Holguín, salud, rabia canina, higiene y epidemiología
La rabia es una enfermedad prevenible mediante la vacunación rutinaria de los animales. Foto: (Minsap)

Acciones en Holguín para el control y prevención de la rabia

Durante el presente año en la provincia de Holguín se aprecia una tendencia al incremento de la trasmisión de rabia animal. Se han reportado numerosas lesiones provocadas especialmente por perros y gatos, agentes trasmisores de esta enfermedad, que preocupa a las autoridades sanitarias del territorio.

De acuerdo con el doctor Humberto Rivera Almaguer, jefe del Programa de Zoonosis en el Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (Cphem) “se mantiene un sistema de vigilancia sobre animales domésticos y afectivos para evitar la trasmisión de enfermedades de origen animal, en cumplimiento con la Ley de bienestar animal. De ahí la recomendación a quienes tienen mascotas en sus hogares de consultar con el veterinario, para hacer efectiva la salud de su animal afectivo”.

La rabia se trasmite a los humanos por la mordedura o el contacto de la saliva cargada de virus rábico, a través de la piel escoriada. Por eso resulta importante que la población conozca que toda persona lesionada por un animal debe adoptar un grupo de medidas. Entre ellas  lavar lo antes posible con abundante agua y jabón la herida para inactivar el virus y acudir al médico oportunamente. Los síntomas se manifiestan con malestar general, dolor de cabeza, fiebre y en especial miedo al agua y a la luz.

En los casos en que los animales se puedan observar en un periodo de 10 días, no es necesario aplicar la vacuna antirábica humana, ni la Inmunoglobulina equina, siempre que este mantenga un comportamiento normal, alimentado y a la sombra.

Si por el contrario, tiene cambio de conducta hay que informarlo a las autoridades de salud e iniciar el tratamiento antirábico humano que consiste en aplicar suero el primer día y vacuna los días tres, siete, 14 y 21 luego de la agresión.

En este sentido, el especialista del Cphem refirió que a nivel nacional se cuenta con métodos de diagnóstico en el Instituto Pedro Kourí (IPK) donde radica el laboratorio de referencia para diagnosticar la rabia. En Cuba los mayores trasmisores de esta enfermedad son además de perros y gatos, las mangostas y murciélagos.

Se debe tener bajo control la rabia animal y otras enfermedades trasmitidas por animales para prevenir que la familia holguinera pueda enfermar por esta causa. Quienes decidan tener una mascota en sus casas están en el deber de ofrecerle atención y cuidado sanitario requerido.

La Clínica de animales afectivos, ubicada en las inmediaciones de la Loma de la cruz en esta nororiental provincia, es el lugar propicio para la vacunación y tratamiento de las mascotas, sobre todo para su esterilización si no desean que tengan descendencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =