Hay 840 invitados en línea

Sábado, 23 Septiembre 2017
Naturaleza y vacaciones: ¿para qué las quiero?
En este artículo: Holguín Cuba Medio Ambiente
Salto del Guayabo, una de las zonas protegidas en la provincia de Holguín. Foto: Lisandra Cardoso (Archivo)
Las vacaciones ya llegan y con ellas los planes veraniegos de campismos, playas y piscinas para los que aprovechan el periodo de julio y agosto en recrearse después de un agotador curso escolar. Pero es en estos meses estivales cuando más sufre la naturaleza por causa de las actitudes negligentes de no pocos.

Justo y merecido nos parece el descanso sin preocupaciones, vivir “la vida loca” es lema de muchos de los que asisten a nuestras playas y ríos, y forman parte de ese gran turismo de naturaleza que se emprende de manera institucional y autodidacta a lo largo y ancho de Cuba.

Pero esta manera de canalizar el ocio en los meses más calurosos del año deja sus secuelas en nuestro patrimonio medioambiental.

El vertimiento de comida y otros desechos sólidos, el afectar ecosistemas muy frágiles como las playas alterando el espacios tan vitales como las dunas, e incluso la contaminación del agua, son algunas de las principales faltas que vemos a diario.

De igual forma el maltrato a la fauna y la flora es otra de las violaciones debido a la captura de aves y otros animales endémicos y la tala o maltrato de árboles.

Un llamado de atención se hace necesario entonces, a todos aquellos que consciente e inconscientemente flagelan nuestro medioambiente con actos que a los ojos de los infractores son intrascendentes, sin saber el daño a largo alcance que traen sus acciones.

No obstante, institucionalmente existen responsables de salvaguardar playas, ríos y la naturaleza en general. Si no es menos cierto de que existen las medidas para tratar de revertir estos hechos, muy poco se ve de estas acciones en la realidad.

La alerta para inspectores ambientales y demás cuerpos impositores debe estar en rojo durante la etapa estival a lo que se une el accionar de otros organismos como es el caso de Campismo Popular con su reglamento para el campista.

Un buen rato en la arena o quizás un chapuzón refrescante, pueden resultar la fórmula perfecta para este verano. Pero nunca al precio de destruir lo que nos pertenece a todos.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios