José Luís Díaz Grass, martiano, educador y periodista
En la Casa de la Prensa en Holguín, siempre sonriente, sencillo y cordial. Foto Arnaldo Vargas

José Luís Díaz Grass: martiano, educador y periodista

El primer nombre del excelente educador y periodista holguinero José Luís Díaz Grass responde al homenaje que, sus amantísimos padres, Ambrosio y Olga, quisieron rendir al Apóstol de la independencia de Cuba en el aniversario 59 de su caída en combate, de cara al sol, en Dos Ríos.

Al decir del propio Grass: “Martí es una luz, un guía, un abridor de caminos, que nos legó su magnífico ejemplo y prolífera obra, yo, el menor de cuatro hermanos, tenía que honrarlo todos los días, mientras desarrollaba el aprendizaje escolar, participaba en las actividades de mi comunidad, declamando sus versos y respondiendo con trabajos propios a diferentes concursos”.

En Bocas, una comunidad gibareña que le apasiona porque allí están sus raíces, comenzó su formación y adquirió valores que han iluminado su camino, su vida y siguiendo los ideales martianos siempre fue muy estudioso, por cuya razón se ganó el cariño de educadores y educandos en las escuelas de esa localidad y también de Velasco, Holguín, Urbano Noris y La Habana, donde se convirtió en el hombre profesional, culto y muy humano que es, acompañado siempre de su sencillez y una sonrisa franca a flor de labios.

Grass recuerda los años de becado en escuelas secundarias básicas en la capital cubana, donde se granjeó buenos  amigos  y las actividades en las que participaban, en el entonces teatro Chaplin, que desde 1975, pasó a nombrarse Karl Marx, tras una remodelación total para ser la sede del Primer Congreso del Partido.

“Conservo con mucho cariño las dos ocasiones en que Fidel presidió actividades en las que participábamos los estudiantes, particularmente, el día en que pasó por mi lado y le extendí un papel en el que plasmó su firma. Fue muy emocionante para mí”.

Y se hizo maestro, que es hacerse creador

“Eso lo llevaba en la sangre, pues, mi padre, Ambrosio Evangelista, era un maestro empírico como zapatero y también se comunicaba muy bien cuando ejerció como secretario de la Junta de Coordinación, Ejecución e Inspección Municipal (JUCEI) en Gibara y como militante del Partido (PCC), tenía mucha influencia en la comunidad.

“Y una verdadera educadora también era mi madre, con su ejemplo en la actividad comercial, en la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y en las movilizaciones hacia las cosechas cañeras y cafetaleras”.

El sueño de hacerse maestro lo condujo a integrar el Destacamento pedagógico Manuel Ascunce Domenech, ideado por el líder cubano Fidel Castro, para responder al déficit de maestros existentes en aquellos momentos. “El programa combinaba el estudio con el trabajo, actividades deportivas, culturales y la integración a los claustros de maestros. Mi graduación coincidió con la celebración del XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en 1978, en La Habana.

“Fue linda mi etapa como educador, licenciándome en 1981 y después, en 2002 terminé la Maestría en Educación. Trabajé en la escuela Oscar Lucero Moya y en el Instituto de Superación Pedagógica de Gibara. También serví un curso en el Pre Varona e impartí clases de español a estudiantes extranjeros en la Isla de la Juventud. Una experiencia maravillosa”.

¿Cómo llegó el periodismo al profesor Grass?

Grass en Radio Juvenil, Holguín

“Bueno, aprendí a socializar y comunicarme desde mi escuelita de Bocas, la vinculación con las casas de cultura de ese querido terruño y la de Velasco; después, en las demás enseñanzas mantuve mi participación en diferentes actividades y de esa manera no me inhibía de hablar ante las personas, es decir, presentaba actividades y me desempeñé como corresponsal voluntario de la radio.

“Comencé en la radio base de Velasco y continué en el estudio radial; trabajé en la Casa de Cultura de Gibara y un buen día me pidieron que apoyara informativamente al municipio de Calixto García, donde me mantuve activo durante 30 años. Significo que Radio Juvenil ha sido mi mejor escuela”.

La trayectoria de este avezado periodista ha sido enriquecida con la elevación de su nivel profesional a través de cursos de diplomados y posgrados, talleres y diferentes encuentros de intercambio.

Reonocimiento al periodista José Luis GrassExcelente cronista, comentarista y entrevistador, que investigaba los temas hasta la saciedad, José Luís Díaz Grass ha sido presentador de actividades políticas y culturales; integrante de jurados de concursos de radio periodismo, con diversos premios obtenidos, incluyendo, entre muchos otros: Reconocimiento de la Radio Cubana al Mérito Periodístico y Estrella de Cuba, por la obra de un año, de la UPEC en Holguín, así como Premios nacionales, provinciales y de su emisora local.

Él, hombre sencillo y agradecido, reconoce el papel de los padres que le dieron vida y alimentaron su espíritu; los profesores de las diferentes enseñanzas; los compañeros de la cultura y la acogida que recibió de las radio-emisoras de Gibara, Calixto García y Holguín, a las que suma el seguimiento de sus oyentes.

Aunque es muy parco a la hora de hablar de sus incuestionables méritos humanos y profesionales, Grass ha recibido numerosos reconocimientos, como la Distinción Raúl Gómez García, de la UPEC; el Escudo de Holguín (del Gobierno), así como otros de la Central de Trabajadores de Cuba y organizaciones de masas.

Y este guajiro, que nació tres días antes del enero que marcó el aniversario 59 del natalicio de José Martí y cinco años antes del triunfo de la Revolución Cubana, tiene muchas satisfacciones por los aportes del periodismo, de su condición de educador, del amor de sus dos hijos y de Milaydi, la mujer especial que le acompaña desde hace 30 años,  amante de la bibliotecología y la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =