Ser médico, salud, Banes, Holguín, Cuba
Lianet Ayala Alfonso hace su residencia de la especialidad de Medicina General Integral. Foto tomada de radiobanes.icrt.cu

Ser médico: el sueño cumplido de Lianet

Ser médico fue siempre el juego que prefirió la joven doctora Lianet Ayala Alfonso, que con sólo un mes de experiencia laboral se siente feliz con su labor diaria. “Comencé mi primer año de la residencia de la especialidad de Medicina General Integral, trabajo en el Consultorio del Médico y Enfermera de la Familia número 16, perteneciente a la policlínica Cesar Fornet Fruto, del municipio de Banes. Hice mi internado aquí y me gustó mucho, me sentí tan bien que me sentí atrapada por la asistencia primaria de salud. Ya conozco a varias familias y poco a poco me voy relacionando con la comunidad, que es la principal razón de ser de nuestro trabajo”, dijo la doctora Lianet.

Ser Médico, Salud, Banes, Holguín, Cuba
Lianet Ayala Alfonso en la consulta. Foto tomada de radiobanes.icrt.cu

Dedicarse al noble arte de curar necesita de vocación, y bien lo sabe esta joven doctora. “El trabajo en un consultorio es muy complejo, demanda de mucha vocación, es una labor de mucho seguimiento y control, pero es muy gratificante también porque intercambias con las familias, le brindas apoyo. Nosotros aquí atendemos una población de 933 personas con diferentes patologías, caracteres y nivel social. Tenemos cuatro lactantes y ocho embarazadas; a estos grupos vulnerables le dedicamos una especial atención, los visitamos en sus viviendas y se les sigue constantemente para que puedan estar saludables”.

La nueva generación

Esta generación se parece más a su tiempo que a sus padres, pero esta profesional quizás marque la diferencia, pues al igual que quienes le dieron la vida, Lianet sigue los senderos de la salud. “En mi casa siempre se habló de medicina, conocía del trato a los pacientes pues mi papá es el doctor Luis Arturo Ayala, especialista en Medicina Interna, y mi mamá es licenciada en enfermería, y con ellos conocía bien  de cerca el valor de la sensibilidad con los pacientes y el altruismo. Hoy soy médico gracias a ellos, que me mostraron el camino maravilloso de esta humana y noble profesión”.

Lianet Ayala es de esas muchachas que siente en el corazón el agradecimiento infinito con la obra de la Revolución Cubana, y sobre todo esa fuerza que le sale desde el corazón para entregarse sin límites al cuidado de la salud del pueblo. “La carrera de medicina implica mucho sacrificio, debe gustar mucho para ejercerla luego con calidad. Culminarla con éxitos fue para mí un gran logro, trabajar en la asistencia primaria es como una prueba diaria en la cual tengo que poner en práctica todos mis conocimientos. Mis planes futuros es mantenerme trabajando en el consultorio, terminar mi especialidad, y en el futuro comenzar otras. La superación es vital en la medicina. Me siento feliz y realizada por hacer realidad mis aspiraciones y sueños”.

Nuevas metas guían a la doctora Lianet Ayala Alfonso. Desde el compromiso diario está joven hace realidad la letra de la canción de uno de los fundadores de la Nueva Trova cuando nos invita a creer en el futuro.

Por Lilian Feria Pérez /radiobanes.icrt.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − tres =