Esteban y Yarisleydis, empresarios privados, Holguín
El amor de Yurisleydis y Esteban es la principal materia prima de sus éxitos. Foto: Arnaldo Vargas

Sin sonrisa de mujer no hay gloria completa de hombre

Mientras dialogo con el emprendedor Esteban Sánchez, líder de la reconocida mini industria Productos del Valle (Pvallma), su compañera de vida, Yurisleydis Quevedo, permanece a su lado, acariciándolo con la mirada. Cuando él se percata de ese detalle, sonríe, mientras me recuerda el concepto martiano de que, “la abnegación de la mujer obliga al hombre a la virtud”.

Ellos constituyen una linda pareja, no sólo por su aspecto físico, la simpatía y confianza que los distingue, sino, por la manera en que comparten tiempo, espacio, sueños, intereses y realizaciones, en un ambiente de completa armonía familiar y laboral, demostrando que el amor es la excusa de la vida y su mayor premio.

En los momentos en que Esteban se alistaba para homenajear a su esposa y a las compañeras de trabajo por el Día Internacional de la Mujer, este periodista sintió la necesidad de escribir unas líneas sobre esta bella y sencilla mujer, que tanta felicidad le proporciona a quien pudiera ocupar titulares en todos los medios de comunicación, por la realización de sus sueños —con los pies en la tierra, los ojos puestos en su país y en el pueblo— gracias a la inteligencia y tenacidad que lo caracterizan, el buen aprovechamiento del encadenamiento productivo y el solidario apoyo de algunas entidades.

Visitas a mini industria, Holguín
Las visitas son frecuentes a la mini industria por las atracciones que ofrece. Foto: Arnaldo Vargas

Él ha crecido como persona y como pequeño empresario en Mayabe, donde construyó su vivienda a unos metros de la mini industria, cuyo proceso de creación, organización productiva y resultados, atraen la atención de visitantes y consumidores.

Mujer íntegra, defensora de las tradiciones y la cultura

Como técnico medio en economía que es, Yurisleydis se encarga de la contabilidad en la pequeña fábrica, utilizando sus conocimientos y la experiencia adquirida en la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Pedro Rogena Camayd, donde se desempeñó en igual cargo con sólo 18 años de edad, cuando tuvo bajo su responsabilidad los procesos de contratación, la conciliación con las empresas, principalmente la de productos lácteos, así como los trámites bancarios.

También reconoce los conocimientos adquiridos anteriormente durante el servicio social en la dependencia holguinera de la Oficina Nacional de Inspección del Trabajo (Onit) y los cursos recibidos, incluyendo uno sobre Versat Sarasola, consistente en un sistema de gestión contable.

Esos precedentes influyen positivamente en su gestión como economista de la mini industria, por la cual siente mucho apego, pero no puede desentenderse del tiempo que permaneció en la CCS, a la cual se entregó por completo, apoyó a los trabajadores y era secretaria general del Comité de Base de la UJC, obteniendo después la militancia del Partido Comunista de Cuba.

Luz es una especie de espíritu que brota del sol en el cielo y de la mujer en la tierra.Desde que nace, la mujer lleva un lucero en la frente y se prepara en la vida para estar a la par del hombre, porque en Cuba, ambos disfrutan iguales deberes y derechos.

En el caso de Yurisleydis, nació y creció en contacto directo con la naturaleza, bajo el amparo de su amorosa madre, Yoleidis, quien le trasmitió secretos de la buena cocina; y del padre, Ramón Arnaldo, avezado ganadero de la CCS Pedro Rogena, a quien acompañaba en el manejo y alimentación de los animales. De ambos adquirió valores que la acompañan siempre, como humildad, seriedad y sentido de responsabilidad.

Habla con orgullo del inmenso amor que siente por sus padres y abuelos; por los hermanos, Alejandro y Daimara, así como por sus pequeñas, Patricia y Yisel, de cinco y ocho años, respectivamente.

Es decir, que Yurisleydis tiene suficientes razones para ser una mujer plenamente feliz y como también ama las tradiciones, la historia y la cultura, desde hace siete años integra el proyecto comunitario Verbenas de Güirabito (comunidad cuyo nombre pertenecía a un aborigen asentado en esos predios), que pondera el rescate de tradiciones culturales y la conservación del patrimonio arqueológico, con amplia participación de infantes y jóvenes.

proyecto Las Verbenas de Güirabito, Holguín
Yurisleydis, al centro, como integrante del proyecto Las Verbenas de Güirabito. Foto: Cortesía de la entrevistada

Razón tiene Esteban para amar tanto a la compañera de su vida, con quien comparte la crianza de dos preciosas hijas, el trabajo consolidado y en ascenso de su mini industria, y las facilidades hogareñas que han creado con tanto amor y esmero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − diez =