Hay 633 invitados en línea

Viernes, 30 Septiembre 2016
No te pedimos cree sino lee, premisa de la Revolución cubana
Los libros resultan una gran compañía para los amantes de la literatura, a pesar de Internet y de las adaptaciones al cine, la radio y la televisión de obras universales. Sinceramente no hay nada comparable a ese momento especial entre el lector, cuando solo importan el relato o el poema del título escogido.

En Cuba la literatura se hizo más popular después del triunfo de la Revolución el Primero de Enero de 1959. Tres meses después el 31 de marzo fue creada la Imprenta Nacional de Cuba mediante la ley 187 del Gobierno revolucionario, y su primer director fue el gran escritor Alejo Carpentier.

"No te pedimos cree sino lee", fue una premisa de la joven Revolución, con Fidel Castro al frente, al tiempo que posibilitaba el acceso a la lectura de millones de cubanos, ya que también fueron editadas diversas revistas y las cartillas, los folletos y los manuales de la Campaña Nacional de Alfabetización de 1961, cuando más de 700 mil cubanos aprendieron a leer y escribir.

Por sugerencia del líder de la Revolución el primer libro publicado por la naciente Imprenta Nacional de Cuba fue El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes y Saavedra. La obra cumbre de la literatura española tuvo una tirada de 100 mil ejemplares, y a partir de entonces los cubanos tuvieron en sus manos ejemplares de las mejores obras universales.

En 1962 la Imprenta Nacional de Cuba fue convertida en la Editora Nacional y Carpentier se mantuvo en la dirección de esta institución durante cuatro años. En 1967 fue creado el Instituto Cubano del Libro y sería conformado todo un sistema de editoriales nacionales y provinciales, y en conjunto después del triunfo de la Revolución suman millones los títulos de escritores cubanos y extranjeros publicados en el país.

Tras esta primera edición de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha vieron la luz las antologías poéticas de Nicolás Guillén, Rubén Darío, César Vallejo y Pablo Neruda, También fueron publicadas novelas como Doña Bárbara,de Rómulo Gallegos, y la de aventuras Robinson Crusoe, de Daniel Defoe y otros autores del género como Julio Verne y Emilio Salgari.

Los cubanos también leyeron con gran interés novelas de Honorato de Balzac, Víctor Hugo, Marcel Proust, León Tolstoi, Fiódor Dostoievski, Máximo Gorki, Gustavo Flaubert, Charles Dickens, Ernest Hemingway, Juan Rulfo, Gabriel García Márquez y el propio Alejo Carpentier, entre otros escritores.

El 31 de marzo de 1981 fue instituido el Día del Libro Cubano en conmemoración a la creación de la Imprenta Nacional de Cuba.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios