Cuba, Eduardo Heras León
Eduardo Heras León durante la XXVIII Feria Internacional del Libro de La Habana, en 2019, que estuvo dedicada a su obra. Foto: ACN

Falleció Eduardo Heras León, Premio Nacional de Literatura

En la madrugada de hoy, falleció en La Habana el destacado escritor, periodista, editor y crítico de arte cubano Eduardo Rafael Heras León, a la edad de 82 años.

Nacido en La Habana, El Chino Heras, sobrenombre con que le bautizaran sus colegas, desarrolló una destacada labor como crítico de ballet, para luego erigirse en una de las voces narrativas más importantes de su generación.

Tras desempeñarse desde muy joven en los más disímiles oficios, egresó en 1958 de la Escuela Normal de Maestros de La Habana, desde cuyas aulas se vinculó estrechamente al Movimiento 26 de Julio y participó en varias acciones estudiantiles contra la dictadura.

Al triunfo de la Revolución, se presentó como miliciano voluntario y se formó como artillero.  Combatió la invasión mercenaria de Playa Girón, en abril de 1961, experiencia que luego inmortalizó en su volumen de relatos La guerra tuvo seis nombres, ganador del Premio David, de la UNEAC, en 1968 y publicado ese mismo año.

Posteriormente cursó la carrera de Periodismo en la Universidad de La Habana, trabajó en la Editorial Arte y Literatura y fue fundador, en 1976, de la Editorial Letras Cubanas, donde dirigió la Redacción de Narrativa. Laboró también como subdirector de Literatura del Instituto Cubano del Libro, fue vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y director del Fondo Editorial de Casa de las Américas.

De su obra literaria

Destacan dentro su amplia producción literaria los volúmenes de cuentos La guerra tuvo seis nombres, Los pasos en la hierba, Acero, A hierro limpio, Cuestión de principios y Cuentos completos. Fue además un incansable promotor de la cuentística cubana, pasión que le llevó a publicar diversas colecciones del género. Su compilación de textos narrativos y sobre el arte de narrar titulada Los desafíos de la ficción, constituye un material de obligada consulta para escritores, periodistas e investigadores.

Su vocación pedagógica y su maestría como escritor de relatos y periodista lo llevaron a estructurar un curso de formación literaria, con el que nació el proyecto Universidad para todos, fundado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y a la creación del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, institución que dirigió por mas de 20 años y en la cual se han formado decenas de jóvenes narradores cubanos, que lo admiran y reconocen como un maestro.

Por la calidad de su obra literaria y su compromiso con la Revolución, fue merecedor de numerosos premios y condecoraciones, entre las que destacan la Distinción por la Cultura Nacional, la orden Félix Elmuza, la Medalla Alejo Carpentier, la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez, el Premio Maestro de Juventudes y los Premios Nacionales de Edición y de Literatura, que le fueron otorgados en 2001 y 2014, respectivamente.

Por decisión familiar, el cadáver del destacado intelectual Eduardo Heras León será cremado y en las próximas horas se ofrecerán detalles del homenaje que le rendirán los escritores y artistas cubanos y las instituciones.

Con información de Cubadebate

0 comentarios sobre «Falleció Eduardo Heras León, Premio Nacional de Literatura»

  1. Una muy lamentable pérdida para la Cultura Nacional, en su más amplio sentido, porque el Chino fue bueno -o más justo sería decir muy bueno- en todas las actividades que se propuso en su vida, incluyendo su actividad ajedrecista en tiempos de juventud, porque en los años 60 fue Campeón de las FAR, en momentos en que la fuerza de juego era a nivel de maestro entre los militares cubanos. Pero hay en la información una omisión importante: Fue una de las víctimas, no reparadas aún, -y esperemos que algún día se haga, porque no basta con escondidas palabras- de los inolvidables años difíciles del “Quinquenio Gris” que para algunos duró décadas. Lo sufrió profundamente, y nunca le dio la espalda a sus principios y a la Revolución. Siempre lo admiré, y lo tuve como ejemplo a seguir en mi vida. Jóvenes como él nos hacen mucha falta en estos tiempos, y seguro estoy que también los hay; siempre los hubo y los habrá, aunque por determinadas razones hayan emigrado. Muchos regresarán a su Patria, a su tierra, aunque los más viejos ya no estemos para verlo -y yo soy ya bastante viejo, y acabo de perder al Chino, como antes perdí a Feliú- pero vivo tranquilo de que eso sucederá. El tiempo lo dirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 18 =