Vania, cantante, Vania, Cuba, canciones, hagan pernsar
La cantante Vania prefiere la canciones que hagan pensar al público. Foto: Archivo

Vania: Me gustan las letras que hagan pensar (+ Video)

A la cantante Vania la tradición familiar la envolvió desde que nació en el ambiente artístico: sus abuelos, tíos y padres son músicos y cantantes. A los seis años matricula en la Escuela Manuel Saumell, donde estudió piano hasta el noveno grado, cuando cambió ese instrumento para el oboe por influencia paterna.

El oboe lo comencé a estudiar en el Conservatorio Amadeo Roldán a los 14 años, donde hice cuatro años. Me gradué  como profesora de oboe y asignaturas teóricas, solfeo, apreciación musical, entre otras.

A los 17 años me ubican en la ciudad de Matanzas donde ejercí como profesora de oboe y solfeo. Allí terminé el servicio social y regresé a La Habana para trabajar en el coro del Instituto Cubano de Radio y Televisión y la Banda Nacional de Música.

En el coro conocí a la señora Clodys, quien estaba haciendo una selección para buscar una voz prima en el cuarteto de Alina Torres. Me presenté y le gustó a Alina y me integro a la agrupación con la cual partí a Francia.

En París nos presentamos en el concurso de Radio Francia Internacional. Canté “Madame Caridad”, un homenaje a la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba por la religión católica.

El cuarteto defendió el tema y yo como voz principal. Obtuvimos el Gran Premio de RFI y fue la primera vez que Latinoamérica alcanzaba ese galardón. El premio incluyó un viajé a Malí, África, donde tuve la suerte de trabajar con Salif Feita.

Luego viajé a Japón para llevar el espectáculo Noche Tropical, una gira por todo el archipiélago nipón, donde estuve tres meses, porque el patrocinador fallece, pero debíamos estar casi un año en el país del sol naciente.

Regresé a Cuba y el cuarteto se desintegra por discrepancias entre sus miembros y me voy con el cantante Panchito Alonso. Con él permanezco dos años, como parte de su coro, cuando termino con Alonso empiezo con el sexteto Bamboleo.

La intérprete Haila es quien me va a buscar para integrar Bamboleo, pero apenas había intercambiado dos palabras con ella e integro este grupo como cantante líder junto a Haila y en el transcurso de 10 años grabé cinco discos con la disquera Ahí na´ ma´.

Haila se va de Bamboleo y me quedo como cantante principal, pero también comienzo a trabajar con Havana All Stars, el trovador Compay Segundo, Pío Leyva, Juan de Marcos con los cuales grabé varios CD, canté en conciertos e hice coros.

En el año 2002 me presento en el concurso de la canción cubana Adolfo Guzmán en el cual defiendo el tema ¿Qué hago con la canción?, del compositor Pedro Romero. En ese momento tenía como tres meses de embarazo.

En el Guzmán obtuve el Premio de la Popularidad y me pica el bichito de la independencia y me voy de Bamboleo.

Integro una delegación cubana que se va de gira por los Estados Unidos y recorro ciudades como Washington, Seatle, Nueva York  y varias universidades entre las cuales se encontró Oxford.

Regreso a La Habana y en el cuatro de octubre de 2002 tuve a mi hija Vania Francisca, y me tomé dos años de descanso en mi carrera artística para dedicarme a ella.

Cuando me incorporo hago una gira por Italia, entre otras, donde acompaño a los cantantes Manolito Simonet, Tata Güines, Charanga Habanera y Havana All Stars.

En un momento de su descanso aceptó conversar con este periodista, y en un cómodo y lujoso reservado del hotel Villa El Bosque de la ciudad de Holguín, aceptó dedicarme una hora de su apretada agenda.

¿Por qué usted integró el disco cubano de homenaje al cantante catalán Joan Manuel Serrat?

-Soy una amante apasionada de Serrat y por eso integré el disco compacto “Cuba le canta a Serrat”, en el cual interpreté “Toca madera”.

Pero también participó en el disco para recaudar fondos para los damnificados del tsunami que afectó al sudeste asiático…

-Si, fue una experiencia hermosa, porque interpreté el tema  “Don´t know why, de Noora Jones. Ha sido uno de los discos más vendidos en el mundo, dirigido por Quincy Jones y en el participaron las agrupaciones como U2 y el cantante Sting, entre otros.

¿Has hecho algún disco en solitario?

-El primer disco en solitario se llama Vania y lo grabé con la disquera española Disc Medis Barcelona, porque a ninguna discográfica cubana le interesó. Ahí se recopilaron los 12 números más conocidos del cantante Alejandro Sanz.

Dicen que usted conoció a Alejandro Sanz y este le dijo que le gustaría oír sus canciones en su voz. ¿Es cierto?

-No, no conozco a Sanz, pero me apasionan sus letras: “Corazón parti´o”, “Cuando nadie me ve”, “La fuerza del corazón” y le pedí permiso a su disquera en la península Warner Brothers para cantar sus canciones y me lo permitieron.

Pero te confieso que estoy loca por conocerlo para expresarle mi admiración y respeto por su música, trabajo, calidad y sencillez como ser humano.

El músico español Imanol Ortiz la incluyó dentro del proyecto Vive Cuba ¿Qué me puede hablar al respecto?

-Vive Cuba es un proyecto de una gira que voy a hacer por España y para esa ocasión voy a cantar canciones de Compay Segundo y Pío Leyva. Imanol Ortiz llevará a cabo su proyecto sin ánimo de lucro, porque solamente le interesa difundir la auténtica y  buena música cubana, pues él es un excelente músico.

El diario El Correo Digital de Bilbao, España, dice que usted tiene una voz poderosa. ¿Qué hace para mantenerla?

-Lo que hago para mantenerla es dormir las horas que necesite, aunque mi hija Vanita me ocupa mucho de mi tiempo, pero disfruto de ella. Evito trasnochar, fumar o gritar y descanso lo que mi voz necesite.

¿Qué prefiere de la música universal?

-Amo la música brasileña desde Djavan hasta Fátima Guedes, hasta Ivan Lynch. La música interpretada por los negros del sur de los Estados Unidos. Los Conciertos de Branderburgo, la opera Payaso, La muerte del cisne, el ballet Coppelia…

¿Y en el caso de la cubana?

-La música cubana para mi también es universal y dentro de ese universo están: Elena Burke, Omara Portuondo, Moraima Secada, Gina León, Ania Linares, Miguelito Cuní, Virulilla, Pablo Milanés, Polito Ibáñez, Carlos Varela, Los Van Van…Me gusta todo lo que es buena música cubana.

Ahora con el reguetón hay algunas letras que son muy comerciales ¿Qué opinión tiene Vania sobre este fenómeno musical?

-Debemos mantener y respetar el reguetón. No debemos prohibirlo, pero deberíamos hacer un análisis de sus letras, porque no sabemos qué mensajes transmiten. Estamos en una época de superficialidad en el mundo de la música. A mi me gustan las letras “complicadas” que hagan pensar a la gente, que lleguen y permanezcan en su corazón.

Pienso que vivimos con demasiado estrés y por eso debemos hacer la mejor música que podamos para liberar al ser humano de la vida tan agitada que llevamos. Prefiero cantar para ver al público más relajado.

En sus declaraciones a la prensa usted siempre habla de su hija. ¿Qué significa para usted ser madre de Vanita?

-Vanita está en el lugar más sagrado de mi corazón. Ella es mi amor, y a pesar de estar de gira por Cuba o el extranjero nunca me olvido de mi hija, porque ella es lo más hermoso y lo más grande que tengo en mi vida y aconsejo a aquellas artistas que jamás dejen de ser madres, porque es la empresa más linda.

¿Qué piensa de ciertas cantantes que se creen divas?

-Pienso que es un gran trastorno. Hay que ser muy versátil como artista para llegar a ser excelsa y se debe ser excelente en el canto, el baile, la actuación. Se debe incursionar en el teatro, el cine, la radio y la televisión. Aquí en Cuba tenemos dos grandes divas: Rosita Fornés y Omara Portuondo, pero ese título hay que ganárselo trabajando duro y respetando mucho al público que disfruta del mejor arte.

Pienso que para ser Diva una no debe imponerse, pero si dar lo mejor en cada momento de nuestra vida.

José Miguel Ávila Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 2 =