino, miembro del Movimiento 26 de Julio, se supo que el enemigo había ocupado la Sociedad de color. Este era  un edificio de mampostería, protegido con sacos de arenas. Días antes el ejército abandonó el poblado de Báguanos. Los rebeldes aprovecharon para ocuparlo y quemar el cuartel. Al recuperar la población, estos escogieron como nuevo cuartel la referida sociedad.

El movimiento clandestino informó de la existencia, en la azotea del edificio, de una ametralladora calibre 30. Pero después del combate se pudo comprobar que era una maniobra de desinformación del enemigo, pues era un tubo cubierto con una lona que aparentaba ser una ametralladora.  Durante la noche, guiados por combatientes y colaboradores que conocían el poblado los tres pelotones se situaron en sus posiciones de ataque  El desplazamiento se hizo con tanto sigiloso que el enemigo no se dio cuenta de la maniobra.  A las 6.00 a.m. como era  habitual dos soldados salieron del cuartel con un cubo a buscar leche para el desayuno. Se abrió fuego contra ellos y comenzó el combate.

El cuartel  estaba rodeado, los rebeldes se encontraban situados en óptimas condiciones para el combate. Al avanzar la mañana varios vecinos llegaron hasta las fuerzas rebeldes anunciando la huida de Batista.

Los  rebeldes comenzaron a gritar a los soldados que se rindieran, pero estos no creyeron la noticia. Se pidió una tregua y se envió a una joven, esposa de uno de los militares, con un papel informándole de la fuga del tirano pero estos se resistieron a creerlo. Luego mandaron con la joven un radio de batería. Pese a esto el enemigo intensificó el fuego. El combate se continuó desarrollando con toda la intensidad.  El jefe contrario, por la microonda, pidió refuerzo al regimiento de Holguín desde el cual enviaron una avioneta que ametralló y lanzó cajas de parque que cayeron en poder de los rebeldes.

Ante la obstinación  del enemigo y no queriendo que murieran en el día de la victoria soldados rebeldes, el jefe de la columna envió a su segundo en el mando el capitán Jiménez Lage a Mayarí para que solicitara a las fuerzas de la Columna 19 una bazuca con su artillero. Esta tropa había ocupado el poblado de Mayarí.

Al mediodía un avión B-26 y una avioneta llevaron a cabo un bombardeo sobre la población destruyendo varios edificios e hiriendo a un niño.

A las 3.00 p.m. llegó la bazuca. Se le hace un disparo que le destrozó la pierna a un soldado. Pero continúa la resistencia. Le hacen un segundo disparo. A las 5.00 p.m. el enemigo se rinde.

El primero de enero de 1959 se libraron los dos últimos combates contra el ejército de la dictadura de Batista. Fuerzas del Cuarto Frente “Simón Bolívar” atacaron y rindieron la guarnición de Buenaventura, y del Segundo Frente Oriental “Frank País” a la de Báguanos. También se efectuó el último bombardeo de la aviación batistiana.

BIBLIOGRAFIA

–Comisión de Historia de la Columna 16  “Rumbo al triunfo de enero Columna número 16 ´Enrique Hart´”. Ediciones Verde Olivo, 2007, p 238  y  240.

–Archivo Provincial de Historia de Holguín, Fondo Segundo Frente Oriental “Frank País”.

 

 

José Miguel Abreu Cardet
Últimas entradas de José Miguel Abreu Cardet (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + diecinueve =