{mosimage}(May. 21) La vida terrestre pudo surgir hace cuatro mil millones de años, antes de lo que se pensaba, y no ser destruida por la lluvia de meteoritos que cayó tres mil 900 millones de años atrás, difundió hoy la revista Nature.

Durante 100 millones de años, rocas de 100 metros a más de 100 kilómetros llovieron sobre la Tierra, lo que al parecer no causó la evaporación de los océanos, la fusión de la corteza continental o la extinción de la vida microbiana.

"La mayor parte de la corteza terrestre no se fundió ni se metamorfoseó, mientras que sólo un 10 por ciento sufrió un aumento de temperatura de más de 500 grados Celsius", en ese período de intenso bombardeo tardío (Late Heavy Bombardement), indicaron expertos de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos.

Aunque la Tierra hubiera recibido todos esos impactos a un mismo tiempo no se hubiera esterilizado, escribieron en la publicación Oleg Abramov y Stephen Mojzsis, quienes basaron sus resultados en simulaciones computarizadas.

El espacio habitable pudo aumentar para los organismos termófilos e hipertermófilos, capaces de vivir entre 50 y 80 grados celsius, e incluso hasta 110 grados celsius, oportunidad que disminuyó para los que lo hacían a temperaturas inferiores.

Sin embargo, el volumen en el cual esas criaturas pudieron prosperar se mantuvo aproximadamente por el rápido enfriamiento de la corteza terrestre cerca de la superficie, indicaron los investigadores.

La existencia de agua bajo la superficie terrestre pudo acelerar ese enfriamiento, estimaron Abramov y Mojzsis.

Usted no tiene suficientes derechos para agregar comentarios. Tal vez, debería registrarse en el sitio.