Audio Real

Traidores y héroes, esclavistas y abolicionistas: un singular contrapunteo en Cuba libre

Pin It

Hemos visto tantas películas de guerra y seriales que, en ocasiones, parece que no hay asunto más sencillo que combatir. Pero la realidad es muy diferente. Un ejército necesita entrenamiento, sus líderes deben conocer cómo dirigirlo y aceptar las normas militares.



Los cubanos que se sublevaron en 1868 no tenían esa instrucción militar. Por lo que en los primeros meses de la guerra sufrieron varias derrotas, algunas importantes como la del Salado. ¿Dónde reclutar los instructores para que los enseñaran a combatir? Parecía una pregunta sin respuesta, pues era aquella una fuerza armada de muy escasos recursos. No podían pagar a oficiales que los preparan en el viejo arte de matar. ¿Cómo resolverían esa situación tan compleja? Cada uno de los líderes que encabezó el alzamiento en los diferentes territorios trató de encontrar una solución a tan acuciante problema.

Julio Grave de Peralta un joven terrateniente establecido en la capitanía pedánea de Cacocum, en la jurisdicción de Holguín se sumó al movimiento conspirativo que dio lugar a la guerra de 1868. Amigos, vecinos, familiares y otras personas de la localidad aceptaron conspirar junto a él. Julio agradaba a todos. Buen bailador, persona de corazón noble, siempre estaba dispuesto a ayudar a sus coterráneos. Muy pronto se dio cuenta que aquel grupo de entusiastas patriotas no tenían el más elemental conocimiento militar al igual que él.

Julio no dudó en acercarse al Capitán Pedáneo de Cacocum. Eduardo Cordón, este individuo desempeñaba uno de los cargos más temidos y despreciados en la Cuba colonial. Era el representante del régimen colonial en aquellos campos. Tenían fama de ser despóticos y cometer todo tipo de injusticias. Pero Eduardo era diferente. Se había casado con la cubana Leonela de Feria Garayalde. Esta mujer pertenecía a una familia de patriotas que dio casi un centenar de insurrectos a la guerra. Seguramente que la influencia de ella y el trabajo de convencimiento de Julio hicieron que Eduardo se sumara a la conspiración. Fue ganancia neta, pues era alférez de caballería retirado del Ejército español.

Su influencia fue importante para que el grupo de mambises de Cacocum se convirtiera en uno de los más numerosos de la jurisdicción de Holguín. De esa forma el representante de un régimen opresor se convirtió en el instructor de aquella inexperta tropa. Cordón alcanzó el grado de Coronel del Ejército Libertador, sorprendido por los colonialistas convaleciente de una enfermedad fue asesinado delante de su esposa. De esa forma quien debía de ser un eficiente esbirro del gobierno español, devino en patriota y enseñaba a combatir a los mambises holguineros En Bocas, un cuartón en la capitanía pedánea de Maniabón en la jurisdicción de Holguín, el Teniente pedáneo Agustín González se unió a las fuerzas revolucionarias. Un informe español hacía referencia a: “... que era anteriormente Teniente de partida de Bocas y hoy es jefe de los insurrectos.” (1) En general estos antiguos militares españoles establecidos en Cuba fueron muy bien recibidos en el naciente ejército libertador sin importar que habían sido los represores de ayer. Un ejemplo hoy olvidado es el del español Mariano Espinosa, natural de Teruel, había sido militar destacado en Cuba en 1855. Licenciado en 1862, regresó a España donde se casó y tuvo una hija. En 1868 llegó a Santiago de Cuba con su familia.

De estos veteranos del ejército hispano muchas veces surgían los más despreciados esbirros. Formaron el terrible cuerpo de voluntarios verdaderos verdugos de los cubanos. Fue contratado por el sacerdote tesorero de la catedral de Santiago de Cuba para que se encargara de administrar una finca de su propiedad. Al estallar la revolución de 1868, Mariano, de inmediato, se unió a las fuerzas insurrectas. En compañía de su esposa y su única hija se trasladó al campamento mambí de Sevilla en el Sur del Oriente cubano.

La presencia de Mariano entre los sublevados le daba una especie de visa de legalidad a la insurrección ante los ojos de los timoratos del barrio. Para los campesinos que visitaban el campamento de Sevilla la escena del español Mariano con su esposa e hija viviendo en aquel lugar les ofrecía la sensación que se encontraban ante una nueva autoridad suficientemente responsable para que un hombre como Mariano, antiguo militar y capataz, se le uniera junto con su familia.(2)

Carlos Manuel de Céspedes el hombre que inició el proceso independentista cubano fue el primero que comprendió la importancia de tener en las filas de la revolución a hombres de experiencia militar. En Manzanillo y Bayamo se encontraba un grupo de dominicanos que cargaban con una triste historia. En 1861 República Dominicana retornó al imperio colonial por un error de la élite gobernante. Un grupo de miembros del ejército defendieron el poder español al estallar una sublevación independentista en 1863. Derrotada España estos hombres tuvieron que acompañar a las fuerzas armadas coloniales en su retirada. Un grupo se estableció en Cuba.

No pocos se dieron cuenta de su error. En la mayor de Las Antillas recibieron el desprecio de un Estado racista y expoliador. Céspedes olvidando toda la desconfianza que podían despertar en los insurrectos cubanos estos individuos que en su país natal eran considerados como traidores los sumó al Ejército Libertador. Además le dio altos grados y cargos militares y confió en ellos.

Supieron rectificar su error, no pocos se mantuvieron fieles a su nueva patria hasta las últimas consecuencias. Basta recordar que entre ellos se encontraba el inclaudicable Máximo Gómez o el sufrido Luis Marcano que fue jefe de las tropas holguineras y murió por Cuba Libre en Manzanillo en marzo de 1870. Enseñaron a combatir a los cubanos. Calixto García dijo de ellos “...que han sido verdaderamente nuestros maestros y que han hecho la guerra en Cuba con cuantos recursos le ha sugerido su inteligencia.” (3)

Un caso que nos demuestra este singular contrapunteo sobre los orígenes de los que enseñaron a combatir a los miembros del Ejército Libertador fue Thomás Jordán. Este había nacido en Virginia, Estados Unidos. Estudió en la Academia Militar de West Point. Participó en varias guerras de depredación desarrolladas por su país. Combatió como miembro del ejército estadounidense a los indios Seminolas, participó en la guerra de agresión a México donde obtiene el grado de Capitán. Tomó parte en la colonización de los Estados del Pacífico. En la guerra civil se unió al Sur esclavista. Combatió hasta el final de la guerra donde alcanzó el grado de General de Brigada. Fue reclutado por la emigración revolucionaria cubana y desembarcó el 11 de mayo de 1869 al frente de la expedición del Perrit por la bahía de Nipe, en el norte del oriente de Cuba.

Fue nombrado por el General en Jefe del Ejército Libertador Manuel de Quesada, segundo jefe del Departamento Oriental con el grado de Teniente General. Quesada había luchado por México en la guerra contra Maximiliano y Jordán formó parte del ejército de Estados Unidos que atacó a México. Uno luchó por la libertad de México el otro por someterlo a una potencia. Carlos Manuel de Céspedes se dio cuenta de la importancia que tendría para organizar el ejército mambí tener entre sus jefes a un graduado de West Point y le otorgó el nombramiento de jefe de Operaciones del Estado de Oriente. De esa forma Carlos Manuel un antiesclavista convencido nombró a un veterano de la lucha en favor de la esclavitud como jefe del ejército que uno de sus objetivos era poner fin a la esclavitud.

El primero de octubre de 1869 lo nombraron jefe de Estado Mayor General del Ejército Libertador, y el diecinueve de diciembre de 1869 sustituyó al Mayor General Manuel de Quesada en la jefatura del Ejército mambí.

Hizo todo lo posible por instruir a los cubanos independentistas en el arte militar. Intentó establecer una estricta disciplina entre los insurrecto, enfrentó el regionalismo, prohibió que las familias acompañaran a las tropas y ordenó que se formaran columnas que operaran en cualquier lugar sin importar las regiones. Pero no comprendió la guerra de guerrilla y entró en contradicciones con los jefes mambises. Todo esto lo obligó a renunciar el 6 de febrero de 1870 y marchar al exterior posteriormente. Falleció en 1895 en su país (4)

Otro caso interesante es el joven Henry Reeve que nació en Brooklyn, Nueva York, el 4 de abril de 1850. Participó en la guerra civil en el Ejército del Norte que luchaba por poner fin a la esclavitud. Vino a Cuba en la expedición del Perrit bajo las órdenes del antiguo sudista Thomás Jordán. El joven Reeve llegó a ser General y se convirtió en una figura emblemática del Ejército por su valor. Tomó parte en la invasión a Las Villas en 1875. Dirigió la extrema vanguardia de esa invasión, pues penetró en la región de Matanzas poblada de ingenios e intentó sublevar las dotaciones de esclavos. El 4 de agosto de 1876, en Yaguaramas, en Matanzas fue herido y derribado del caballo. Se suicidó con su revólver para no caer prisionero. Fidel nombró la brigada médica cubana de donde salen los diferentes destacamentos enviados a diversos países en caso de desastres naturales con el nombre el joven estadounidense. (5)

Hay un acontecimiento interesante vinculado a la historia de México. José Inclán y otros mexicanos que participaron en la lucha contra Maximiliano y posteriormente formaron parte del ejército libertador cubano. Inclán fue fusilado por los españoles. Estos mexicanos siguieron en el mismo sendero del progreso humano. Mientras entre los independentistas se encontraba el francés Herberto Clavel Peire. Había sido miembro del ejército francés y tomó parte en la campaña de Italia, en la de África y en la guerra de México apoyando a Maximiliano. Al concluir esta se trasladó a Cuba y se estableció como capataz administrador de un cafetal en Hongolosongo. De esa forma en el se resumía un pasado de oprobio como miembro de un ejército colonial y en Cuba el capataz de un cafetal obligando a los esclavos a trabajar para los propietarios. Allí los independentistas lo reclutaron y acompañó a Céspedes en su incursión por la zona del Cobre donde fue herido y hecho prisionero. (6) Es interesante que el jefe inmediato de este francés en esa operación era el dominicano Luis Marcano que combatió en su país a favor de España. De esa forma dos defensores de las agresiones de los imperios europeos a América se unieron al esfuerzo independentista cubano. Mientras un mexicano como José Inclan que se enfrentó a esas agresiones también militaba en el independentismo.

En los campos de combate de Cuba integrando las tropas libertadoras se encontraron hombres que en su pasado habían combatido por ideas unas progresistas y otras retrógradas. Algunos fueron traidores en su patria y héroes en Cuba, otros defensores de la esclavitud en su tierra y combatieron contra esa horrible mancha de la humanidad en la Mayor de Las Antillas. Otros participaron en guerras depredadoras en los ejércitos de sus países y en Cuba se sumaron a una contienda que tenía por objetivo la libertad de un pueblo. Ellos lucharon y algunos murieron por Cuba Libre. La condición humana es compleja y no se puede ver en blanco y negro.

Notas:

1.-Archivo Nacional de Cuba, Fondo Comisión Militar Ejecutiva y Permanente. Legajo 129, número 4.
2.-Archivo Nacional de Cuba, Comisión Militar Ejecutiva y Permanente Legajo 129, número 10.
3.-Calixto García escribe de la Guerra Grande: Tres documentos personales Introducción y notas José Abreu Carde, Olga Portuondo Zuñiga y Volker Mollin, publicado por la Editorial Oriente de Santiago de Cuba en el 2009.
4.-Diccionario Enciclopédico de Historia Militar. Primera parte (1510-1898) p. 200.
5.-Ibídem, p. 306- 307.

Author: José Abreu CardetEmail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Otros artículos de este autor

entrada audio real

entrada ra manuel angulo

entrada ra manuel angulo 2

infografia

entrada reforma constitucional 287x38px

texto constitucional 287x25px

ventas cambios permutas

Últimos artículos

Lo más leído

Copyright © 2020 Radio Angulo. Todos los derechos reservados.

Please publish modules in offcanvas position.