Hay 772 invitados en línea

Viernes, 9 Deciembre 2016
Adolescencia y embarazo no deben ir de la mano
Las consecuencias de un embarazo muy joven es que los futuros bebes pueden nacer primerizos y nacer sin la suficiente maduración de los pulmones. Foto: Amauris Betancourt
Camila tiene 14 años y sus sueños de futura quinceañera ya se fueron hace tiempo, su cabecita de adolescente se pierde entre pañales y malas noches de un bebé que no la deja dormir como ella necesita.

El caso de Camila no es aislado, en nuestra provincia el 20,4 por ciento de los embarazos captados son de adolescentes.

Adolescencia y embarazo son términos que se asocian a alegría, esperanza y futuro; pero si ambos coinciden, son motivo de preocupación, ya que, por lo general, la alegría se opaca y se transforma en un problema familiar y desde luego social.

La procreación prematura aumenta el riesgo tanto para las madres como para los recién nacidos. Cuanto más joven sea la madre, mayor el riesgo para el futuro bebé.

Además, los recién nacidos de madres adolescentes tienen una mayor probabilidad de registrar bajo peso al nacer, con el consiguiente riesgo de efectos a largo plazo.

El embarazo en la adolescencia puede también tener repercusiones sociales y económicas negativas para las muchachas y sus familias. Muchas adolescentes que se quedan embarazadas se ven obligadas a dejar los estudios y una mujer con escasa o ninguna educación tiene menos aptitudes y oportunidades para encontrar un buen trabajo.

Los adolescentes de hoy crecen rodeados de una cultura donde compañeros, televisión, cine, música, y revistas transmiten frecuentemente mensajes manifiestos o secretos en los cuales las relaciones sexuales sin estar casados son comunes y toleradas.

Normalmente no se ofrece en el hogar, la escuela o la comunidad educación sobre el comportamiento sexual responsable e información clara específica sobre las consecuencias del intercambio sexual (incluyendo el embarazo, enfermedades de transmisión sexual y efectos psico-sociales). Por lo tanto, gran parte de la "educación sexual" que los adolescentes reciben viene a través de filtros desinformados o compañeros sin formar.

Urge entonces encaminar mejor la educación sexual para lograr la prevención del embarazo en la adolescencia, así no tendremos que vivir historias como la de Camila, una niña que ya no sueña con celebrar sus 15 primaveras.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios