domingo, 28 Noviembre 2021

Audio Real

Apuntes sobre un puerto

Pin It
Entrada a la Bahía de Gibara. Foto: Amauris BetancourtLa isla de Cuba entró en la historia escrita producto de un esfuerzo sobredimensionado de la imaginación. El almirante Cristóbal Colón la concibió como parte de Asia, igualando su limitado espacio con el mayor de todos los continentes que conforman la tierra. Esa sobredimensión de la realidad lo acompañó durante su recorrido por las costas de la mayor de Las Antillas.

Luego de arribar por la bahía de Bariay (1), en el norte del oriente de Cuba, la flotilla de Colón continuó por la costa de la isla hasta llegar al día siguiente, 29 de octubre de 1492, a la cercana bahía de Gibara. Fue el lugar de Cuba donde permaneció más tiempo en su primer viaje. (2) El almirante bautizó a este accidente geográfico como Río de Mares.

Obsesionado por demostrar las riquezas de estas tierras mintió al afirmar: “...que puerto de Mares, es de los mejores del mundo, y mejores aires…” (3)

Siguió falsificando cuando afirmó, poco después, en su diario que aquel era un “buen puerto” (4) De las bahías situadas en la costa norte del oriente de Cuba, Gibara es una de las pocas que no reúne los requisitos mínimos para el establecimiento de un puerto. Es abierta y muy poco protegida de los vientos y el oleaje. (5) Dos ríos desembocan en ella disminuyendo con sus arrastres, paulatinamente, su poco calado. Colón, excelente marino, debió de comprender esta realidad, pero su interés de atraer la atención de los reyes y comerciantes españoles hacia la tierra a donde habían llegado pudo influir en estas erráticas valoraciones. Pero hizo una profecía al afirmar, el 5 de noviembre de 1492, que: "...para si aquello saliese rico y cosa grande estarían allí los mercaderes seguros de cualquiera otras naciones..." (6)

Entrada a la actual ciudad de Gibara. foto: Amauris BetancourtTres siglos después de la llegada de la flotilla colombina hubo una explosión de riquezas y se reunieron en estas aguas los marinos y comerciantes “de cualquiera otras naciones”. Para llegar a esta situación ocurrirían muchos acontecimientos. Gibara (7) quedó enmarcada hasta mediados del XVIII en la costa norte de Bayamo. Esta última fue una de las primeras villas levantadas por los conquistadores. Vecinos de esa población iniciaron, al ritmo lento de las carretas tiradas por bueyes, el poblamiento del litoral norte. Crearon haciendas, sitios de labranzas e insignificantes caseríos.

Centro de la actual ciudad de Holguín. Foto: Amauris BetancourtAlrededor de 1720 fundaron la población de San Isidoro de Holguín, a unos 32 kilómetros de la costa. En 1752 se creó el ayuntamiento de Holguín. Gran parte de la costa norte del oriente quedó enmarcado en la jurisdicción de ese ayuntamiento. Entre ellas estaba la bahía de Gibara. En la jurisdicción de Holguín se produce un lento pero constante incremento demográfico. Lo que podemos ver en la siguiente tabla.

Año Cantidad de habitantes

1774    2440
1792    5837
1817    15,393
1823    16,351
1827    17,729
(8)

En 53 años la población se había septuplicado. Este salto demográfico llevó aparejado nuevas necesidades y una acumulación de productos que reclamaban las bodegas de los mercantes. Inicialmente se encontró salida en el comercio de contrabando. Las carretas llevaban hasta una playa sin nombre cueros y tabacos que se cambiaban por herramientas, telas, lozas y diversos productos europeos. Un comercio tan irregular y peligroso y el incremento de la población y la producción obligaron a los vecinos a pensar en un puerto.

Vista aérea del centro de  la actual ciudad de Gibara. Foto: Amauris BetancourtYa en 1783 se había realizado lo que parece ser la primera gestión para crear un puerto. En 1805 se reitera la solicitud. (9) De nuevo en 1813 el cabildo insiste en la necesidad de autorizar un puerto en la bahía de Gibara. Desde antes de la habilitación del puerto la bahía era visitada por buques mercantes. (10)

La valoración realizada por un funcionario eclesiástico, en 1806, sobre una de estas solicitudes es reveladora de la necesidad del puerto:

“... que la gracia de habilitación es muy conveniente, pues en 1710 era Holguín un hato donde se estableció parroquia y siendo así que en los últimos 30 años corridos, sin más tráfico que el doméstico, y sin más favores ni auxilios que los de su clima ha crecido la población hasta más de 16 000 almas, es de creer que con el tráfico exterior a que dicha población aspira se fomentará en acelerada proporción...” (11)

Pero no fue hasta la tercera década del siglo XIX que la idea se pudo materializar. El gobernador de Holguín, Francisco de Zayas y Armijo, al hacerse cargo en 1816, del mando de la jurisdicción comprendió la situación desventajosa del territorio que gobernaba. La cabecera de la jurisdicción era una ciudad mediterránea. Si bien en la zona se había desarrollado el comercio de contrabando este ya no satisfacía el desarrollo de la economía local. Por lo que emprendió la construcción de un puerto. Para esto escogió la bahía de Gibara, la más cercana a la cabecera de la jurisdicción. (12) Unos treinta y dos kilómetros lo separan de la ciudad de Holguín.

Restos de la Batería Fernando VII construída en Gibara. Foto: Amauris BetancourtUtilizando como pretexto la amenaza de los llamados corsarios insurgentes (13) se construyó en las costas de la bahía una batería llamada Fernando VII, esta obra se inició el 16 de enero de 1817 y se concluyó el 2 de Junio de 1818. El 11 de julio de 1822 quedó habilitado (14) el puerto (15).

El comercio se incrementó incesantemente. Si en 1827 se habían importado y exportado mercancías por un valor de 72,340 pesos, diez años después llegaban a 260, 290 pesos y en 1847 a 638,687 cifra que se superó, en 1858 con la cantidad de 666,040. Durante el cuatrienio de 1861 a 1864 se importaron mercancías por un valor de 593,564 pesos y se exportaron 3, 913,158 pesos. (16)

Desde 1827 a 1858, en 32 años, visitan la bahía de Gibara un total de 1526 barcos, lo que significó un promedio de 47.6 buques por año. Es decir casi cuatro por mes. De ellos estaban clasificados como nacionales 998, un promedio de 31.1 por año y como extranjeros 528, con un promedio de 16.5 por año. (17)
En el puerto de Gibara se construyeron cuatro muelles particulares y uno estatal en el siglo XIX. Uno de ellos por cierto era del canario José Romero y Medina. (18)
Paralelo a esta riqueza económica hubo un incremento considerable de la población. En 1858 residían en la capitanía pedánea de Gibara 6707 habitantes, En 1862 eran 8 469: (19)

Este desarrollo demográfico traería también consecuencia para la división política administrativa. Gibara en los primeros años del siglo XIX estaba bajo la jurisdicción de la capitanía pedánea de Auras, que a su vez formaba parte de la jurisdicción de Holguín. (20) El desarrollo del puerto cambió esta estructura y en 1823 se creó la capitanía de Gibara. La de Auras se mantuvo hasta 1856 que fue anexada a Gibara.

Iglesia San Fulgencio en el casco histórico de la ciudad de Gibara. Foto: Amauris BetancourtEs así como se formó esta ciudad que desde las playas de la bahía va trepando por una colina cercana, imprimiéndole con sus casas de techos de un rojo oscuro cierto aire de paisaje mediterráneo. Al caminar por las calles nos vemos bruscamente transportados a un pasado que deja escapar por las puertas abiertas de las casas los recuerdos del predominio de una muy rica vida material.

NOTAS
1--El lugar de la llegada de Colón a las costas cubanas ha sido tema de discusión. Se varió de lugar según los estudiosos. Se ha afirmado en diferentes momentos que ese acontecimiento se efectuó por Nuevitas, Baracoa, Gibara, Tánamo, Puerto Padre y Manatí. En estos momentos se considera que el desembarco se produjo por Bariay donde se levanta un monumento.

Aunque un grupo de estudiosos del tema vecinos de Puerto Padre afirman que fue por su bahía. Incluso han publicado un libro intentando demostrar su tesis. Además de los criterios científicos detrás de estas controversias está también el prestigiar cada localidad, hay cierto matiz económico, pues el escenario de la llegada de Colón atrae turismo. Cuando se afirmaba que el almirante arribó por Gibara se efectuaban grandes festejos en cada aniversario para gran alegría de comerciantes y posaderos. Estas fiestas se han trasladados para Bariay en estos momentos.

2--Esta larga estadía del almirante en las costas de la actual bahía de Gibara despertó la imaginación de los historiadores. El geógrafo e historiador cubano Antonio Núñez Jiménez convierte a Colón en una especie de Notredamus al decirnos que en su diario anotó el lugar donde cuatro siglos después se construyó una fortificación. Mientras el historiador Francisco Pérez Guzmán sugiere la posibilidad de que fue aquí donde el almirante sostuvo su primera relación sexual con una aborigen. Los escritores también han sido atraídos por estos días gibareños del almirante. En su libro de cuentos Carta al Rey, el escritor cubano Pedro Ortiz, hace una interesante recreación de esta estancia en la bahía.

Ver, Pedro Ortiz, Comer con los Indios, Ediciones Holguín, 1992 y Carta al Rey, Ediciones Holguín, 1990.
Francisco Pérez Guzmán, La aventura cubana de Cristóbal Colón, Editorial de Ciencias Sociales, (1992).

3-- Hortensia Pichardo. Capitulaciones de Santa Fe. Relación del primer viaje de Colón. Documentos para la Historia de Cuba. La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 1973. t. I, p 28.

4-- Ibídem, p 57.

5-- El asunto es hoy muy evidente. En el puerto en la década de los sesenta, del siglo XX, se estableció una flota pesquera con barcos capaces de ir hasta las Bahamas. Estos pescadores se han visto envueltos en titánicas luchas contra el viento que cuando es muy fuerte arrastra a las embarcaciones hasta el fondo de la bahía. Hoy se pueden contemplar los mástiles que sobresalen en el mar de algunos de estos ejemplares que no pudieron ser rescatadas. Lo muy abierto de la bahía es la causa fundamental de estos naufragios.

6-- Hortensia Pichardo. Capitulaciones de Santa Fe. Relación del primer viaje de Colón. Compilación, p 27.

7-- El nombre de Gibara, según el historiador de esa localidad Herminio Leyva, procede de la palabra Jiba nombre popular de un arbusto que crecía en las márgenes de los ríos Cacoyugüín y Gibara, que desaguan en la bahía. Según el escritor y periodista, también de ese poblado, Armando Leyva proviene de la palabra “Guibara” como designaban los aborígenes al uvero o uva caleta, arbusto muy abundante en sus costas.

En documentos y mapas desde muy antiguo se le llamó “Xivara”, “Jivara” y “Givara”, para la Bahía; y el de “Punta de Yarey”, y a veces, “Yarey de Gibara”, para el pueblo hasta el año de 1856, en que oficialmente bahía y pueblo, tomaron el mismo nombre de GIBARA. Aunque desde 1820 se le llamaba en los documentos oficiales Gibara.

8--Herminio Leyva y Aguilera, Gibara y su jurisdicción. Datos históricos y estadísticos. Taller tipográfico de Martín Bim, Gibara, l894, p. 56.
9--José Nova Betancourt, Contribución a la historia colonial de Holguín, Inédio.

10-- Entre 1757 y 1792 diecinueve embarcaciones mercantes visitaron la bahía de Gibara en trajines mercantiles. Mientras entre 1795 y 1807 arribaron a la bahía unas 40 embarcaciones.

Fuentes:

Protocolos Notariales de Holguín, Archivo Provincial de Holguín.
José Novoa Betancourt: Contribución a la historia colonial de Holguín, Inédito.
José Novoa Betancourt: Gibara: Embarcaciones y economía en el siglo XVIII en Holguín. Inédito.
11-- Archivo Nacional de Cuba. Legajo 74, Número 2828. Fondo Real Consulado.
12-- Hay evidencias que la bahía de Gibara fue utilizada por el comercio legal desde antes de la fundación del puerto. En 1757 un buque visitó el lugar. En 1764 una embarcación cargó 4 012 arrobas de tabaco. En 1775 diez embarcaciones cargaron cera, carne salada, cueros y maderas. En 1777 un barco arriba a estas playas para cargar tabaco, en 1778 son tres las embarcaciones en estos trajines, en 1779 otro buque se encuentra en similar situación. En 1792 hay referencia a dos veleros en actividades mercantiles. (1) A sus costas llegaron con autorización de comerciar entre 1795 a 1807 unas 40 embarcaciones de diversas dimensiones.(2)

Fuentes

1-- José Novoa Betancourt. Gibara: Embarcaciones y economía en el siglo XVIII. Inédito.
2--Protocolos Notariales de Holguín Archivo Provincial de Holguín y José Novoa Betancourt, Contribución a la historia colonial de Holguín, Inédito.
13-- Corsarios organizados por las recién independizadas repúblicas latinoamericanas para afectar el comercio español. La autorización para construir la batería de Gibara se vio facilitada por el acontecimiento fortuito de que el buque en que el capitán general se dirigía a Cuba a hacerse cargo de su puesto fue perseguido por estos corsarios.

14-- El proceso de habilitación fue lento. El 23 de diciembre de 1821 las Cortes españolas aprobaron la tan esperada autorización. El 31 de ese mes el rey rubricó el documento, que no llegó a Holguín hasta el 7 de julio de 1822. El 11 de julio, con repique de campanas y redobles de tambor en la ciudad de Holguín, se hizo efectiva la apertura del puerto de Gibara al comercio con barcos de todas las banderas y naciones. Archivo Nacional de Cuba. Fondo Reales órdenes y Cédulas. Legajo 66, No. 50.

15-- Herminio Leyva y Aguilera, Gibara y su jurisdicción, Obra citada, p 110.
16-- Herminio Leyva y Aguilera, Gibara y su jurisdicción. Datos históricos y estadísticos. Taller tipográfico de Martín Bim, Gibara, l894. pp. 161/171.
17-- Ídem.

18-- José Romero, era natural de Teide, en Canarias. Pero no es el típico canario que llegó a Gibara en el siglo XIX y que se estableció en Candelaria. Todo parece indicar que este hombre al llegar a esta región poseía una sólida fortuna, pues además de ese muelle poseía varias fincas, casas en las ciudades de Holguín y Gibara, comercios y almacenes. Se casó con Victoriana de Ávila que pertenecía a una antigua familia de terratenientes holguineros. Ambos hicieron numerosas obras de caridad. Después del fallecimiento de su esposo Victoriana dedicó casi toda la fortuna a esas obras.

19-- Kethy Vega Aguilera ANALISIS DE CENSOS DE POBLACIÓN REALIZADO EN GIBARA. Inédito
20-- La isla de Cuba formaba una capitanía general. Esta estaba constituida por departamentos y estos por jurisdicciones la que a la vez se estructuraban en capitanías pedáneas y estas en cuartones.
Author: José Abreu CardetEmail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Otros artículos de este autor

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

entrada audio real

entrada ra manuel angulo

entrada ra manuel angulo 2

infografia

entrada reforma constitucional 287x38px

texto constitucional 287x25px

ventas cambios permutas

Últimos artículos

Lo más leído

Copyright © 2020 Radio Angulo. Todos los derechos reservados.

Please publish modules in offcanvas position.