Audio Real

De Holguín a Las Tunas: la ruta del infierno (febrero 1870)

Pin It
En octubre de 1868 estalló la primera guerra de independencia de los cubanos contra España. Esta se extendió hasta 1878. Durante ella se desarrollaron heroicos acontecimientos. Muchos de ellos permanecen prácticamente olvidados. Entre estos se encuentran la retirada de un contingente de insurrectos de Holguín a Tunas bajo el mando del general Máximo Gómez. Conozcamos la versión de Calixto García, segundo jefe de aquel destacamento.

En agosto de 1869 Máximo Gómez fue designado jefe de Holguín. Hasta aquellos momentos había dirigido la brigada de Jiguaní. Llevó con él a 200 mambises de ese territorio y al general Calixto García. Holguín estaba organizado en dos brigadas; la oriental y la occidental. Máximo Gómez situó parte de las tropas holguineras en la zona occidental bajo el mando del general Julio Grave de Peralta, el líder local de mayor relevancia. Él ocupó la parte oriental con los jiguaniceros y el resto de las fuerzas de Holguín.

Si nos situamos frente a un mapa moderno y nos atenemos a la actual división política administrativa (1976) de este territorio, las tropas de la brigada occidental bajo el mando de Grave de Peralta, aproximadamente, operaban en los municipios de Holguín, Calixto García y Cacocum, de la provincia de Holguín, y los municipios de Puerto Padre y Jesús Menéndez, de la provincia Las Tunas.

El territorio donde actuaba Gómez comprendía, aproximadamente, los actuales municipios de Cueto, Urbano Noris, Báguano, Antilla, Banes y Rafael Freyre, de la provincia de Holguín. Máximo Gómez designó como segundo de estas tropas que operaban directamente bajo sus órdenes a Calixto García. La constante persecución española, la falta de armas y parque, lo difícil de avituallar a una concentración de fuerzas, los obligó a actuar en muchas ocasiones por separado.

Los españoles habían organizado una gran ofensiva dirigida por el general Blas de Villate, Conde de Valmaseda. Máximo Gómez describe en estos términos la terrible embestida colonialista: "...las columnas enemigas avanzando hacia el centro en movimientos paralelos, todo lo invadían al mismo tiempo que iban dejando establecidos sus campamentos en los puntos más importantes de recursos..."

Los mambises la llamaron la Creciente de Valmaseda, pues era como un río enfurecido que se desbordaba arrasando todo a su paso. Esta ofensiva había desalojado a los independentistas de las jurisdicciones de Bayamo, Jiguaní y parte de Manzanillo.

En la noche del 19 al 20 de enero de 1870 desembarcó la expedición del buque Anna entre Nuevas Grandas y Manatí en la jurisdicción de Las Tunas. Esta trajo una gran cantidad de armas y parque. Inmediatamente la dirección de la revolución decidió reconquistar los territorios perdidos. Se armaron las fuerzas del general Modesto Díaz, jefe de Bayamo, para que retornaran a su territorio. Se le dio órdenes a Máximo Gómez que se trasladara de Holguín a Tunas para que, regresara a Jiguaní con un contingente de tropas. Estas serían armadas con los equipos traídos en la expedición del "Anna". Máximo Gómez narró en estos términos el inicio del recorrido:

"Emprendí marcha para Las Tunas con una columna como de 300 hombres, con el tiro de la carabina alguna, una impedimenta de más de mil almas entre niños, y mujeres y gente inútil y enferma, que huyendo de la fiereza de los españoles, se amparaban en nuestras fuerzas. El camino que tenía que hacer era peligrosísimo..."

Calixto García en su diario personal de 1874 hizo una rememoración mucho más detallada de aquella marcha que ponemos a disposición del lector. Veamos qué nos dice el general Calixto García en su diario: (1)

"(...) recibí una orden de Gómez en que me mandaba me incorporara a él, pues había recibido comunicación del, Gobierno en la que se le llamaba a las Tunas para recibir parque de la expedición "Anna" (2) que acababan de hacer su alijo con felicidad. Esta nueva, como era de esperar, me causó una inmensa alegría pues nos sacaba de la angustiosa posición en que nos encontrábamos y nos ponía con estado de poder resistir al enemigo. Me preparé pues para la marcha para Tacámara donde estaba Gómez. En aquellos momentos nueva columna enemiga se presenta que llega hasta nuestra avanzada y nos impide hacer provisiones para la marcha. Al oscurecer una horrorosa tormenta se desata, la que nos hizo pasar una noche de perros; acurrucados más de 80 hombres en un pequeño rancho sin poder movernos.

