Hay 653 invitados en línea

Miércoles, 7 Deciembre 2016
Una obra de gran valor humano
"Quien no vive para servir, no sirve para vivir", todavía conmueve esta expresión entre los cubanos y fue precisamente la que dio origen a mi comentario, pues a diario compartimos con mucha gente que con su faena diaria contribuyen desinteresadamente al bienestar de los demás, más importante aún cuando se trata de servir a niños, ancianos, enfermos y pueblo en general, a través de la obtención de un producto vital, la leche vacuna en sus diversas variantes.

Los ganaderos de este territorio oriental, donde tiene gran incidencia la actividad agropecuaria, merecen el respeto y la consideración de todos los coterráneos, pues en su haber constan horas de consagración y esfuerzo en la atención al ganado y su seguridad, cuestiones que caracterizan el quehacer de muchos que se entregan al trabajo y piensan ante todo en la importancia de lo que producen.

Pienso en los obreros de la Cooperativa "Ruberlando Pérez", de Calixto García, en los de la Empresa Agropecuaria Antonio Maceo, de Cacocum, y en todos los que cada día conquistan el amanecer para que la leche que se produce llegue a tiempo a los lugares de expendio a la población y a la industria.

Como parte del quehacer de los pecuarios, otro tiempo considerable sin dormir lo ocupa la vigilancia de los animales, aspecto vital para impedir el hurto y sacrificio del ganado, que atenta también contra la obtención de la leche y la estabilidad en las producciones derivadas del alimento.

Nuestra gratitud pues, a quienes se entregan en cuerpo y alma a esta tarea de gran valor humano; una muestra de que en tierras holguineras el ser humano ocupa un lugar primordial y sin lugar, un gesto que agradece cada familia.

(Un comentario de Jorge Luis Moreira Massagué)

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios