Hay 1445 invitados en línea

Lunes, 28 Mayo 2018
Aliviar el estrés, un reto de hoy
La Organización Mundial de la Salud considera esta enfermedad como la epidemia del presente siglo ante el vertiginoso ritmo de la sociedad contemporánea. Ilustración tomada del periódico Granma
Estoy estresado, es la respuesta que muchas veces recibimos cuando preguntamos acerca del estado anímico de las personas. Pero, ¿Es el estrés una enfermedad?, ¿qué otros padecimientos puede desencadenar y cómo aliviarnos?

¡No hay vianda en la placita!, ¡no he cobrado!, ¡el dinero no me alcanza!, ¡tengo un montón de trabajo!, los niños, la casa, el transporte....Algunos dicen que los holguineros vivimos en un constante estrés, pero, ¿qué es este?

Muchos lo definen como un sentimiento de tensión física o emocional, que puede provenir de cualquier situación o pensamiento que haga sentir a una persona frustrada, nerviosa o furiosa.

Es la reacción del cuerpo ante un desafío. En pequeños episodios puede ser positivo, como cuando le ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite. Pero cuando dura mucho tiempo, puede dañar su salud.

Se considera un sentimiento normal, que se manifiesta de dos formas: el estrés agudo que es aquel a corto plazo y desaparece rápidamente y el crónico, cuando se extiende por un período de tiempo.

El primero ayuda a controlar las situaciones peligrosas y ocurre cuando se hace algo nuevo o emocionante. El segundo tiene como causas más comunes, problemas de dinero, un matrimonio infeliz o situaciones difíciles en el trabajo. Casi todos hemos sentido este tipo de estrés en algún momento.

A pesar de que el estrés es una respuesta natural y un mecanismo de defensa necesario para la supervivencia del ser humano, hoy en día puede desencadenar graves problemas de salud.

Cuando esta respuesta natural del organismo se da en exceso, se produce una sobrecarga de tensión que repercute en el organismo y provoca la aparición de enfermedades que impiden el normal desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano.

Los síntomas más comunes son los olvidos, alteraciones en el ánimo, nerviosismo y falta de concentración. Si el estrés no se controla y se convierte en crónico, puede provocar crisis de llanto, depresión y diversas afecciones físicas. Además, en las mujeres el estrés puede producir cambios hormonales y dolores abdominales inferiores, entre otros síntomas.

El estrés crónico suele mantener alerta al cuerpo, incluso cuando no hay peligro. Se manifiesta con síntomas como falta de energía o concentración, problemas sexuales, falta de sueño o dormir demasiado, malestar de estómago, pérdida o aumento de peso.

Con el tiempo estos síntomas pueden empeorar y provocar enfermedades como presión arterial alta, insuficiencia cardiaca, diabetes, obesidad, depresión o ansiedad, problemas de la piel como acné y problemas menstruales.

Como bien se aprecia son múltiples y perjudiciales los daños que causa el famoso estrés en la salud, por ello es preciso que tomemos con calma nuestros problemas cotidianos, esos que no van a desaparecer por mucho que nos apuremos, al contrario con calma y detenimiento pueden surgir mejores soluciones.

Los holguineros al parecer siempre tenemos activo por naturaleza este estado físico-emocional exaltado. Entonces conviene para contrarrestar el estrés aplicar remedios caseros bien sencillos como un baño de agua caliente con manzanilla, infusiones de albahaca o de hierba buena y azahar o el mejor remedio del mundo: una simple sonrisa.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios