Donación, Canadienses, Holguín
Sillas de rueda donadas por los canadienses amigos de Cuba, las cuales agradecen los beneficiarios. Foto: Arnaldo Vargas

Realizan amigos canadienses donación al Centro Médico Psicopedagógico de Holguín

Rostros sonrientes, visibles emociones y merecidas palabras de agradecimiento, vivieron los funcionarios de la delegación provincial del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, Icap, en el acompañamiento al Grupo Amigos de Cuba en Victoria, Canadá, durante una donación de recursos al Centro Médico Psicopedagógico Modesto Fornaris Ochoa, de Piedra Blanca en esta ciudad de Holguín.

Al recibir el donativo, consistente en sillas de ruedas, bastones, medicamentos y otros recursos, la directora del centro, Licenciada Laritza Linares Expósito, agradeció el solidario gesto, que se suma a los esfuerzos del colectivo para brindar la debida atención a los 88 internos y 27 seminternos de diferentes edades, que están bajo su amparo en estos momentos, aunque hay capacidad para 120 y 65, respectivamente.

Necesidades básicas

Explicó que, aunque se han ejecutado acciones de mantenimiento para mejorar las condiciones físicas de las instalaciones, hay necesidades básicas que el bloqueo estadounidense impide solventar, de ahí el agradecimiento infinito por el hermoso gesto de aportar parte de esos recursos, porque “los solidarios viven en el corazón de los agradecidos”, acotó.

Dijo la directora que “el amor y la entrega del colectivo, compuesto por 206 trabajadores, aseguran la atención integral de los niños y niñas del centro, y así los consideramos, aunque algunos tengan sus arruguitas en la frente, pero todos formamos una familia y la sonrisa de cada uno de ellos constituye el mayor premio, la mayor divisa, para nosotros”.

Donación de canadienses, Holguín
“Los solidarios viven en el corazón de los agradecidos”, como se evidenció en el Centro Médico Psicopedagógico de Holguín. Foto: Arnaldo Vargas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El “Modesto Fornaris Ochoa” de Holguín es el mayor centro Médico Psicopedagógico de los 30 con que cuenta el país, por cuya razón “aquí recepcionamos personas con esas patologías de diferentes territorios. Ellas reciben atenciones médicas, sicopedagógicas y de recuperación física. Para ello contamos con cuatro médicos, 30 enfermeras, 11 defectólogos, otras especialidades de la salud y tenemos un aula amplia de educación laboral. El trabajo es en equipo, de ahí los buenos resultados que obtenemos”.

Recuperación progresiva

Ejemplos de la recuperación progresiva de algunos pacientes lo apreciaron los visitantes al escuchar a Elisabeth Alexander William, quien habló en nombre de sus compañeros y reconoció el amor con que todos son atendidos. También aplaudieron con ganas la interpretación musical que les regaló Adela Parra Herrera, quien llegó al centro en el momento de su fundación (27 de noviembre de 1982), procedente de Santiago de Cuba, siendo una niña y ya superó los 50 años de edad.

Explicó la directora que cuando Adela llegó al centro no caminaba, por tener pie equino varo y atrofia en las caderas Por esa razón, fue intervenida quirúrgicamente en varias oportunidades y el resto lo puso la rehabilitación física.

Con razón, los solidarios visitantes se mostraron impresionados por lo que apreciaron en el lugar. Uno de ellos, Armando, manifestó su incomprensión “sobre las personas que emigran y se alían a quienes le hacen la guerra a su propio pueblo. Esos debían consultar a su corazón, a ver si les queda algo de sentimiento y se percatan de que lo más importante es servir a quien lo necesite. Es lo que nos hace mejores personas”.

Randy Carabajo, líder del grupo, dijo que “lo que hemos visto aquí y en otros centros visitados, es una obra de infinito amor y ni el bloqueo la podrá impedir jamás. Esa resistencia y búsqueda de soluciones los enaltece y en otros países del mundo, la desinformación sobre la realidad cubana es tan cruel como el bloqueo”, acentuó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − dos =