Hay 578 invitados en línea

Viernes, 9 Deciembre 2016
Sin pretextos para las indisciplinas sociales
  • Escrito por Yoan Suáres Díaz
Las indisciplinas sociales constituyen hoy en día un mal que va echando raíces y que afecta directa o indirectamente a toda la sociedad.

A veces cometemos o dejamos impune un hecho que nos lacera, pues tratar descuidadamente un teléfono público, poner música alta que moleste a nuestros vecinos, dañar el transporte colectivo, escribir sobre las paredes, caminar por las áreas verdes, arrojar o depositar desechos en las áreas comunes, entre otras violaciones, constituyen indisciplinas sociales que a diario nos afectan.

Hasta la actualidad no se ha reportado una sociedad que sea perfecta, pues el mundo en constante movimiento y transformación, evoluciona para bien de todos aunque muchas personas aún se comporten como animales primitivos y frenen el desarrollo de su conciencia.

Ese es el punto más crítico, el razonamiento y la falta de conciencia, pues es la capacidad que nos distingue como seres humanos, y hacer un buen uso de esta e identificar lo que está bien o mal, fue y es, parte de nuestra evolución.

Entonces cabe preguntarnos, ¿porque dejamos que las conductas inapropiadas se adueñen de nuestro entorno?

Según tengo entendido los infractores de las leyes y las normas de convivencia, no tienen ningún tipo de impunidad, y deben ser juzgados por el delito cometido, más en un estado inclusivo de toda la sociedad como el nuestro, en el que todos gozamos de los mismos derechos y deberes.

A veces dejamos de llamar la atención a una persona cuando arroja un papel a la calle o raya sin razón una pared para grabar un nombre, de esta manera también nos convertimos en culpables, por permitirlo.

La falta del respeto ajeno en todos los sentidos, también atenta contra la correcta convivencia, lo mismo sea en la vía pública, en una cola, en un transporte colectivo, en un mercado o en cualquier sitio, todos queremos tener el mejor trato, y nada justifica que nos traten irrespetuosamente.

Si todos nos concientizáramos de lo costoso que es mantener limpias nuestras calles, relucientes nuestros parques y áreas verdes, tuviéramos mayor cuidado cuando consumimos un producto donde depositamos los desechos.

La falta de medios y recursos en nuestro país no debe ser un pretexto para la falta de conciencia, pues cuidar lo que tenemos depende de todos, empezando por el actuar de uno mismo para conservar limpio nuestro entorno.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios