Hay 1233 invitados en línea

Lunes, 18 Junio 2018
Rafael Vázquez Fernández, un hombre que irradia vida
La experiencia se ha adueñado de su cuerpo y sus inquietas manos muestran el paso del tiempo y la dedicación hacia el mundo de la cirugía.

Confiesa que no se arrepiente, y que salvar vidas e instruir a las nuevas generaciones, son regalos que le ha conferido el profundo amor que siente por su profesión.

Y es que el doctor Rafael Vázquez Fernández ha hecho historia dentro de nuestro terruño y más aún, dentro de la cirugía cubana, al realizar la primera separación de siamesas allá por el año 1973, cuando salvó la vida de dos recién nacidas procedentes de la provincia de Las Tunas.

El reconocimiento ganado dentro y fuera de la nación, gracias al éxito de esta cirugía de alta complejidad, dotó a Vázquez Fernández y su equipo multidisciplinario, con el galardón de ser los primeros médicos en realizar una operación de este tipo en el país.

El reto de salvar la vida

En la década del 70 cuando existía falta de bibliografía y experiencia en casos similares dentro de Cuba, e incluso del mundo, se impuso todo un reto y el imperioso deseo del sistema de salud cubano y en especial de un grupo de médicos holguineros, por salvar la vida de las personas y más aún tratándose de un infante.

"Fue un hecho inesperado que se dio en Cuba y tuvimos la suerte que fuera en la vecina provincia de Las Tunas desde donde se trasladaron las pequeñas luego de toda una intensa valoración para realizar la cirugía.

"Era tanta la preocupación y la responsabilidad que sentíamos todo el equipo, que luego de la operación esperamos tres días para dar a conocer el resultado. Aquello fue algo muy emocionante que me dio a conocer y que hizo que me llegaran cartas de felicitación de distintas partes del mundo por haber logrado en aquella época algo de tanta magnitud".

siamesas f jrebeldeEn tiempos como aquellos cuando no existían las adelantos tecnológicos de estos momentos el amor por la profesión y los deseos de aprender y de "curar" eran las principales banderas que caracterizaban a los médicos para hacer frente a una operación tan difícil.

"No teníamos tantas tecnologías como ahora pero sí las esenciales de la época, además, y tal vez lo más importante fue el ser humano, pues existía un equipo multidisciplinario bien capacitado que asumió con profesionalidad el complejo caso y la necesidad de salvar la vida de las niñas".

Si de enseñar se trata

Hoy, el legado y el conocimiento de este médico pasan de generación a generación, mediante su labor como profesor, siendo de tal manera que un alumno suyo, el doctor Osmel García Hernández, realizó en abril de 2013 en Angola, una operación similar.

Asimismo, el doctor Eddy Sánchez Pupo, otro de sus pupilos y "uno de los mejores", según diría su orgulloso maestro, cuenta que el profe es un excelente especialista de los tantos de Holguín que lo guió dentro del mundo de la medicina y que brindan todo el amor a una especialidad tan hermosa pero difícil como lo es la cirugía pues denota gran responsabilidad, al depender directamente de tu trabajo la vida de una persona.

"Yo siento un orgullo enorme por compartir con mis profesores, que estén con nosotros y que en un momento determinado todavía nos ayuden y nos digan el camino a seguir", expresa el doctor Eddy.

Asistir al salón de operaciones o impartir docencia es una unidad indisoluble en el día a día del doctor Vázquez, algo que no puede separar y que ayuda a la formación de esa nueva cantera que lo hace sentir feliz y plenamente satisfecho porque "estoy rodeado de varias generaciones de hijos que me quieren y me respetan".

La cirugía holguinera, muchas conquistas y camino por recorrer

En nuestra provincia contamos con un excelente grupo de cirujanos que con su trabajo diario ponen a la especialidad dentro de las fortalezas del sistema de salud holguinero.

"Nosotros tenemos un buen desarrollo principalmente porque contamos con un servicio de cirugía muy unido, con profesores de gran experiencia y otros jóvenes que se preparan cada día, además, desde el punto técnico y científico también poseemos las condiciones de otros altos centros hospitalarios dentro del país.

"Desde el punto de vista humano y de preparación científica lo tenemos todo, pero falta que continúen y aumenten los distintos tipos de intercambio dentro y fuera de Cuba, pues realizar un curso en escuelas extranjeras contribuirá a que la cirugía en Holguín se desarrolle mucho más".

Contribuir a la salud del pueblo es uno de los anhelos de este profesor que todavía dedica todo su empeño a la cirugía, y a la formación de nuevos especialistas.

Rendirse, nunca, eso solo llegará con la ineludible muerte; continuará así, destacándose dentro del panorama médico de nuestra provincia porque el doctor Rafael Vázquez Fernández es un hombre que nació para irradiar vida.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • Yamile vazquez fonseca

    El mejor padre del mundo.siempre te amare.