Hay 1221 invitados en línea

Sábado, 23 Junio 2018
El alumbramiento de Raúl
En este artículo: Historia
Los hermanos Ramón, Fidel (de blanco) y Raúl (sentado), con un amigo en el colegio La Salle de Santiago de Cuba. Foto: Internet
Dio trabajo para salir del vientre de su madre, amanecía aquel tres de junio de 1931 y el alumbramiento demoraba. En el batey de Birán comenzaban los trajines de un nuevo día.

La comadrona Isidra Tamayo pasaba de un lado a otro con las sábanas empapadas de sudor y desde donde se desprendía el olor a alcohol y lociones desinfectantes; a un lado la palangana con agua caliente. Los haitianos de las barracas se sumergían en su religión para pedir por Lina, otros buscaban las yerbas para bañar al niño una vez traído al mundo.

Fidel a su corta edad no comprendía lo que sucedía. A su lado, Ramón y Angelita. A la una en punto de la tarde escucharon el llanto del recién nacido, Isidra dio la noticia con una sonrisa amplia.

Raúl Modesto fue el cuarto de los siete hermanos de la familia Castro-Ruz. Vivió en un ambiente familiar sano y se relacionó con la naturaleza y los hijos de los trabajadores de todo el entorno de Birán. Montaba bicicleta, a caballo, aprendió a nadar en los ríos del lugar; comía maíz asado, arenque, sopa de harina de maíz y de todo aquello que preparaban los haitianos. Fue un niño feliz.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios