Hay 1320 invitados en línea

Jueves, 19 Julio 2018
¿Por qué no vamos al cine?
  • Escrito por Flavia L. Dotres Sánchez
Ir al cine es una de las opciones para las parejas de enamorados. Foto: Archivo
El cine ha sido desde su invención en el año 1894 uno de los inventos más populares en todo el mundo. Ha cautivado a millones de personas y en la actualidad, a nivel internacional, se ubica a pesar de las otras tecnologías, en la preferencia de los jóvenes como una de las principales formas de entretenimiento sano. Pero ¿qué pasa con el cine en Cuba?

Antes de comenzar, quiero aclarar que no hablaremos, en esta opinión, sobre las condiciones de los cines en el territorio holguinero, de ese tema mucho se ha hablado ya, aunque mucho falta por decir y, aún más, por resolver, lo que intentamos entender es el por qué a los ciudadanos no nos interesa algo tan globalizado como ir al cine.

Aclaro que los términos en cuestión son: ir al cine, porque el problema no es consumir el séptimo arte, ojo, que ver películas nos encanta. Las copiamos siempre de los "paquetes de los discos duros" y estamos muy bien informados de las nuevas producciones y sin temor a equivocarme digo que en nuestra ciudad de Holguín existe una gran cultura cinematográfica. Muchas veces, incluso, lejos de los mercados más comerciales de Hollywood.

Volviendo al tema. Entonces, si disfrutamos apasionadamente de las películas, ¿por qué solo las vemos en casa y no vamos al cine?
Para comenzar no creo que sea una tradición perdida recientemente, desde que tengo uso de razón, este acto no es un hábito en la población. No existe cultura, ni tradición de ir a las salas cinematográficas.

Su uso ha quedado renegado a espacios para actos y conmemoraciones y solo los de Gibara y la ciudad cubana de los parques, por los eventos que realizan tienen actividad en ciertos momentos del año. Pero no es lo habitual. Esto nos resulta en extremo paradójico, pues como ya comentamos es una opción de esparcimiento sano, característica esta por la que siempre nuestro gobierno ha apostado desde sus inicios.

Y de nuevo, no es por sus condiciones actuales, porque cuando han recibido reparaciones integrales, seamos sinceros, tampoco vamos.
Es un problema de marketing, de publicidad, de explotación máxima de las ofertas que este puede brindar.

Claro, que ver un filme desde la comodidad de nuestro hogar, en Full HD o 4K es muy tentador. Pero es innegable, que como plan para divertirse entre amigos, o para una cita con la pareja, la opción de cine y palomitas gana.

Entonces, claro, primero arreglémoslos y démosles (las entidades responsables) las condiciones, no necesarias, sino todas. Y luego realicemos una campaña por todo lo alto que incentive y demuestre las ventajas de visitar estos centros. Seguro estamos que la aceptación no se hará esperar por parte de todos los holguineros.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios