Conmemora, Minint, Cuba
Sede del Minint en La Habana. Foto: Prensa Latina

Conmemora el Minint 62 años de su fundación

El Ministerio del Interior de Cuba (Minint) conmemora hoy 62 años de creado con la misión de velar, sin descanso, por la seguridad nacional y la tranquilidad ciudadana.

Luego del triunfo de la Revolución cubana y con la creciente agresividad del Gobierno de Estados Unidos, el 6 de junio de 1961 se institucionalizó la cartera con el objetivo de concentrar esfuerzos, experiencias, recursos humanos y materiales de diferentes organismos dispersos hasta ese entonces.

A la naciente institución se integraron las dependencias del Ministerio de Gobernación y aquellas del gabinete de Justicia relacionadas con la preservación del orden interior y la seguridad del país, provenientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la Policía Nacional Revolucionaria y el Departamento de Investigaciones del Ejército Rebelde.

En años posteriores, continuó fortaleciendo su estructura orgánica mediante la creación o integración de otras especialidades como los Cuerpos de Bomberos y Guardabosques, la Técnica Canina, las Tropas Guardafronteras, la Brigada Especial Nacional.

La misión fundamental del Minint radica en la preservación de la seguridad del Estado y el orden interior del país, que vincula armónicamente el enfrentamiento a las actividades delictivas y contrarrevolucionarias con la prevención de estos fenómenos.

De ecured

Desde la Sierra Maestra comenzaron a organizarse los futuros pilares de la defensa de la Revolución: las Fuerzas Armadas Revolucionarias, derivadas del propio Ejército Rebelde; la Policía Nacional Revolucionaria y la Seguridad del Estado, con antecedentes en el Servicio de Inteligencia Rebelde (SIR); el Departamento de Inteligencia del Ejército Rebelde (DIER), y la Policía Rebelde.

Ya desde la etapa de la lucha insurreccional, varios intentos de penetración de la Agencia Central de Inteligencia, (CIA), y de los órganos de inteligencia del régimen batistiano, y planes concertados de una y otros para asesinar en primer lugar a Fidel, fueron impedidos por aquel escudo protector, sostenido firmemente desde el principio con el apoyo y la colaboración del pueblo.

Sin más academia de artes conspirativas que la de su propia lucha, y sobre todo con las armas invaluables de su audacia y determinación de dar hasta la vida, si fuese preciso, en el cumplimiento de cada misión, aquellos hombres y mujeres integraron los órganos iniciales, con la similar disposición de quienes formaron parte de la Inteligencia Mambisa, antes, durante y después de la Guerra de los Diez Años, y también en la Guerra Necesaria organizada por José Martí.

Ese fue un antecedente histórico ejemplar para quienes luego del triunfo de enero de 1959 constituirían el Ministerio del Interior, y otro, más cercano en el tiempo, fue el trabajo desarrollado como parte de la acción revolucionaria por integrantes no menos audaces de las organizaciones que lideraron la lucha contra Batista: el Movimiento 26 de Julio, el Directorio Estudiantil Revolucionario y el Partido Socialista Popular.

Con información de Prensa Latina y ecured.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 16 =