jueves, 28 Octubre 2021

Audio Real

8 de diciembre de 1819: Como si el cielo se desgarrara

Pin It

La noticia terrible llego en la voz de un militar español:


--¿Es usted Doña Lucia Iñiguez Landin la madre del insurrecto Calixto García?
--Si
--Su hijo ha caído prisionero.
--No, ese no es mi hijo. La voz debió de quebrarse cuando pronunció esa palabra con frontera tan ligera con el fin de todo; el no caería prisionero… vivo
--Antes de caer prisionero intento suicidarse, detallaba el militar.
No indago por el daño causado por el proyectil en el cuerpo venerado, la posibilidad de una infección. Como carga al machete brotaron las palabras terribles e ilógicas en boca de una madre que no fuera usted.
--Si ese si es mi hijo muerto antes que rendido.
Doña Lucía desde aquel 4 de agosto de 1839, cuando nació de su seno Calixto, usted sabía cuál era el destino del recién nacido como lo sabían todas las mujeres de Holguín, del de sus esposos, hijos, padres, amantes... No había sendero que no desembocara en la manigua insurrecta para estos holguineros. La rendición no entraba en el presupuesto de ninguno de ellos.
Ahora quizás recuerda usted Doña Lucía de todos esos rumores que recorrían las calles de Holguín Jiguaní, Bayamo… que se deslizaban puerta adentro y le hacían saber que Calixto se refugiaba en reuniones nocturnas donde no se comentaba de negocios, ni de fiestas, ni del precio del ganado o las arrobas de tabaco.
Doña Lucía usted sabía de que se hablaba, que se preparaba.
Al llegar a sus oídos el revolotear de llamados bélicos, el relincho de caballos, el entrechocar de machetes y fusiles, no necesito que le dijeran que Calixto estaba al frente de una partida insurrecta formada por vecinos de su finca en Santa Rita, allí en el camino a Bayamo, en aquel octubre Cespedista. Alguien le comentó que apenas tuvo tiempo en la despedida de recibir el beso fugas de la buena Isabel, la esposa que siempre aguadaría por él, ni de escuchar el llamado de los niños que corrían tras aquella figura querida que desparecían al doblar de un camino cualquiera gritándole: ¡papá! ¡papa! Todo lo lanzaba al horno donde se hacia la patria.
No tuvieron que indicarle ni pedirle que siguiera a la tropa mambisas en los días de derrota, cuando la ofensiva española como desbordamiento del río Cauto en tiempo de ciclón todo lo arrasaba.
Que nos puede decir de aquellas marchas de hambres entre el fango en días de lluvia, abrazados por la sed en los de sequía con una sola obsesión no rendirse. Cuanto odio la embargo al ver rodeado por los esbirros hispanos la ranchería insurrecta donde se encontraba con su familia, con la esposa de Calixto, con los nietecitos. ¡Dios santo!, que humillación al ser remitida a La Habana como prisionera.
¿Salvó a Calixto de un disparo mortal sus ruegos a la virgen del Cobre, la casualidad o la deficiente puntería de los tiradores hispanos en todos aquellos combates donde él fue punta de vanguardia de la caballería temeraria, propietario del espacio más peligroso de la emboscada mortífera contra la columna enemiga?
.Cuanto espero en la puerta del despacho del Capitán General para solicitar que se le permitiera enviar un telegrama al gobierno en Madrid pidiendo que no se ejecutara a su hijo.
“Gobierno General de la Isla de Cuba
Secretaria. Reservado. Exmo Sr.
Desde el momento que fue hecho prisionero Calixto García que con el carácter de General venía mandando a los insurrectos del Departamento Oriental, me propuse perdonarle la vida, y autorice a su madre para que pusiese un despacho al Presidente del Poder Ejecutivo pidiéndole indulto de la pena capital, sobre el cual Ud. se sirvió pedirme informe por despacho telegráfico.”
Lo acompañó a los hospitales cubanos y a las prisiones españolas donde lo enviaron
¿Vendió las últimas joyas del patrimonio familiar que había salvado de la rapiña colonial? ¿Solicitó préstamos que posiblemente la llevaban a la ruina? Poco importa ya de donde saco recursos para acompañar a Calixto a las cárceles frías de la Península, para entrevistarse con funcionarios y miembros de la corte no solicitando perdón sino trato justo para el enemigo valiente.
Con malicia varonil se comenta del hijo concebido por Calixto con una española que lo visitaba en prisión, pero pocos recuerdan que fue usted la que lo crió en Cuba al concluir la guerra. Si un día de 1868 usted despidió al hijo que marchaba a los caminos mortíferos de la guerra; ¿se ha olvidado del instante que dijo adiós al nieto que partía a la contienda del 95? ¿Lloró usted que conoce de guerras cuando una arboleda se trago el cuerpo joven y cargado de ilusiones del nieto que entregaba a la contienda sagrada?
Detengamos el relato, no queremos enterarnos del momento terrible al ser informada del final triste del adolecente valiente, sangre de su sangre. Las miserias de la guerra le abrieron el camino a enfermedad mortal que se llevaron al nieto adorado. Se dice que el tiempo de la ciudad se detuvo en aquel diciembre de 1898 cuando alguien le informó de la muerte del hijo indómito. Doble muerte la del vástago rodeado por los nuevos enemigos de la independencia.
--Un entierro mambí para mi hijo Calixto expresó usted mas con rabia y dolor que con palabras. Pero no pudo ver a su gente holguinera homenajeando al General pues nos llegó aquel 7 de mayo de 1906; recorrió las calles de Holguín la noticia terrible que su corazón había dejado de latir. Los cubanos cumplieron su demanda, Doña Lucía con un entierro mambí para el General de las tres Guerras y con agradecimiento profundo sus holguineros la llevaron junto al hijo del que ya nada la separara. Muy cercas los dos mambises en la plaza Mayor General Calixto García.
Hoy es 8 de diciembre de 1819: Como si el cielo se desgarrara nos ha nacido a todos los cubanos esta niña; Lucía Iñiguez Landín. Esta cubana, madre y abuela de mambises y de todos los cubanos que han ofrecido su sangre, sus propiedades y familia por Cuba Libre. ¡Silencio!

Author: José Abreu CardetEmail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Otros artículos de este autor

Comentarios (0)

There are no comments posted here yet

Deja tus comentarios

Posting comment as a guest.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Share Your Location

entrada audio real

entrada ra manuel angulo

entrada ra manuel angulo 2

infografia

entrada reforma constitucional 287x38px

texto constitucional 287x25px

ventas cambios permutas

Últimos artículos

Lo más leído

Copyright © 2020 Radio Angulo. Todos los derechos reservados.

Please publish modules in offcanvas position.