Hay 797 invitados en línea

Viernes, 24 Noviembre 2017
Las alergias, padecimiento en aumento
  • Escrito por Maylín Betancourt Verdecia
Alergia al polen. Foto: Archivo
¿A cuántas personas escuchamos decir que padecen algún tipo de alergia? Con certeza a muchas, pues ese padecimiento está considerado una de las epidemias del presente siglo. Esta enfermedad inmunológica se estima que afecta a casi la mitad de la población adolescente y adulta joven en Cuba, panorama donde la provincia de Holguín no es la excepción.

Su incremento puede estar dado por la constante variabilidad en el clima. La mayoría de las personas alérgicas lo son a los ácaros del polvo, presentes en almohadas y colchones, por lo general. Estos se alimentan de escamas de piel humana y como el ser humano de manera imperceptible se descama y ellos necesitan para vivir ciertas condiciones que la piel les propicia, se instalan.

Al morir, vuelan en el aire y forman parte del polvo. De esta manera se convierten en el principal componente que desencadena alergia del polvo doméstico. Aunque vale aclarar que no pasa igual con el polvo desprendido en la construcción o con el de la calle; ese tipo de polvo por lo general no contiene ácaros y rara vez desencadena crisis alérgicas.

Por otro lado, los pólenes y hongos son la segunda y tercera causa de patologías alérgicas. Los hongos aparecen dentro de las viviendas y en el medio ambiente exterior, así las esporas de estos vuelan e impactan en las mucosas nasales y de los ojos y son capaces de producir síntomas tales como resfriados, conjuntivitis alérgica y si llegan a penetrar en los bronquios, de asma bronquial.

Quienes poseen base alérgica conocen de memoria la sintomatología que acompaña a una crisis de esta naturaleza: estornudos frecuentes, dolores de cabeza, ojos hinchados y llorosos, secreción nasal, congestión y hasta muchas veces problemas digestivos.

A menudo es necesario recurrir a antihistamínicos para aliviar o controlar tales manifestaciones. Si bien existen excelentes medicamentos industriales que pueden indicarse para mejorar el estado de salud, es bueno tomar en cuenta que también hay antihistamínicos naturales capaces de aliviar o prevenir los síntomas alérgicos.

Por ejemplo, la vitamina C es el más común y más conocido de los antihistamínicos, pues hay un sinnúmero de alimentos que contienen cantidades adecuadas de este componente, así como muchos tipos de suplementos a disposición de todos. Pero también está demostrada la eficacia de otros alimentos entre los que se encuentran el berro, ajo, cebolla, albahaca morada, tomillo, estragón, manzanilla y la menta, ya que entre sus principales propiedades se halla la de inhibir la liberación de histaminas.

En el ámbito farmacéutico se cuenta además vacunas cubanas desarrolladas contra las alergias, las cuales demuestran alta efectividad y cuyo tratamiento se estima puede modificar el curso de esa dolencia.

Para prevenir la aparición de alergia o sus síntomas, cuando la persona ha desarrollado la afección, debe evitar el contacto con aquellas sustancias que sabe la desencadenan. Sin embargo, esto no siempre es posible, ya que vivimos rodeados de elementos potencialmente alergizantes.

En el caso puntual de niños pequeños, los padres además pueden adoptar medidas higiénicas para proteger a sus hijos en las primeras edades, pues así se reduce el riesgo de que se conviertan en alérgicos.

Es aconsejable seguir recomendaciones de los alergólogos, cumplir al detalle con los tratamientos y medidas indicadas. Solo así será posible hacer más espaciados los tan molestos episodios alérgicos.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • Rafael Clejel Galan

    Llevo catorces años en este país y estos doctores no me han podido controlar la alergia causada por el polen, sin embargo recuerdo que allí en Holguín, tube un ataque de asma causado por un árbol que florecía todo el año, y un jovencito que estaba de guardia en el Hospital Lennin me dió unas pastillas y núnca más tube problemas de alergia hasta que llegué aquí...