Loma de la Cruz, ciudad de Holguín
Vista nocturna de la ciudad de Holguín, desde la Loma de la Cruz. Foto: Archivo

El día que el silencio recorrió la ciudad de Holguín

Una estela de incertidumbre y dolor recorrió aquella tarde del viernes 18 de mayo de 2018 a la ciudad de Holguín tras un accidente aéreo. La noticia parecía salida de una serie de ficción, pero era cierta: el avión comercial que cubría la ruta La Habana-Holguín, se había estrellado, justo después de haber despegado del aeropuerto Internacional Jose Martí.

En la aeronave, un Boeing 737, viajaban 113 personas, de ellos 102 cubanos, seis tripulantes mexicanos, dos turistas argentinos, una mexicana, y dos saharauis residentes en Cuba.

Ocho días después del siniestro finalizó su trabajo el equipo de forenses, criminalistas y otros expertos encargados de identificar los restos de las 110 personas que perdieron la vida el día de la tragedia, entre ellos cinco niños.

Solo tres personas sobrevivieron al accidente, y después de días de una lucha incansable por la vida, dos de ellas fallecieron en el Hospital Calixto García de La Habana, quedando una sola sobreviviente.

Ante tanto dolor, Cuba entera se vistió de luto y el Gobierno decretó duelo nacional en tributo a las víctimas y al sufrimiento de familiares y amigos. Creo que en Holguín no quedó una persona que no conociera a alguna de las víctimas o a su familia, el silencio recorría la ciudad y las despedidas de cada uno de los restos mortales de los pasajeros, que día a día iban llegando, fueron multitudinarias.

Holguín entero lloró a sus hijos, por aquellos días brotaban infinitas lágrimas cada vez que se conocían las historias de vidas de aquellas personas que sepultaron sus sueños en aquel funesto vuelo donde la muerte arrebató vidas de pequeños retoños y sus padres, de jóvenes que viajaban con sus mochilas cargadas de sueños y esperanzas, de profesionales consagrados, de hijos, padres, hermanos, tíos, sobrinos, abuelos, amigos… quienes se fueron sin tiempo para una despedida.

La comunidad religiosa también fue duramente golpeada con la muerte de 20 pastores evangélicos, quienes retornaban de la Conferencia Nacional de la Iglesia del Nazareno.

Fueron días aciagos los que se vivieron después de aquella tragedia, donde los holguineros se fundieron en un gran abrazo solidario ante el dolor de aquella tragedia, hace hoy cinco años de aquella tarde triste y Holguín no olvida a sus hijos.

Yudit Almeida Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − cinco =