sexualidad, sexo, diversidad

Sexualidad: mucho más que sexo

La sexualidad humana es un área de la vida de las personas que compete a la Psiquiatría, entre otras disciplinas o especialidades. La sexualidad abarca más campos que el sexo, concebido este como expresión de la sexualidad física o como expresión de aspectos del acto sexual. En los últimos años el tema ha despertado un gran interés debido a varias razones.

El interés profesional, como señala Harold I. Lief en el Tratado de Psiquiatría de Freeman, Kaplan y Sadock, va paralelo a los notables cambios sociales que han hecho posible que los temas sexuales sean objeto de discusión en sectores importantes de la sociedad.

Movimientos como el “Women´s lib” o el “Gay power” tienden a modificar sensiblemente viejas creencias, valores y estereotipos. El papel tradicional del hombre y de la mujer, así como los conceptos que intentan calificar a la homosexualidad como algo patológico, han recibido duras críticas.

Sustancial aumento de investigaciones e instituciones en el área

También se ha producido un sustancial aumento de las investigaciones sobre sexualidad, tal vez la más significativafue la desplegada por Masters y Johnson, que culminan sus estudios sobre Fisiología iniciados en la década del 60, con interesantes aportes terapéuticos. Ellos son reconocidos a nivel mundial por su exhaustivo trabajo.

Se han potenciado así mismo los estudios biológicos que sugieren el efecto de los andrógenos fetales sobre la organización cerebral que regirá la vida sexual futura. Por su parte, los estudios sociológicos han brindado aportes para la comprensión de las modificaciones culturales y sociales, así como de los valores, actitudes y conductas. En tanto los clínicos se han concentrado sobre todo en el problema etiológico de la homosexualidad, el transexualismo y las disfunciones sexuales.

En el mundo se han creado una gran diversidad de centros e instituciones que desarrollan un variado trabajo de atención, investigación, promoción y educación, además de crear espacios para el debate, la reflexión, y movilizar y sensibilizar a la opinión pública sobre aspectos controversiales en  este asunto.

Aristas que no tienen igual significado

Es oportuno aclarar, para seguir adentrándonos en el tópico, que sexo, sexualidad, actitudes y comportamientos sexuales son aristas que no tienen el mismo significado, aunque están muy interrelacionadas.

Se considera al sexo como el conjunto de caracteres que diferencian a los machos de la hembras entre las diferentes especies. Los factores que determinan el sexo son fundamentalmente biológicos (cromosoma sexual, presencia de ovarios o testículos, hormonas específicas y estructuras accesorias internas, como la próstata o el útero) y ambientales, marcado por la morfología genital externa y la educación.

Sexualidad es el conjunto de realidades que componen y definen el comportamiento sexual. Se reconocen tres dimensiones básicas: la biológica (programa genético, sistema hormonal, órganos genitales y sistema nervioso); la psicosocial (actitudes, cogniciones, conductas, personalidad); y la clínica (disfunciones sexuales, parafilias, trastornos de la identidad sexual).

Las actitudes sexuales están conformadas por las opiniones, sentimientos y conductas relacionadas con el sexo. Se pueden sintetizar en dos: conservadora y liberal.

sexo, sexualidad, diversidad sexualDos actitudes frente a la sexualidad: la conservadora y la liberal

La actitud conservadora tiene una visión de la sexualidad relativamente estática y moralista en el sentido tradicional. En su forma más rígida presupone la negación del sexo, la obsesión y la culpa. Cuando se trata de educar e informar sobre el sexo, los conservadores más radicales se excusan, para no hacerlo, en el mal gusto que supone tratar estos temas, mientras que los más progresistas de entre ellos suelen integrar la sexualidad a un sistema de valores positivos, pero dentro de unos límites propios de su pensamiento tradicional; son relativamente tolerantes con las creencias liberales.

Por su parte, la actitud liberal ofrece una visión de la sexualidad fundamentada en el placer y asociada a la ternura, procreación, comunicación, etc. Respecto a los temas polémicos del sexo (aborto, homosexualidad, relaciones prematrimoniales), la postura es abierta y partidaria de la educación sexual.

Los liberales más extremistas son partidarios de la libertad total, sin fronteras ni regulación social o moral. Los liberales racionales son muy semejantes a los conservadores más progresistas; como estos, son tolerantes y respetuosos con la libertad individual, diferenciándose de aquellos por mantener una actitud más abierta ante los diversos matices de la sexualidad.

Comportamientos sexuales son expresiones de conducta que conforman la motivación sexual. Comprende tanto la masturbación como las relaciones sexuales, las variaciones de la orientación y la inclinación sexual, los diversos comportamientos según la edad y los elementos sociológicos e históricos que determinan las diversas actitudes ante el sexo.

A lo largo del tiempo se han presentado numerosos informes basados en encuestas realizadas sobre comportamientos de la población general. El más conocido es el informe Kinsey, que ha tenido su réplica en otros países como Francia (informe Simon), Gran Bretaña (informe Cole), España (informe Serrano Vicens, Malo de Molina y Maideu).

Un concepto que en la actualidad ha sido prácticamente dejado atrás en todos los sentidos es el de sexismo, el mismo implica una actitud discriminatoria que divide los roles de las personas según su sexo genérico, asignando a la mujer características como la dulzura, la sensibilidad o la ternura y al hombre la agresividad, la dureza o el liderazgo, todo lo cual ha determinado en parte la división económica, laboral y social entre los dos sexos.

De todos estos aspectos se encarga la Sexología, ella estudia los comportamientos sexuales y sus diversas dimensiones, además de las disfunciones clínicas y sus posibilidades terapéuticas. El término fue utilizado por primera vez en 1912 por el dermatólogo alemán I. Bloch, evolucionando posteriormente con las aportaciones de la Psiquiatría, la Ginecología, la Endocrinología, la Psicología y otras disciplinas afines, por lo que la sexología puede considerarse como una síntesis de investigaciones procedentes de varios campos más que como una especialidad médica.

Sobre diferentes tópicos de la sexualidad humana comentaremos en próximos encuentros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − ocho =