Hay 1272 invitados en línea

Viernes, 25 Mayo 2018
Consagración de familias de Holguín asociadas a la ACPA
Familias campesinas asociadas a la ACPA. Foto: Arnaldo Vargas
Varias familias beneficiadas con proyectos de cooperación de la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) expusieron e intercambiaron positivas experiencias en la producción de alimentos, el mejoramiento genético de los rebaños, los resultados de la interrelación con otros criadores, el uso de la ciencia y la técnica y el consiguiente mejoramiento de la calidad de vida, con voluntad, consagración y amor, como premisas esenciales.

El programa comenzó con una conferencia magistral del Dr.C. Bernardo Cordoví Montero, jefe de la carrera agropecuaria en la Universidad de Holguín, sobre ¨La agricultura cubana y los cambios climáticos¨, en cuya exposición llamó la atención sobre las actuales crisis financiera, energética, alimentaria, social y ambiental.

Especificó el especialista la incidencia directa e indirecta de la acción humana sobre el cambio climático, como resultado de la alteración de la composición atmosférica, que varía la temperatura y los períodos lluviosos, y llamó la atención sobre los perjuicios que ocasionan la deforestación, los incendios y las emisiones de gases contaminantes, tales como el metano (NH4), dióxido de carbono (CO2) y el óxido nitroso (NO2), que emanan de los excrementos pútridos, la combustión de biomasa y otras causas.

Explicó Cordoví que de esos fenómenos se derivan afectaciones en las áreas de cultivo y la productividad, alteraciones en las dinámicas de plagas y enfermedades y en el efecto de la fisiología de los cultivos entre otras secuelas que mucho tienen que ver con la escasez de agua. Por esa razón se hace imprescindible la mitigación de daños y la adaptación a esas realidades que deben continuar incrementándose.

El interesante y provechoso intercambio tuvo lugar en un taller conjunto sobre Agricultura familiar y Producción animal tropical, en el salón de reuniones de la Feria Agropecuaria de Holguín, presidido por María del Carmen Ceija y Magnolia Fernández Hernández, respectivas presidentas de la ACPA (fundada en 1974) nacional y provincial; José Raúl López Álvarez, investigador del Instituto de Ciencia Animal (ICA), fundado en 1965; y Bárbara Rojas, jefa del departamento de desarrollo y extensión agropecuaria de la Delegación Provincial de la Agricultura.

Otros especialistas disertaron sobre la importancia de la capacitación en el terreno y la gestión del conocimiento para la formación de los recursos humanos, la necesidad de integración de todos los actores locales, la dinamización de los procesos productivos y de comercialización con un mejor acompañamiento de organismos y entidades, así como lograr el valor agregado de las producciones, continuar mejorando los suelos mediante el empleo de técnicas alternativas como los biodigestores, usando los desechos de animales debidamente tratados para evitar la contaminación ambiental.

Tales aplicaciones también benefician a otras familias vecinas y constituyen una contribución notable al desarrollo local sostenible, acotó la especialista Liliana Salazar Zaldívar, de la Escuela de Capacitación de la Agricultura.

Experimentados criadores, como Ángel Martínez Carballosa, del municipio de Urbano Noris, explicaron resultados concretos en la diversificación productiva con la aplicación de proyectos de desarrollo local. En su caso específico, mediante la aplicación de innovaciones propias ha logrado producir varios derivados de la leche de cabra, con el apoyo de sus padres, esposa y los dos hijos. Muy motivado por los resultados en los bombones y el queso, ya certificado, habló del mejoramiento genético del rebaño, la atención a las áreas de cultivo y las ventas de leche por encima de mil 800 litros anualmente, llegando a dos mil 100 litros el pasado año.

Experiencias dignas de imitar expusieron los hermanos Mayo, de Gibara, quienes por sus excelentes ejemplares expuestos en Ferias internacionales han obtenido importantes premios, incluyendo el de Mejor Criador en 2018.

carlos nubia y carla f arnaldo vargasDel barrio Irene, en el municipio de Calixto García, la familia de criadores que integran Carlos Pozo Ramírez, su esposa Nubia Santiesteban y la pequeña Karla María, recibió también el reconocimiento de la presidencia y el fuerte aplauso de los participantes, por la manera integral en que explotan sus tierras para alimentar a sus vacunos y equinos, incluyendo 35 hectáreas de arbóreas que les suministran proteínas.

En su exposición, Nubia habló del mejoramiento racial en su Coto de reserva genética y el crecimiento en los volúmenes de leche vendida al Estado, que de los 37 mil litros aportados en el año 2016, ascendió a 51 mil 707 el pasado año, lo que se debe a los beneficios aportados por el Proyecto del Fondo para el Desarrollo Alimentario (FODEAL).

Capacitación, aplicación de buenas prácticas agroecológicas, mejoramiento racial del rebaño y la unidad familiar en el manejo, cuidado y alimentación de los animales, son parte de secreto del crecimiento productivo, registrar cero muertes y contar con buena variedad de pastos y forrajes y también de frutales.

Emocionado, el padre de la familia Pozo Santiesteban concluyó reconociendo que ¨Todo se lo debo a la ACPA porque con ella nací como productor, con ella he aprendido todo lo que hago para sentirme útil, y gracias a ella ha mejorado la calidad de vida de mi familia¨.

Otras familias expresaron similares reconocimientos, como los veteranos Manuel Gallo y Caprina Mautrilia Amoró, quienes convirtieron en productivo un suelo completamente degradado y hoy muestran resultados palpables en la crianza cunícola y vacuna. ¨Estas batallas por hacer producir la tierra y fomentar la masa animal también han fortalecido nuestro matrimonio, nuestra familia y han hecho que esta mujer sea la fuerza natural que me inspira a no flaquear, a seguir adelante¨, expresó Gallo notablemente emocionado.

Sandra y Orlando, de La Magdalena, en Urbano Noris, lucieron con orgullo sus experiencias y cómo han logrado 12 variedades de pastos para sus animales que se han multiplicado en estos años, porque comenzaron solo con ocho y ya tienen casi 200, entre ellos, más de un centenar de reproductoras, además de desarrollar el ganado menor.

lourdes ramirez f arnaldo vargasUna elocuente muestra de la garantía de continuidad en esas gestiones de producción alimentaria es la joven Lourdes Ramírez del Rí, quien con su esposo Luis René Proenza no solo desarrolla la masa ovina, sino que cuenta con diversos cultivos en un área pequeña, pero con mucho trabajo y los conocimientos proporcionados por la ACPA y experimentados productores.

Con razón sacó a flote la sencillez que la caracteriza al reclamar que no le hablaran con palabras muy técnicas que ella no entendiera, ¨porque soy una guajirita que quiere aprender de verdad cómo hacer bien las cosas. Lo que he aprendido hasta ahora se lo debo a la ACPA, que me enseñó a pensar, a comunicarme, a trabajar y a obtener resultados¨.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios