oclae-logojpg.jpgConcluyó la reunión del Secretariado General de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (Oclae), con un llamado a la lucha por una educación liberadora, popular, emancipadora, gratuita, pública y de calidad.

Representantes de más de 23 organizaciones de 17 países emitieron después de tres días de debates una declaración final en la que expresaron sus posiciones sobre la educación, el papel de la juventud y de los movimientos estudiantiles, y la situación social de la región.

Lucharemos incansablemente hasta que la educación sea vista como un bien público, social y un derecho humano fundamental, expresa el texto de la organización que agrupa a más de 100 millones de estudiantes en el continente.

Los estudiantes chilenos, colombianos, puertorriqueños, nos han demostrado que la voluntad de educación pública, gratuita y de calidad es una demanda vigente y que el pueblo y la juventud hacen propia, resalta.

El texto reconoce además los procesos cubano, nicaragüense y venezolano, los cuales "nos muestran que el socialismo se puede conquistar, pero hay que defenderlo de los golpes asestados por las potencias capitalistas, unidos en este combate estudiantes y trabajadores.

La OCLAE destacó el papel de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) como un modelo de integración verdaderamente alternativo que se convierte en una formidable herramienta para la lucha latinoamericana por su segunda independencia.

De igual modo reclamaron la independencia de Puerto Rico y la devolución de las islas Malvinas al pueblo argentino, denunciaron la violación de las autonomías universitaria y respaldaron la lucha de los pueblos originarios por la defensa del medio ambiente.

La declaración también exige la libertad de los cinco antiterroristas cubanos encarcelados en 1998 en Estados Unidos por monitorear las actividades contra Cuba de grupos violentos radicados en La Florida, sur de la nación norteña.

Han encarcelado injustamente a cinco hermanos cubanos revolucionarios, cinco compañeros que el mundo entero reconoce como los héroes que son, refiere el texto sobre el caso de Ramón Labañino, Fernando González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y René González.

La única manera de avanzar es construyendo otra sociedad verdaderamente justa y digna donde la libertad no sea una quimera, desde la participación, la movilización y el debate vamos a construir un mundo del tamaño de nuestros sueños, concluye el documento.

Escribir un comentario.Si ya está registrado debe iniciar sesion primero.