carteros, bajos salarios, condiciones, trabajo

Sin carteros ni olor a tinta fresca

La ausencia de los servicios de distribución de la prensa preocupa por estos días a parte de la población holguinera. Pese a los avances de las tecnologías en materia de comunicaciones no son pocos los que prefieren sentir la noticia con olor a tinta fresca y desafían la caducidad de la información, la molestia de la espera y las largas distancias para acudir a la Oficina Central de Correos de la ciudad de Holguín en busca de sus periódicos.

Bien lo sabe Armando Arias, vecino del Reparto Zayas, que a pesar de su avanzada edad hace más de un mes recorre dos kilómetros para llegar al correo y recoger la prensa: “lo que  alegan aquí es que no hay carteros porque no quieren trabajar por el bajo salario”.

De los 14 sectores existentes cuatro encuentran afectaciones en sus servicios, “comprende sector 9, Reparto Zayas; sector 31, Ciudad Jardín y los sectores 6 y 10 de Centro Ciudad Sur”, según informa Claudia de la Caridad Sánchez Vázquez, controladora de prensa de esta oficina.

¿Qué pasa con los carteros?

El personaje del cartero y las adversidades que enfrenta en el quehacer de su oficio no es un tema de estos días, mucho se ha dicho sobre esto. El esfuerzo físico de pedalear kilómetros enfrentando las asperezas del clima de domingo a domingo es parte de su labor, considerada por algunos como un “trabajo menor” en la era de internet.

Con la actual escala salarial la remuneración mensual de los carteros integrales está representada por la cifra de dos mil 600 CUP, y aunque pudiera parecer cierta mejora en la cifra que devengaba su trabajo en años anteriores, la escasez de medios y condiciones es un mal que no deja de perseguirlos.

correo, central, ciudad de Holguín, prensa, distribución
Correo Central de la ciudad de Holguín. Foto: Carlos

Yonni Mesa Hernández, cartero integral del Correo Central, comenta que a pesar de la existencia de buenas relaciones laborales en la entidad, los carteros necesitan medios de transporte más viables para atenuar el desgaste físico y el volumen de trabajo, mayor estimulación y facilidades que al faltar  provocan el aumento de renuncias y dificultades para captar personal.

Lo mismo refirió Ángel Luis Serrano Cruz, encargado de la entrega de semanarios a los carteros, que por la situación recibe también a los  suscriptores necesitados de recogerlos personalmente: “El mal comportamiento del servicio se debe a que muchos de los carteros renuncian por el salario y la falta de recursos como bicicletas, se prevé que el número de vacantes aumente, porque algunos compañeros salen de vacaciones y otros están próximos a la jubilación”.

Tristemente cada vez es mayor el cúmulo de periódicos que Ángel alberga en su departamento, y el material caduca por la imposibilidad de hacerlo llegar al cliente impedido, muchas veces, de recogerlo con prontitud.

¿Adiós carteros?

María Idalia Rodríguez Machado, directora de la UEB Holguín de Correos, declaró: “Contratar agentes postales que realizan servicios de correo, por cuenta propia, mediante un contrato de cooperación, la doble salida de los carteros, la ayuda de las gestoras en horarios libres de atención a la población para portear la prensa, la anulación del cobro de la tasa por domicilio y las estrategias encaminadas al incremento del salario y el completamiento de las bicicletas para facilitar la captación de personal” son alternativas que hoy  adopta la empresa para mitigar molestias a la población.

Que la dicha llegue a tiempo…

Esta situación solo ocurre en el municipio de Holguín, nos explica Leydis Ramírez Saavedra, directora comercial de la empresa de Correos de Holguín, quien asegura que el resto de la provincia cuenta con la plantilla completa de carteros y no existe este tipo de insatisfacciones.

En contra de todo pronóstico las soluciones no logran adelantarse a los inconvenientes, al menos no en todos los ámbitos, donde estos persisten, principalmente en la ciudad de Holguín, cuyo costo de la vida es mayor para el salario y el sacrificio de un cartero.

Lorenzo Reyes, vecino del centro ciudad sur, visita hace tres meses la sede de Correo Central, porque aún en su zona la dificultad existente, y se le sigue cargando al abonado que tiene que venir a esta distancia a leer periódicos viejos y propone: “una posible solución para la distribución de la prensa sería utilizar otro organismo de la economía como las bodegas, o puntos de ventas más cerca de nuestras viviendas”.

No podemos permitir que el antiguo oficio del cartero quede sólo en la memoria por más adelantos que traigan los tiempos y las nuevas tecnologías, pues hay gente que todavía gusta de leer la prensa y otros más que para ellos la hacen posible. Rescatar el peregrinar de los carteros por nuestra ciudad cubana de los parques y que de ellos salgan nuevas historias, es la tarea.

Con información de Dayanis Pupo Herrera y Carlos Rodríguez Rubio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =