Hay 1922 invitados en línea

Lunes, 21 Mayo 2018
Galbán viaja a la eternidad con el cariño del pueblo
En este artículo: Historia
Antigua fábrica de níquel Comandante René Ramos Latour, actual empresa de servicios NicaroTec. Foto: Cubadebate
“Los dos hombres más honestos que yo he conocido son Fredy Ramos y Manuel Galbán Sopeña”; en estos términos hablaba el Comandante Belarmino Castilla Mass.

Galbán se marcha a la eternidad y deja un recuerdo inmenso en todos los que lo conocieron, y es que este antillano de nacimiento pero minero de corazón, trabajó en la Fábrica de níquel que existió en Nicaro, desde 1952 hasta que fue nacionalizada en 1960. Sobre esa época narró en una ocasión:

“En Nicaro, como en todos los lugares que eran explotados por compañías norteamericanas, había una división muy grande, y entre unos y otros esa división de los trabajadores era y ha sido siempre una política dirigida por el imperio, o sea, a ellos la unidad de los trabajadores no les conviene, en Nicaro yo sufrí eso también”.

“En una ocasión hubo un grupo de compañeros que firmamos reclamando la jornada de verano, que era una jornada que se trabajaba el martes y el jueves por la mañana y el martes y el jueves por la tarde se descansaba, entonces, la Compañía, a un grupo de compañeros nos quitaron eso que disfrutábamos porque éramos personal de confianza, entonces un grupo de compañeros hicimos una carta reclamando, y firmamos la carta. Se lo dijimos al sindicato pero era un sindicato mujalista que nos vendió. Por suerte y por desgracia, a la vez, con el único que la cogieron fue conmigo. El administrador de la fábrica se llamaba Oscar Nielmeyer, era un hombre grandísimo, de seis pulgadas de estatura, era un poco grosero, maltrataba de palabras a los trabajadores y todos los días iba a mi oficina a coger los datos de producción del día anterior, hacía varios días que venía en mala forma y yo notaba que él estaba tratando de hacerme algo, un día llegó, venía un poco descompuesto y me empezó a pedir una información que yo no la tenía, yo me incomodé y le tiré los papales, yo tenía un poco de genio, y aquel hombre se violentó y yo agarré una silla, porque él le había dado su bofetada a algunas gentes, y en ese momento empezó a llamar por teléfono, le dijo al que llegó: yo quiero que me vote inmediatamente a este hombre. Ya yo tenía dos hijos, era el año 1956, y verme en la calle en aquellos momentos no era fácil, pero el que vino, Burlam, le dijo: calma, calma y cuando salieron por el pasillo oigo cuando él le decía: Galbán es un buen empleado. Le agradezco que no me botaran, pero me quitaron 100 pesos del salario, me quitaron la firma, la casa que me habían asignado por la categoría del trabajo, eso lo sufrí hasta el triunfo de la Revolución, hasta que se nacionalizó la Empresa, que me reivindicaron. Esas son las cosas que se veían en aquellos tiempos”.

Galbán ayudó no solo a crear el Movimiento 26 de Julio sino también encabezó el movimiento clandestino, junto a otros compañeros abasteció a los rebeldes y suministró prácticos y enlaces, muchos de los cuales quedaron incorporados a la guerrilla de la zona.

Fue fundador del Partido Comunista de Cuba y de la Fábrica Pedro Soto Alba, de Moa. Ostentaba el Hacha de Holguín y numerosas distinciones. Tuvo intercambios y recorridos con Ernesto Che Guevara y con el Líder histórico de la Revolución cubana.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios