Risa, salud

La risa beneficia tu salud y aquí te explicamos por qué

Los seres humanos somos capaces de interpretar, a través de las expresiones del rostro, emociones y estados de ánimo que resultan universales para hombres y mujeres aunque sean de culturas diferentes. Y no sólo las expresiones del rostro: los gestos, la risa, el llanto y otros sonidos que acompañan a las emociones y los sentimientos también resultan comunes y universales. En cuanto a la risa son muchas las investigaciones que han comprobado que influye positivamente en la salud física y emocional, de manera que el ser humano siempre ha tenido en ella una herramienta a favor de su salud.

Al reir expresamos emociones a la vez que sentimos un estado de bienestar que a todos agrada. No hace mucho tiempo que la ciencia se ha dedicado a estudiar los efectos del buen humor en nuestro organismo, con resultados muy alentadores. Son efectos de los que no nos percatamos conscientemente, por ejemplo, se sabe que una buena sesión de carcajadas ayuda a la relajación, con lo que se evitan estados de estrés que podrían alterar el funcionamiento del sistema inmunológico, que sirve de defensa contra las enfermedades.

Reírse a sus anchas beneficia a los vasos sanguíneos, reduce el nivel de hormonas que nos estresan (cortisol, epinefrina, dopamina y hormona del crecimiento), al mismo tiempo que aumenta el nivel de hormonas que fomentan la salud (endorfinas y neurotransmisores), lo que puede resultar en un sistema inmunitario más fuerte y menos efectos físicos del estrés. Por otro lado la risa ayuda a relajar los músculos y crea una sensación de bienestar.

Risas, jóvenes, beneficios, salud
La risa mejora la respiración, estimula el corazón, los pulmones, los músculos y el sistema inmunitario. Foto: Tomada de Getty Images
Lo que han encontrado las investigaciones sobre la risa

Recientemente se publicó la experiencia de la Dra. Paula Niedenthal, quien desde hace unos 10 años comenzó a preguntarse lo que significaba realmente sonreír. La doctora Niedenthal y sus colegas han realizado una amplia gama de investigaciones, desde escaneos cerebrales hasta observaciones culturales, para elaborar un nuevo modelo científico de la sonrisa.

Muchos especialistas han estudiado cuidadosamente las sonrisas durante décadas, pero básicamente desde lo externo. Desde esa perspectiva han descrito que la risa se produce cuando los músculos cigomáticos de nuestras mejillas se contraen y los extremos de nuestra boca se elevan. Pero la risa es mucho más que eso.

Algunos investigadores han ido más profundo al intentar comprender qué estados mentales producen las sonrisas. Pensamos que significan felicidad, alegría y, en verdad, se ha reportado que cuanto más intensamente se contraen los músculos cigomáticos más felices aseguran sentirse las personas. Pero esto está lejos de ser una regla fija. A veces son los mismos músculos los que se contraen cuando la gente siente tristeza o asco.

La risa es una expresión innata que se presenta aproximadamente a la sexta semana de vida, se dice que el bebé aprende que al hacerlo induce agradable respuesta en la gente que lo rodea, quienes caen rendidos a sus pies. Como puedes ver desde muy temprana edad el ser humano ya tiene a su alcance esta importante herramienta que, además de permitirle ser más cautivador y alegre, le trae múltiples beneficios a su salud.

celebració, risa, emociones, felicidad
La risa mejora la respuesta al estrés, comparte y ríete con otras personas. Foto: Tomada de Getty Images

Según investigaciones de la Asociación Americana del Humor Terapéutico, la risa es económica y segura medicina por sus efectos saludables y relajantes, que son superiores a los de la actividad física. De hecho, esta asociación considera que cinco minutos de carcajadas equivalen a cuarenta y cinco minutos de ejercicio.

Las virtudes del acto de reír son muy claras, pues mejora la respiración, fortalece el corazón, facilita la digestión, disminuye la hipertensión y fortifica los músculos. Eleva la autoestima y la autoconfianza, mejora la depresión, elimina pensamientos negativos y sensación de miedo, ayuda a minimizar problemas y combate el insomnio. También aumenta los niveles de células T, las cuales nos defienden de tumores y virus, ejercita al organismo ya que pone en acción varias zonas del cuerpo como el diafragma, tórax, abdomen, corazón y pulmones. Además mejora la motivación, el compromiso y la creatividad mientras se trabaja o estudia.

Una sonrisa mejora la relación entre médico y paciente

“Hay que incorporar la risa a nuestras vidas y a la práctica profesional sanitaria”. Así concluye un artículo escrito por los doctores Ramón Mora Ripoll y Mari Cruz García Rodera, de la Red Española de Investigación en Ciencias de la Risa (REIR). En este trabajo, sus autores analizan los efectos terapéuticos del buen reir, sus beneficios fisiológicos y psicológicos, y su importancia para los profesionales de la salud. Ellos postulan que una sonrisa mejora la relación entre médico y paciente.

La capacidad de reír con un paciente es un buen signo de comunicación efectiva y de entendimiento mutuo, por lo que puede resultar tan importante como el propio diagnóstico o el tratamiento formal. Constituye un apoyo emocional para una persona enferma, mejora su calidad de vida y ayuda en su rehabilitación y recuperación. La risa puede ser terapéutica tanto para el personal sanitario como para sus pacientes.

Recuerda que es muy importante tener actitudes positivas ante los problemas y el agobio que causan los mismos. Es bueno practicar el desenfado. Reírse es uno de los ejercicios más saludables para mejorar la calidad de vida. Por ello, te ofrezco algunos consejos.

Cuatro puntos a tener en cuenta sobre el acto de reir

Puedes empezar el día mirándote al espejo y sonriendo, así afrontarás de mejor manera la rutina diaria.

  1. No escatimes ni una sola de tus sonrisas, compártelas, pues ello te permitirá enriquecer tus relaciones personales y conseguirás hacer mucho más felices a los seres que te rodean.
  2. Un rostro siempre alegre aparenta menos edad de la que en realidad se tiene debido a que las mejillas se relajan, las facciones resplandecen y, sobre todo, se ve la vida de otro color.
  3. Olvídate de las arrugas que pudieran aparecer alrededor de los ojos, porque si son producto de la risa bien vale la pena correr el riesgo.
  4. Por último, toma en cuenta que no debes recurrir a carcajadas fingidas o vacías, recuerda que es bueno reír cuando hay motivos para ello, pues es una acción que sólo tiene efectos positivos en nuestro organismo si se realiza con naturalidad.

Tomar los problemas de la vida con cierto humor y no frenar la risa cuando llega, contribuye a la buena salud; no cuesta nada ni es exclusivo de una edad. Y algo importante: Cuanto más sincera y espontánea sea la risa mejores son los resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =