Hay 1277 invitados en línea

Viernes, 25 Mayo 2018
Razones de los hermanos Mayo para festejar grandes acontecimientos
Los hermanos Mayo. Foto: Vargas
Los hermanos Mayo, vecinos de la Sierra de Arroyo Blanco, en el costero municipio holguinero de Gibara, hacen honor a su apellido con elocuentes muestras de laboriosidad, amor y siguiendo la predica martiana de que “El amor es el lazo de los hombres, el modo de enseñar y el centro del mundo”.

Todo cuanto han logrado, a pesar de su juventud, ha tenido como principal premisa el amor de pareja, a la familia, a la tierra y los animales; el modo en que enseñan haciendo, y dándole el valor que merece cada nuevo resultado para demostrar a los demás que sí es posible hacer producir suelos que para otros parecían desechables y multiplicar especies de animales, con interés, unidad, capacitación, mucho trabajo y empleo de la ciencia y la técnica.

Mariano Mayo Cancino, técnico en mantenimiento eléctrico, explicó a este periodista que el nombre del “Coto de Reserva Genética Hermanos Mayo” responde al hecho de que es un proyecto familiar, que inició con más deseos que condiciones, luego recibieron en usufructo más de 20 hectáreas de tierras que anteriormente se dedicaban a cultivos varios y permanecían ociosas.

Luego llego la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA), con un proyecto coauspiciado por el Fondo para el Desarrollo Alimentario (Fodeal), que propició la creación de mejores facilidades, acciones de capacitación, un notable incremento productivo y la elevación de la calidad de vida de la familia.

Su joven esposa, Yanailet Infante Martínez, confiesa que la ACPA ha contribuido mucho a su preparación integral, a comunicarse sin pena alguna y poder controlar las cuestiones técnicas, productivas y financieras, requeridas de atención y cuidado para no equivocarse, porque “de ellas dependen nuestros resultados”.

“Nosotros desarrollamos y mejoramos genéticamente la masa animal, contando en la actualidad con 130 reproductoras caprinas y 50 de ovinos, utilizando la monta directa con sementales de óptima calidad¨, añadió Yanailet, quien mientras me explicaba de manera apasionada y con total soltura sobre los visibles logros obtenidos, detenía la mirada en su amante esposo y la pequeña Yulianne, que también es parte del pequeño y destacado colectivo ganadero.

Precisamente, Yulianne, quien no rebasa los ocho años de edad, me contó sobre el círculo de interés pioneril que integra con otros 12 compañeritos de su escuela, y cómo en el aprenden el arte de las producciones agrícolas y ganaderas, tanto en el orden teórico, como práctico.

En el reciente taller celebrado en Holguín, esta familia figuró entre las premiadas por su exposición sobre la aplicación de practicas ecológicas sostenibles y notables resultados en el mejoramiento genético de los animales, que han hecho posible la obtención de diversos premios en las Ferias internacionales de Rancho Boyeros (La Habana), como el de Mejor criador caprino y poseedor del Gran Campeón Caprino, en 2018, así como otros diversos premios obtenidos en ferias celebradas en las provincias de Holguín y Granma.

Cuando se avecina la fecha de celebración por el Día Internacional de los Trabajadores, ya se alista la familia Mayo para desfilar, como es tradicional, junto a los gibareños. También me anticipó Yanailet, que el 17 de mayo, aniversario de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y Día del Campesino, se sumarán a la fiesta del campo, y que el 19 de mayo rendirán honores a José Martí por el aniversario de su caída en combate en Dos Ríos.

Cuánta razón tenía el Maestro: “Las ciudades son la mente de las naciones; pero su corazón, donde se agolpa, y de donde se reparte la sangre, está en los campos”.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios