Audio Real

Las personas ansiosas, víctimas de una enemiga interior

Pin It

hombre con ansiedad foto InternetMillones de personas en el mundo viven inmersas en preocupaciones, temores, angustias y sufrimientos psíquicos que a veces son de tal intensidad que llegan a interferir en sus actividades cotidianas, inhibiéndoles y hasta paralizándoles. Las estadísticas recogen cifras alarmantes y revelan una tendencia al aumento de la incidencia de la ansiedad y la depresión.


Los trastornos por depresión y ansiedad constituyen las enfermedades relacionadas con la salud mental de mayor prevalencia en la población general. Ambos procesos pueden coexistir y representan un motivo frecuente de consulta a los médicos de familia. Sin embargo, tanto el subdiagnóstico como el tratamiento inadecuado resultan habituales. Si bien no se dispone de un número apropiado de estudios, la identificación específica y temprana de estas afecciones siempre es necesaria para la terapia eficaz y la prevención de las recaídas.

Así, ansiedad y depresión constituyen los trastornos más frecuentes en psiquiatría. ¿Quién no ha experimentado ansiedad o tristeza en algún momento de su vida? Estos dos estados emocionales, a mi entender, resultan universales, independientemente de la intensidad con que se presenten, y guardan una estrecha relación entre sí. En este artículo voy a circunscribirme a la ansiedad, y en otros haré referencia a la depresión. Me parece oportuno en estas primeras líneas dejar claro que el sólo hecho de experimentar ansiedad en un momento determinado no significa que se esté padeciendo de un trastorno, es decir, no necesariamente la presencia de esta constituye una enfermedad.

La ansiedad es un mecanismo natural que nos permite ponernos en alerta ante sucesos comprometidos, eso nos permite ser cautos en determinadas situaciones de peligro, sin embargo a veces este sistema de respuesta no funciona correctamente y pueden darse situaciones de ansiedad cuando realmente no existe ninguna causa que la genere.

Como he explicado cualquier ser humano es susceptible de sentirse ansioso, por ejemplo: el nerviosismo previo a una entrevista laboral o examen, la tensión que se siente en una confrontación, el modo en que el corazón palpita cuando sentimos algún peligro. La ansiedad es un sentimiento perfectamente normal y, con frecuencia, útil. Nos prepara para la acción y para responder a situaciones amenazadoras.

girl ansiedad tensión 1848943 foto pixabayPero cuando ya no nos es posible manejar nuestros temores y angustias, al extremo de que éstos producen disturbios en nuestra vida cotidiana, es probable que nos estemos enfrentando a un fenómeno de ansiedad clínica. La ansiedad clínica puede causar un temor aplastante o la imposibilidad total de afrontar situaciones determinadas, sin razón aparente. Algunas veces puede causar un temor tan intenso que incapacita completamente a quienes la sufren.

La ansiedad clínica es la más común de las enfermedades mentales, por suerte hoy en día se puede tratar con éxito. Lamentablemente se ha calculado que sólo un cuarto de las “víctimas” de esta “enemiga interior” busca tratamiento. Por otro lado su identificación es deficiente en el ámbito de la medicina familiar. Si bien los médicos de familia desempeñan un papel esencial en ello, se identifican factores asociados con limitaciones en esta función, relacionados con la insuficiente comprensión de la historia natural de esta afección.

En ocasiones se le confunde con el estrés, pero se trata de fenómenos diferentes. El estrés puede ser generado por cualquier situación ó pensamiento que haga sentir a la persona frustrada, agobiada o impotente. La ansiedad es una sensación de miedo cuyo origen generalmente no se reconoce, a lo que se le agrega un notable sufrimiento.

La ansiedad, como la más común y universal de las emociones, consiste en una reacción de tensión sin causa aparente, difusa y menos focalizada que los miedos. La reacción emocional ante un peligro o amenaza se manifiesta mediante un conjunto de respuestas tanto fisiológicas, cognitivas y conductuales. Popularmente se utilizan diferentes términos para referirse a ella: nerviosismo, inquietud y tensión son algunos de ellos.

A continuación enumero las respuestas de ansiedad agrupadas en los tres principales sistemas de respuesta humana.

1º Síntomas subjetivos, cognitivos o de pensamiento:

· preocupación.

· inseguridad.

· miedo o temor.

· aprensión.

· pensamientos negativos (inferioridad, incapacidad).

· anticipación de peligro o amenaza.

· dificultad para la concentración.

· dificultad para la toma de decisiones.

· sensación general de desorganización o pérdida de control sobre el ambiente.

2º síntomas motores u observables:

· hiperactividad

· paralización motora

· movimientos torpes y desorganizados

· tartamudeo y otras dificultades de expresión verbal

· conductas de evitación.

3º Síntomas fisiológicos o corporales:

Síntomas cardiovasculares: Palpitaciones, pulso rápido, tensión arterial alta, accesos de calor.

Síntomas respiratorios: Sensación de sofoco, ahogo, respiración rápida y superficial, opresión torácica.

Síntomas gastrointestinales: náuseas, vómitos, diarrea, aerofagia, molestias digestivas.

Síntomas genitourinarios: micciones frecuentes, enuresis, eyaculación precoz, frigidez, impotencia.

Síntomas neuromusculares: tensión muscular, temblor, hormigueo, dolor de cabeza tensional, fatiga excesiva.

Síntomas neurovegetativos: sequedad de boca, sudoración excesiva, mareos.

Queda claro que la ansiedad es una elevación incontrolada de la tensión física y psíquica. Un estado de desasosiego o agitación de ánimo, una vivencia de temor ante algo difuso, indefinido, que a diferencia del miedo no tiene una referencia concreta.

La ansiedad buena es adaptativa y ayuda a la persona a enfrentarse a sus problemas cotidianos, le sirve de señal para la acción. La ansiedad patológica, mala o enfermiza no lo es, al contrario, provoca respuestas de evitación e inhibición manteniendo a la persona en un estado de alerta de forma prolongada sin que este sea necesario. Uno de los aspectos fundamentales para poder lidiar y vencer la ansiedad es conocer el trastorno, es por ello que seguiré ampliando sobre el tema en nuestros próximos encuentros entre El Psiquiatra y tú.

Si deseas conocer si tienes tendencia a la ansiedad o la estás experimentando en las últimas semanas te invito a que te autoevalúes, de una forma sencilla, a través de la Escala de Ansiedad de Goldberg, disponible en nuestra sección “Autoconsulta. Tests para Autoexaminarse”.

Israel Manuel Fagundo Pino
Author: Israel Manuel Fagundo PinoEmail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Otros artículos de este autor

entrada audio real

entrada ra manuel angulo

entrada ra manuel angulo 2

infografia

entrada reforma constitucional 287x38px

texto constitucional 287x25px

ventas cambios permutas

Últimos artículos

Lo más leído

Copyright © 2020 Radio Angulo. Todos los derechos reservados.

Please publish modules in offcanvas position.