curso cubano, nefrología intervencionista, Holguín
Doctor Lázaro Ibrain Cobiellas Carballo organizador del evento. Foto: Cortesía del entrevistado

Experiencias y oportunidades del Primer Curso Cubano de Nefrología Intervencionista

Una oportunidad única para el desarrollo de la especialidad de Nefrología en la provincia de Holguín y Cuba representó el Primer Curso Cubano de Nefrología Intervencionista, acontecido en el Hospital Clínico Quirúrgico Lucía Iñiguez Landín hasta este 15 de septiembre.

Para conocer más detalles acerca de esta novedosa subespecialidad de la Nefrología, que brinda incuestionables ventajas tanto para pacientes como para profesionales que la ejercen, el nefrólogo organizador de este evento y becario en Nefrología Intervencionista por la Sociedad Internacional de la especialidad, doctor Lázaro Ibrain Cobiellas Carballo comparte sus principales experiencias, a propósito de la conclusión del importante evento.

Doctor, a partir de lo que se encarga la especialidad de Nefrología, ¿en qué consiste la Nefrología Intervencionista?

-“Si analizamos que la Nefrología es la especialidad que se encarga del cuidado de la salud de los riñones y por supuesto también de las enfermedades del riñón, siempre y cuando no haya que operar el riñón. Entonces la nefrología intervencionista es como un área o una subespecialización dentro de la Nefrología, donde son los propios nefrólogos los responsables de realizar los procedimientos invasivos o procedimientos cercanos a ser quirúrgicos en los pacientes con enfermedades renales.

Entre estos procedimientos se encuentran hacer biopsia renal da un paciente con sus propios riñones nativos o de un injerto en pacientes trasplantados; la colocación de catéter peritoneal en el abdomen para hacer diálisis peritoneal; la colocación de catéteres en venas profundas para la hemodiálisis y la evaluación de las fístulas arteriovenosas, está ultima consiste en una cirugía que se realiza habitualmente en el brazo para que una de las venas se dilate y esta vena se pueda pinchar para sacar la sangre y devolverla durante la sesión de hemodiálisis.

En teoría, un nefrólogo intervencionista hace estos procedimientos: realiza biopsia renal percutánea, coloca catéter para diálisis peritoneal, coloca catéter para hemodiálisis, a veces cuando ya la fístula está hecha que es un procedimiento quirúrgico mediante ultrasonido puede evaluar si la fístula está útil o no, o en un paciente que tiene una fístula hace mucho tiempo y no está funcionando bien durante la hemodiálisis, mediante ultrasonido se examina esa fístula en la búsqueda temprana de complicaciones.

Como esta especialidad es relativamente nueva los programas de formación de Nefrología en Cuba, como en la mayoría de los países del mundo, no incluyen formaciones y entrenamiento en estos temas en particular. Por eso el modo en que se hace es cuando se va a colocar un catéter de hemodiálisis el especialista se va guiando solamente por anatomía, tengo que introducir una aguja que es bien gruesa y larga buscando una vena y esto implica riesgos grandísimos porque me estoy dirigiendo a zonas profundas, que ni siquiera sé por dónde va la aguja.

De ahí la posibilidad de complicaciones, entre las más comunes que se formen hematomas, sobre todo en el cuello que es donde más se utilizan y estas complicaciones  podrían incluso comprometer la vida del paciente.

La aparición relativamente reciente de la Nefrología Intervencionista se trata de combinar las técnicas de ultrasonido con estos procedimientos para que sea a través del ultrasonido que se guíen todos estos procedimientos. Por ejemplo, si vamos a hacer una biopsia renal podamos ver el riñón y podamos ver al mismo tiempo la aguja cómo va entrando en la piel, cómo se va acercando hasta el riñón, en qué sitio del riñón.  Esto, por supuesto, nos da un margen de seguridad increíble. Para nosotros hace que todos estos procedimientos de colocar catéter o realizar biopsias sean muchísimo más rápidos y más seguros para el paciente”.

ultrasonido, práctica, nefrología, curso, Nefrología Intervencionista
Actividades prácticas del Primer Curso Cubano de Nefrología Intervencionista. Foto: Cortesía del doctor Lázaro Ibrain Cobiellas Carballo

¿Cuántas oportunidades ofrece la beca que otorga la Sociedad Internacional de Nefrología?

-“Desde el año 2021 la Sociedad Internacional de Nefrología promueve el desarrollo de la Nefrología intervencionista en este tipo de subespecialización en los escenarios de recursos limitados, como puede ser América Latina a través de un programa de becas para que los nefrólogos de estos centros se entrenen en centros desarrollados.

Fue en el año 2022, en la segunda edición de esta beca cuando la Sociedad Internacional de Nefrología me escogió para realizar un entrenamiento avanzado de tres meses en el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, de la Ciudad de México.

Se hicieron todas las coordinaciones necesarias, acordé mi viaje y la sociedad me costeó el viaje y demás y estuve entrenándome en este sentido. Desde que regresé hemos modificado el panorama para hemodiálisis, por ejemplo, utilizamos dos catéter, uno conocido como transitorio que se emplea por un periodo máximo de dos semanas y el catéter permanente, el cual puede utilizarse por un periodo, incluso, hasta de años. Este último reduce muchísimo el riesgo de infecciones que es la principal causa de que el catéter haya que retirarlo, el paciente se complique y  hasta fallezca por shock séptico, ante la infección.

Al regresar de la beca en febrero cambió el panorama, todos nuestros pacientes tenían catéteres transitorios, a pesar de que estaban en hemodiálisis por varios meses, lo cual hacía que se infectaran con frecuencia y las sesiones de diálisis fueran complejas porque siempre tenían escalofríos, fiebre, vómitos y se sintieran muy mal.

Al llegar comenzamos a utilizar el ultrasonido en el hospital, nos pusieron un equipo a nuestra disposición para que comenzáramos a localizar las venas por esta vía”.

curso cubano, nefrología intervencionista, Holguín
Actividades realizadas durante Primer Curso Cubano de Nefrología Intervencionista. Foto: Cortesía del doctor Lázaro Ibrain Cobiellas Carballo

¿Qué ventajas representa el empleo de la Nefrología Intervencionista?

-“Una vez que recibí este entrenamiento en México, en breve tiempo se revirtió el panorama con los pacientes de diálisis peritoneal y hemodiálisis. Si bien antes había que realizar cuatro o cinco punciones para encontrar la vena, se convirtió en una única punción al poder ver la vena y la aguja en dirección hacia ella. Pasó a ser un procedimiento más rápido y muchísimo más seguro para el paciente, al punto de que las complicaciones prácticamente desaparecieron.

En estos pacientes el principal beneficio que se aprecia es que los múltiples catéteres transitorios que tenían los pacientes se convirtieron en catéteres permanentes, al punto que ahora todos nuestros pacientes tienen catéter permanente. Esto ha reducido significativamente las infecciones asociadas al catéter, la necesidad de retirada del catéter.

Al igual, cuando había que hacer una biopsia del riñón, se introducía la aguja por la espalda en dirección hasta el riñón, todo esto a ciegas sin saber cuál es la posición real del riñón y sin ver la aguja podrían comprometer la vida del paciente”.

curso cubano, nefrología intervencionista, Holguín
Sesiones del curso de Nefrología Intervencionista. Foto: Cortesía del entrevistado

¿Cómo surge y se concreta la idea de este Primer Curso de Nefrología Intervencionista?

-“Por recomendación de la Sociedad Internacional de Nefrología esto se convierte a su vez en un entrenamiento para el resto de los médicos. Nosotros diseñamos un curso que tuvo una modalidad híbrida. En una primera semana se impartieron cinco conferencias teóricas de procedimientos relacionados con cómo colocar catéter para hemodiálisis, para diálisis peritoneal, cómo realizar biopsia renal y cómo utilizar el ultrasonido para todos estos procedimientos. En estas sesiones tuvimos algunos conferencistas internacionales de México y de Ecuador, lo que elevó el aval e impacto científico a esta actividad.

Gracias al apoyo de la Sociedad Internacional de Nefrología se otorgaron fondos a un doctor ecuatoriano que es un experto en intervencionismo para que viajara y participara en las sesiones de práctica. Se trata del doctor Juan Cristóbal Santa Cruz Mancheno, con un seguimiento por esta sociedad que va dando méritos y créditos académicos.

curso cubano, nefrología intervencionista, Holguín
Actividades prácticas desarrolladas como parte del Primer Curso Cubano de Nefrología Intervencionista. Foto: Cortesía del doctor Lázaro Ibrain Cobiellas Carballo.

En la semana que concluye desarrollamos las actividades prácticas, los nefrólogos adquirieron el conocimiento teórico, pero son procedimientos que necesitan la adquisición de habilidades prácticas. El propio lunes comenzó la actividad práctica con un equipo de ultrasonido que se puso a nuestra disposición para comenzar a explorar y que los médicos se familiarizaran con el uso del ultrasonido, así como ver las venas profundas, el corazón, riñones y las fístulas de los pacientes.

Para esta actividad se creó una maqueta con carne de res, creamos una maqueta a la que le introducimos unas especies de manguera para que simularan las venas profundas. Los médicos utilizando el ultrasonido en tiempo real trataron con una aguja larga llegar hasta esa vena. También se empleó un abdomen de cerdo donde practicaron cómo poner el catéter de diálisis peritoneal y algunos riñones colocados dentro de segmentos de carne de cerdo o res para que mediante ultrasonido localizaran estos riñones, en tiempo real introdujeron la aguja de toma de muestra para biopsia renal.

Resulta una alternativa la utilización de maquetas creadas en el propio contexto, a pesar de las limitaciones para que los nefrólogos pudieran aprender de una manera segura para los pacientes. Este empleo de maquetas resulta muy funcional porque simula muy bien lo que se pretende. Hay países que tienen simuladores, con un costo que supera los 50 mil USD, en nuestro medio no es factible esto, por lo tanto utilizamos carne de res o cerdo y riñones de cerdo.

De manera que los nefrólogos practican en un escenario real porque se está simulando muy parecido a la verdad. El hecho de que sean maquetas en simuladores creados por nosotros da la posibilidad de corregir el error que haya cometido. Si introdujo la aguja en una dirección que no era la adecuada, puede retirarla y luego acomodar nuevamente su ultrasonido para tener una buena imagen del órgano que está puncionando y comenzar nuevamente.

Cuando en un paciente de la vida real solamente podemos hacer dos punciones sobre el riñón para que sea seguro aún con un riesgo de complicaciones altísimo, en estos simuladores que tenemos se pueden hacer cuantas punciones se deseen, porque no hay ningún riesgo de complicación y se va adquiriendo una habilidad práctica.

Este viernes aconteció una  mesa redonda de cierre sobre cuáles pueden ser las estrategias para mejorar esta subespecialidad que es la Nefrología Intervencionista en nuestro escenario y contexto. Si bien es cierto que existen limitaciones para realizar la hemodiálisis es importante reconocer que nunca se han dejado de incorporar a los pacientes que la necesitan”.

curso cubano, nefrología intervencionista, Holguín
Clase práctica durante el curso cubano de Nefrología Intervencionista. Foto: Cortesía del entrevistado

¿Qué impacto alcanza este curso entre los profesionales de la Nefrología?

-“Al ser la primera vez que se hace en Cuba, hemos tenido el reconocimiento de la Sociedad Cubana de Nefrología y del Instituto Nacional de Nefrología, incluso, tenemos nefrólogos del reconocido hospital Hermanos Amejeiras que se entrenaron con nosotros, lo que le da impacto y valor a lo que estamos haciendo. También participó un nefrólogo hondureño que hizo su residencia en Cuba y labora en la capital que vino a entrenarse con nosotros.

Esto es un hito y debe de tener un impacto muy positivo para la salud de los pacientes, porque los nefrólogos se están entrenando en realizar estos procedimientos, que sí bien son invasivos y riesgosos, se están entrenando en hacerlo de la forma más segura posible.

De manera que al retornar a sus centros de diálisis van a ser capaces de realizar los procedimientos invasivos de manera más segura, con la garantía de bienestar para los pacientes. Esto se traduce en menos complicaciones para los enfermos, procedimientos que son tensos y se lograran hacer, en un tiempo más adecuado, porque los nefrólogos están entrenados en cómo utilizar el ultrasonido, lo cual gana tiempo y seguridad. El impacto positivo, social y médico sobre la salud y la seguridad del paciente es evidente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + dieciseis =