Hay 1146 invitados en línea

Martes, 17 Octubre 2017
Ser Fidel es asumir los más altos valores del ser humano
Fidel Castro. Foto: Archivo
Yo soy Fidel, la frase salida del corazón de un pueblo, está avalada por un momento de confirmación de los valores, ante la pérdida del hombre que enfrentó al gobierno de los Estados Unidos de América con una Revolución socialista a 90 millas de sus fronteras.

Cuando Daniel Ortega preguntó en el memorial José Martí, de La Habana ¿En dónde está Fidel? El pueblo se sintió Fidel y gritó Yo soy Fidel, en una unidad de amor recíproco, donde Fidel es el pueblo y el pueblo es Fidel Castro.

Fidel solo desaparece físicamente porque está multiplicado en millones de hombres y mujeres, de niños que en cualquier latitud confirman la presencia de las ideas más justas y humanas legadas por este cubano, que sintetiza la batalla permanente del ser humano contra el colonialismo y el imperialismo yanqui.

Y es que el patriotismo, la dignidad de un pueblo, su sentimiento de independencia, autodeterminación y justicia social estuvieron presentes en cada camino, cada calle, cada plaza por donde pasó la caravana con el cortejo fúnebre.

“La última gran contribución que le dio Fidel Castro a la Revolución cubana –explica el Doctor Luis Toledo Sande- puede haber sido con su muerte física cuando permitió que se viera que la potencialidad revolucionaria y el patriotismo del pueblo cubano no habían desaparecido, a pesar de una vida cotidiana poco amable, a pesar de las consecuencias de un bloqueo que nos ha hecho pulpa en muchos sentidos, a pesar de las intenciones de un imperio que habiéndonos hecho todo el daño que nos ha hecho, no ha logrado lo que buscaba...”.

Un pueblo entero acompañó a Fidel en el regreso a Santiago de Cuba como demostración de que está con él, en esta hora grande de la Patria.

El periodista Enrique Ubieta Gómez escribió sobre el tema: “Pero las revoluciones son mágicas en eso de convertir a las masas en colectivos de individuos conscientes, y Cuba es cada mujer, cada hombre, dispuestos a defenderla, es cada combatiente revolucionario. Fidel nos lo había pedido a su manera en 1992, en los inicios del duro Periodo Especial: «El imperialismo tratará de dividirnos para buscar cualquier pretexto con qué justificar sus acciones intervencionistas en nuestro país (...) cada hombre, cada revolucionario debe decir: Yo soy el ejército, yo soy la patria, yo soy la Re¬vo¬lución».

Yo soy Fidel, lo compara Enrique Ubieta con: “soy David frente a Goliat, Espartaco ante el Imperio Romano, Maceo en la Protesta de Baraguá, Almeida gritando en Alegría de Pío, «aquí no se rinde nadie, c... »; es asumir el antimperialismo martiano y leninista, a noventa millas de sus costas, con fe en la victoria, porque se tiene fe en el pueblo; -y argumentaba el periodista- «sí fue posible», repitió una y otra vez Raúl en su discurso de despedida, al enumerar todos los «imposibles» que como nudos de la historia, su hermano desenhebró. Y si soy Fidel, soy Farabundo Martí, Fonseca Ama¬dor, Camilo Torres, Allende, Chá¬vez, Amílcar Cabral, Ho Chi Minh, Neto, Mandela...; el imperialismo es trasnacional y el antimperialismo, internacionalista”.

Cuando lo evaluamos así, cierto es que el pueblo cubano es Fidel, ha asumido sus ideales humanistas y nadie puede tener duda de ello, pero conozco que existe preocupación con respecto a que el término Yo soy Fidel pueda convertirse en una consigna, o que alguien se vaya a creer Fidel cuando es un hombre o una mujer de mal, deshonesto, desleal, inhumano.

Un corrupto, un delincuente, un demagogo, una persona con una actitud indiferente hacia los demás jamás podrá decir Yo soy Fidel.
Cuando lo llevamos al plano individual lo veo como una especie de crítica que hacemos cuando alguien intenta manchar la memoria, los valores del líder, porque ser Fidel es asumir los más altos valores del ser humano.

Bibliografía
-Oliva Corado, Ilka: ¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel! ¡Yo soy Fidel!
-Enrique Ubieta Gómez | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Yo soy Fidel
-Conferencia ofrecida por el Doctor Luis Toledo Sande

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios