Felicidad, Bienestar, Relaciones interpersonales

Lo que realmente nos puede hacer felices

Mucho se comenta en los diferentes medios de comunicación y las redes sociales sobre la felicidad y de cómo alcanzarla. En Internet encontramos miles de sitios que nos ofrecen recetas fáciles. Leemos con frecuencia titulares como: “Lograr el éxitoy la felicidad en seis pasos”, “Diez tips para alcanzar la felicidad”, “Ocho cosas que hacen diariamente las personas felices, hazlas y serás una de ellas”. La mayoría de las veces brindan conceptualizaciones confusas y soluciones mágicas, simples e ingenuas, lo que, sin lugar a dudas, hace más mal que bien.

Una exploración seria acerca de la felicidad

Recientemente leí sobre una interesante investigación de la Universidad de Harvard, iniciada en 1938, que ha explorado sobre la felicidad y sus posibles factores. El Estudio sobre Desarrollo Adulto inició con 700 hombres jóvenes de esa universidad y de barrios pobres de Boston. El equipo de trabajo los acompañó a lo largo de su vida, monitoreando su estado mental, físico y emocional.

La investigación continúa hoy día con más de mil hombres y mujeres, hijos de los participantes originales. Su director actual, el psiquiatra estadounidense Robert Waldinger, ofreció un informe titulado “Qué es una buena vida: lecciones del estudio más prolongado sobre la felicidad”. El investigador destacó que existen muchas conclusiones, pero la fundamental es que lo importante para mantenernos felices y saludables a lo largo de la vida es la calidad de nuestras relaciones.

Resultados más significativos del estudio, según el doctor Waldinger

·         Las personas más satisfechas en sus relaciones y más conectadas a otros, mantienen su cuerpo y su cerebro más saludables por más tiempo.

·         Una relación de buena calidad significa una relación en la que te sientes seguro, en la que puedes ser tú mismo. Claro que ninguna relación es ideal, pero esas son cualidades que hacen que la gente florezca.

·         En el otro extremo, está la experiencia de soledad, un sentimiento subjetivo de estar menos conectados de lo que nos gustaría.

·         ¿Estoy haciendo cosas que tienen un significado para mí? ¿Estoy haciendo cosas que me hacen sentir que importo en el mundo? Éstas son preguntas que nos planteamos cuando hablamos de felicidad.

·         No hablamos de estar contentos en todo momento, porque eso es imposible y todos tenemos días, semanas o años difíciles.

·         En cuanto a la fama o el dinero, no es que sean malos, hay gente famosa feliz y gente famosa infeliz. Lo mismo sucede con el dinero.

·         Más allá de un nivel en que nuestras necesidades están cubiertas, un aumento en el ingreso no necesariamente nos hará más felices.

·         No es que no puedas proponerte ganar más dinero, estar orgulloso de tu trabajo y que otros lo noten. Pero la felicidad no depende de esas cosas.

Los investigados respondieron, a lo largo de varios años, cuestionarios sobre su familia, su trabajo y su vida en la comunidad. También se revisaronsus registros médicos, por lo que se evaluó su salud no sólo según lo que ellos declaraban sino también por lo que sus doctores e historial médico referían. Se grabaron videos de los participantes hablando con sus parejas sobre sus preocupaciones más profundas y se enviaron preguntas a los hijos sobre la relación con sus padres.

Se realizaron exámenes de sangre para determinar indicadores de salud, incluyendo análisis de ADN. Muchos permitieron escanear su cerebro y algunos lo donaron para poder estudiarlo en conexión con los otros datos que se tenían sobre su vida.

Felicidad, Bienestar, Relaciones interpersonalesLos conflictos con los otros socaban nuestro bienestar

Por el interés suscitado en la opinión pública el académico creó un blog en internet sobre el estudio, lo puedes visitar si lo deseas, aquí te dejo la dirección URL del mismo: www.robertwaldinger.com

Reproduzco a continuación algunos apuntes tomados del blog.

-“El estudio me ha hecho poner más atención en mis propias relaciones, no sólo en casa sino en el trabajo y en la comunidad”.

– “Me di cuenta que mis relaciones me dan energía cuando les dedico tiempo. Se vuelven más vivas y no agotadoras”.

– “La tendencia social es aislarnos, ver la televisión o estar en redes sociales, pero en mi propia vida me he dado cuenta que cuando estoy más feliz es cuando no estoy haciendo eso”.

– “Cuando ofrecemos nuestra atención completa nos sentimos más conectados unos a otros”.

Waldinger reconoce que puede ser fácil perder de vista lo que realmente importa. En una entrevista le pidieron un mensaje final, y esto fue lo que dijo:”Les diría que traten de ver si pueden tender lazos hacia otras personas. Y es particularmente importante hacerlo hacia aquellas con quienes tienen algún conflicto. Los conflictos realmente minan nuestra energía y quiebran nuestra salud”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − seis =