"No bien amaneció emprendí la marcha atravesando la gran montaña que divide a Santa Cruz del Sitio y con más de 50 familias a la cola que me suplicaban no las abandonase. Llegué al Sitio que encontré ocupado por el enemigo por lo cual volví a echarme a rumbo buscando la vereda que de este punto conduce a Tacámara. Nueva pérdida tuve en la travesía teniendo que acampar al oscurecer sin saber dónde me hallaba. Continué mi marcha logramos encontrar el camino que buscaba el que tomé haciendo rumbo a Tacámara.

"No había andado por él media legua cuando me encontré las dos hermanas de Gómez Chucha y Regina. (3) Esta me informo que Gómez las mandaba presentar a los godos por serle imposible conducirlas al Camagüey (4) (para donde ya había marchado) (5) por estar una de ellas sin poder caminar También me dijo que me retirara pronto pues ellas habían mandado al Campamento español del Sitio a avisar que las mandaran a buscar pues querían presentarse y que esperaban la tropa por momentos. Amargos momentos fueron aquellos. Yo también dejaba mis hermanas (6) escondidas en un monte sin tener el triste consuelo de darles el último adiós, sin saber si vivían o habían perecido de hambre y casi con la seguridad de no volver a verlas más.

"Di un abrazo a estas buenas amigas y continué mi marcha siguiendo el rastro que dejaba la fuerza que llevaba Gómez. Este había salido en la madrugada de aquel lugar, por lo que precipité mi marcha para alcanzarlo. Como a las once del día atravesé por al lado del Cuartel que tenían los godos en San Francisco y a la vista de sus avanzadas, estas me hicieron fuego que no pude contestar por no tener más parque que el tiro de la carabina y muchas de estas no daban fuego mojadas con el aguacero del día anterior

"Poco después hice alto y llamé las familias a las que hice comprender era necesario se presentaran, pues poca protección podía yo brindarles con mi desmoralizada fuerza y sin pertrechos. Tras mucho trabajo logré se separaran de nosotros y continué mi marcha más desembarazado, logrando unirme a Gómez en la tarde de aquel día. (7)

"Gómez lo mismo que yo y todos los demás oficiales habíamos perdido nuestros caballos y no llevábamos más ropa que la puesta. En los continuos asaltos que habíamos sufrido se habían dispersado los asistentes, llevándose con ellos hamacas, frazadas etc. En dos días hicimos 30 leguas. Yo, poco acostumbrado a andar a pie, hice la última jornada con los pies despedazados, sólo me hacía caminar el instinto de salvación pues de habernos cansado hubiera tenido que quedar a merced del enemigo por aquellos lugares.

"Por fin llegamos a la Cañada de la Piedra (8) campamento de Luis Figueredo, (9) en cuyo lugar nos proporcionaron algunos caballos para continuar la marcha.

"En toda esta larga retirada debimos nuestra salvación al Ciudadano Miguel Cardet que nos sirvió de práctico y gracias a él pudimos atravesar la línea de campamentos que tenía el enemigo para impedirnos el paso. Este buen patriota encontró su muerte un año después en la costa de Cauto a manos de los cubanos, por una lamentable equivocación. (10)Llegamos por fin a las Tunas. Este lugar aún no había sido invadido por el enemigo y se gozaba en él de una paz victoriana. Las familias vivían aun en sus casas como en tiempo normal y se bailaba como si no existiera la guerra. Esto era muy común en los principios de nuestra lucha en que el espíritu de localidad hacía que las fuerzas de un distrito no salieran de él aunque fuera exterminado el vecino. Gracias a esto pudo Valmasada batir en detalle nuestras fuerzas. Sólo la desgracia común pudo unirnos a todos y destruir el espíritu de pueblo pero eso no resultó hasta el 73 (11) y aun hoy cuesta trabajo hacer salir algunas fuerzas de su zona para operar en otra, dónde el jefe cree es más conveniente. (12) Cuántos males nos ha acarreado aquel sistema es inútil enumerarlo, baste decir que los españoles con poco considerables fuerzas, lograban pasearse por todo el territorio de la república sin encontrar quien les hiciera frente de una manera formal".

Notas

1--El texto que reproducimos forma parte del diario de campaña del general Calixto García Iñiguez del año 1874. El original se encuentra en la colección privada del fallecido historiador Juan Andrés Cue Bda que tiene su familia en Santiago de Cuba. Fue publicado textualmente en: José Abreu, Olga Portuondo y Volker Mollin, Calixto García: Escribe de la Guerra Grande. Tres documentos personales, Editorial Oriente, 2009
2--La expedición del Anna desembarcó en la noche del 19 al 20 de enero de 1870 entre Nuevas Grandas y Manatí. El jefe militar era Melchor Agüero y el jefe de mar Francisco Javier Cisneros. Traía 1260 fusiles de diferentes tipos, dos cañones, parque para estas armas y otros equipos necesarios para la vida en campaña. Lo importante de esta expedición no fue solo los medios bélicos que llevó a los mambises sino que arribó en un momento crítico de la revolución cuando se desarrollaba la gran ofensiva española dirigida por el conde de Valmaseda.
3--Máximo Gómez llego a Cuba procedente de República Dominicana con sus dos hermanas y la madre. Esta última falleció antes de iniciarse la guerra de 1868. Las dos hermanas lo acompañaron en la campaña.
4--Los mambises consideraban como un lugar seguro para trasladar a sus familias la jurisdicción de Camagüey donde todavía en 1869 la ofensiva no había llegado con toda la intensidad como en Oriente. Pero esta situación muy pronto cambio con la intensificación de las operaciones allí.
5--Máximo Gómez se dirigía a Tunas no a Camagüey.
6--Las hermanas de Calixto eran Rosario, Leonor, Mercedes y Concepción García Iñiguez. Al estallar la guerra se unieron a la revolución y marcharon al campo insurrecto cuando se desato la gran ofensiva de Valmaseda Fueron hechas prisioneras en 1870 por una columna española en la jurisdicción de Holguín y trasladadas a esa población.
7--En su diario personal Máximo Gómez dijo que en su marcha llevaba: "una impe¬dimenta de más de mil almas entre niños, y mujeres y gente inútil y enferma, que huyendo de la fiereza de los españoles, se amparaban en nuestras fuerzas."
8--Máximo Gómez llama a ese lugar en su diario "Laguna de Piedra",
9--Luis Figueredo Cisneros Nació en Bayamo. En septiembre de 1868 ahorco a un cobrador de impuesto y se encontraba prácticamente en rebeldía. Secundó el alzamiento de la Demajagua. Alcanzo el grado de mayor general. Al terminar la guerra se trasladó a Colombia donde falleció.
10--Miguel Ramón Cardet y Zayas, primo del general Julio Grave de Peralta. Fue enviado por este para entregarle parque a las fuerzas de Máximo Gómez que actuaban en la brigada oriental de Holguín mientras Grave de Peralta lo hacía en la occidental. Después de una verdadera odisea encontró a las tropas de Máximo Gómez y les sirvió de práctico. En 1872 estando en una misión de exploración en Pedregalon del Cauto bajo las órdenes de Máximo Gómez, fue confundido por sus compañeros con el enemigo y muerto. Tenía el grado de capitán del Ejército Libertador en el momento de su fallecimiento. Este tipo de equivocación en ocasiones ocurrían pues los llamados "guerrilleros" utilizaban la misma indumentaria y táctica de los mambises y en ocasione lograban sorprenderlos. Por lo que las fuerzas cubanas se encontraban en permanente estado de alarma y tensión.
11--En 1873 luego de la destitución de Carlos Manuel de Céspedes y el establecimiento del gobierno de Salvador Cisneros Betancourt fue enviado a Camagüey para que tomaran parte en la invasión a Las Villas un contingente de tropas del departamento oriental.
12--Es interesante como Calixto García al analizar el regionalismo hace referencia a los intereses de los soldados de filas. Casi siempre es común en los estudios sobre el regionalismo centrar en los jefes la decisión de operar o no fuera de la comarca natal. Nunca se tiene en cuenta el papel del soldado de fila y su interacción con las decisiones de la elite.

Bibliografía

--José Abreu, Olga Portuondo y Volker Mollin, Calixto García: Escribe de la Guerra Grande. Tres documentos personales, Editorial Oriente, 2009
--Máximo Gómez, Diario de Campaña, Instituto del Libro, La Habana, 1968
Author: José Abreu CardetEmail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Otros artículos de este autor

entrada audio real

entrada ra manuel angulo

entrada ra manuel angulo 2

infografia

entrada reforma constitucional 287x38px

texto constitucional 287x25px

ventas cambios permutas

Últimos artículos

Lo más leído

Copyright © 2020 Radio Angulo. Todos los derechos reservados.

Please publish modules in offcanvas position.