Cruz Roja, Salud, Emergencias, Movimiento Humanitario

Día Mundial de la Cruz Roja, efeméride de gratitud y vida

La celebración del Día Mundial de la Cruz Roja convoca cada 8 de mayo al reconocimiento de la red humanitaria, solidaria y altruista más universal que desde hace más de un siglo y medio responde al llamado de emergencias y crisis en cualquier circunstancia y lugar, muchas veces, en condiciones adversas.

La conmemoración de esta efeméride rinde homenaje al fundador de esta organización, el suizo Henri Dunant quien trabajó en misiones humanitarias a mediados del siglo XIX cuando asistió a heridos en la batalla de Solferino de 1859.

Por eso el origen de este movimiento está asociado a conflictos bélicos, pero con el paso de los años sus acciones han llegado también a escenarios de desastres naturales y de otros tipos en tiempo de paz.

Desde su surgimiento ha prevalecido la idea de socorrer, voluntariamente, a los más necesitados y vulnerables sin distinción alguna por motivos étnicos, sociales o religiosos.

El Movimiento Internacional de Cruz Roja ofrece también seguridad a refugiados y desplazados víctimas de consecuencias de guerras; sus donativos de alimentos e insumos médicos benefician a personas que viven en países con pocos recursos sanitarios y económicos y a quienes sufren las consecuencias de eventos climáticos o se encuentran en situaciones de violencia.

Prevenir y aliviar el sufrimiento de los hombres con intervención humanitaria, imparcial y neutral es objetivo principal de todas sus sociedades en el mundo que tienen el reto además de contribuir a la sostenibilidad climática y ambiental.

En el caso de la Sociedad Cubana de la Cruz Roja, reconocida por el Estado como una Sociedad de Socorro auxiliar de los poderes públicos, fue fundada el 10 de marzo de 1909 y su desempeño ha evolucionado adaptándose a las diferentes necesidades que han aparecido en el país desde entonces.

En estos 114 años ha participado activamente en funciones de asistencia, evacuación, rescate y recuperación de víctimas afectadas por desastres naturales y catástrofes.

Recordemos su rol fundamental en el enfrentamiento a la pandemia de la Covid-19 y su valerosa actuación asistiendo con prioridad a los casos urgentes en la explosión del Hotel Saratoga en La Habana y el gran incendio en la zona industrial de Matanzas, ocurridos en 2022.

La experiencia de los integrantes de la Sociedad Nacional Cubana de la Cruz Roja ha facilitado el apoyo a programas especiales de Salud como: materno infantil (PAMI), prevención y control de VIH/Sida y atención al adulto mayor, discapacitados y casos sociales.

Desarrolla también servicios preventivos en playas y de búsqueda y salvamento de personas desaparecidas en el mar;  así como destaca su influencia en el restablecimiento de contactos entre familias separadas, fundamentalmente, por la migración.

Imprescindible es su labor educativa, de prevención de riesgos y acciones de sensibilización e información de la población para evitar los efectos de los embates de la naturaleza o accidentes provocados por el hombre que amenazan a individuos y comunidades.

La Cruz Roja en Cuba cuenta con más de 47 mil voluntarios, un movimiento de carácter desinteresado y compasión sin límites, dispuesto en todo momento a ayudar a las personas afectadas y desfavorecidas para que puedan afrontar la vida con mayor resiliencia.

Yamila Pupo Otero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − trece =