Hay 662 invitados en línea

Viernes, 2 Deciembre 2016
El preludio de la invasión por Playa Girón
En el amanecer del 15 de abril de 1961, aviones mercenarios bombardearon los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba, en un intento por destruir la reducida Fuerza Aérea de Cuba para facilitar las operaciones de desembarco por Bahía de Cochinos.

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, máximo líder de la Revolución cubana, victoriosa el Primero de Enero de 1959, aseveró entonces "Si este ataque aéreo fuese el preludio de una invasión, el país en pie de lucha resistirá y destruirá con mano de hierro cualquier fuerza que intente desembarcar en nuestra tierra".

Aquel día, a las 10:30 am, comenzaban las sesiones de trabajo de la Asamblea General de la ONU, y en su agenda tenía el análisis de la situación existente en la República del Congo. El canciller de Cuba, Raúl Roa García, con su encendido verbo, acusó al gobierno estadounidense por el vil y cobarde ataque a los aeropuertos cubanos.

Roa García afirmó en el plenario de la ONU que Estados Unidos era "el máximo responsable de este brutal atentado a la integridad territorial, independencia y soberanía de Cuba, que pone en peligro la paz y seguridad internacionales".

De esa manera Cuba lograba insertar en la agenda de la ONU el tema de la agresión mercenaria; en el país se decretaba el estado de alerta; el pueblo se movilizaba para defender sus conquistas, a la vez que se adoptaban las medidas conducentes para enfrentar la inminente agresión.

Los bombardeos causaron varios muertos y heridos, pero a pesar del factor sorpresa los atacantes fueron repelidos y obligados a retirarse, y una de las naves resultó incendiada y se precipitó al mar.

Eduardo García Delgado resultó una de las víctimas. Era un joven instructor de artillería, de 23 años de edad, alcanzado por la metralla en Ciudad Libertad, que mortalmente herido escribió con su sangre un nombre: Fidel

El poeta nacional, Nicolás Guillén, conmovido por el suceso, le dedicó el poema titulado "La sangre numerosa.

"Cuando con sangre escribe
FIDEL, este soldado que por la Patria muere,
no digáis miserere:
esa sangre es el símbolo de la Patria que vive
Cuando su voz en pena
lengua para expresarse parece que no halla,
no digáis que se calla,
pues en la lengua pura de la Patria resuena.
Cuando su cuerpo baja
exánime a la tierra que la cubre ambiciosa,
no digáis que reposa,
pues por la Patria en pie resplandece y trabaja.
Ya nadie habrá que pueda
parar su corazón unido y repartido.
No digáis que se ha ido:
su sangre numerosa junto a la Patria queda".

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios