Hay 1110 invitados en línea

Martes, 20 Febrero 2018
Galbán recordó a Fidel hasta los últimos días de su vida
Galban muestra el Hacha de Holguín estímulo que recibió del por el gobierno en la provincia de Holguín, entre otras quince distinciones,. Foto: Adelfa hernández
Manuel Galbán Sopeña fue un revolucionario a prueba de balas, conoció personalmente al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, y mantuvo intacto en su mente cada palabra, como si estuviera frente a él.

Hablamos con el hombre que tradujo del Inglés al Español toda la documentación, planta a planta, de la fábrica Pedro Soto Alba, de Moa, municipio más oriental de la provincia de Holguín, al norte del oriente de Cuba, documentación que entregaba a Demetrio Presilla, quien la recepcionaba, revisaba y daba su aprobación para la arrancada de esta fábrica de níquel, que de manos de la élite norteamericana que la dirigía pasó a los trabajadores, sus verdaderos dueños.

“El 23 de febrero de 1960 yo estaba trabajando en el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) porque el compañero Jorge Risquet me había solicitado a la compañía norteamericana, que estaba todavía ahí. Se estaba organizando el INRA en la zona 224 que era la de Mayarí”.

“Ese día llegó Fidel a la oficina del INRA; en el local estabamos el delegado, el económico de la zona, Celia Sánchez y yo, y tuvimos una conversación de unas dos horas, donde Fidel nos explica todo lo que era la organización del INRA, la nacionalización de las tierras, fundamentalmente, su utilización”.

“Insistió mucho en el trabajo, en la unidad de todos los factores, pues a veces surgían problemas de divisionismo entre los compañeros, habló sobre la organización del INRA y nos hizo ver todas las proyecciones que nacionalmente habían sobre eso y fue como una clase que nos dio, por lo menos para mí, fue una clase que recibí de todos los proyectos que habían en cuanto a la utilización de las tierras, la nacionalización de las empresas”.
“Ese día Fidel durmió en Juan Vicente, un lugar perteneciente al municipio de Mayarí, y en la mañana del 24 de febrero habló en Holguín”.

“Otro día cuando estaba formada la región minera, yo me desempeñaba aquí como Segundo Secretario del Partido (Partido Comunista de Cuba, PCC) y Fidel estuvo en marzo de 1973”.

“Se estaba constituyendo el Plan Norte para todo el desarrollo de esta zona que era de la industria del níquel y fuimos a Cayo Moa, porque Fidel estaba buscando como la población vivía, le habían explicado que allí en Cayo Moa había una playita y que la gente iba allá en una lancha, entonces fuimos hasta el lugar".

“Cuando estábamos en Cayo Moa Fidel pregunta por el Faro y ninguno de los compañeros que estábamos en la dirección habíamos ido nunca al Faro, salimos caminando y cuando yo miro así todos los demás se habían quedado atrás y me había quedado yo solo con Fidel, fuimos caminando, yo iba extremadamente preocupado porque no sabía ni cuánto faltaba para llegar al Faro, conversamos de distintas cosas, pero llega un momento en que me pregunta ¿y falta mucho para llegar al Faro?, le digo no, cuando lleguemos allí ya doblamos, yo inventando y asustado porque los demás compañeros se habían quedado atrás, entonces de momento me dice, no vamos a llegar hasta el Faro, para mí eso era un alivio grande porque yo no había estado nunca allí, ni siquiera sabía dónde estaba el Faro”.

“En esa ocasión fue cuando él habló de cómo hacer un pedraplén, igual que el que se hiciera después en cayo Coco, un pedraplén desde Moa a Cayo Moa para no tener que ir en barco sino que la gente fuera en bicicleta porque es cerca, ese proyecto no se pudo llevar a cabo porque la Empresa Pedro Soto Alba tiene unos equipos que están sacando siempre coral y como ellos excavan, el mar siempre tira a rellenar. De esa visita surgió que después mandaron un yatecito que es el que hacía los viajes y llevaba a la gente allá, a Cayo Moa”.

“También Fidel estuvo aquí el 14 de enero de 1975, cuando la inauguración del politécnico Nico López que vino Edgard Gierek, máximo dirigente del Partido Obrero Unificado de Polonia y estuvo en la tribuna con Fidel, en una plaza que se preparó, desde allí Fidel habló del futuro de esta Región y también habló Gierek”.

“En esa ocasión Fidel pronunció un discurso donde se refirió a que Gierek procedía de una familia de mineros, había trabajado en las minas de carbón desde muy joven y gran parte de su tiempo como dirigente del Partido fue en una región minera lo que le valió para ocupar la responsabilidad como Primer Secretario del Partido de Polonia".

"Fidel destacó la amistad entre los dos pueblos, dijo que en la lucha del pueblo cubano por su independencia hubo combatientes polacos como Carlos Roloff por quien Martí expresó mucha admiración".

"También expresó que las tierras donde estábamos reunidos las tenía como propiedad una empresa yanqui que se robaba nuestras riquezas para dejarnos miseria y hoy éramos dueños de esas riquezas que se explotaban para beneficio del pueblo".

"Fidel dijo que para la reconstrucción de Nicaro y Moa se requría mucho dinero y que había que hacer grandes inversiones para la construcción de todas las obras como escuelas, politécnicos, hospitales que se lograron hacer después".

"Habló también del porvenir de toda esta región y recordó al combatiente Pedro Soto Alba y todos los sacrificios de aquellos tiempos".

¿Qué es lo que más recuerda de Fidel?

“En esas veces que tuve junto a él recuerdo que tuvo un buen carácter sobre todo, siempre pensando en los demás, en futuro, en cómo darle respuesta a los problemas que existían”.

“Lo vi en otra ocasión también, cuando vino aquí a la Che Guevara que yo voy por la oficina del subdirector económico y me asomo a la ventana, el que estaba abajo, que pasaba de un lado a otro era Fidel”.

“Lo vi allá en la Isla de la Juventud cuando yo dirigía el Partido. Eso fue en el año 1968. Yo estaba atendiendo lo que era el plan citrícola, tenía un campamento de 160 muchachas y teníamos también un campamento de muchachas procedentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), magníficas muchachas, todas eran ejemplares y las situaron en un campamento que era uno de los lugares peores que había en la Isla por la cantidad de mosquitos, roedores, jejenes, y qué yo hacía, me llevaba a los compañeros después que terminaban las clases, todos los militantes del Partido, me los llevaba para allá para donde estaban ellas, que era bastante lejos, para arreglarle allí, tirarle el piso de cemento, pero después se decidió sacarlas de aquel lugar y la pusieron en un campamento que se llamaba La Melbis”.

“Un día venía yo en el motor, de noche y veo que todas las muchachas están alrededor de una tarima y hay un hombre arriba que está dando pasos allí. Yo por la carretera me pongo a mirar aquello y veo que es Fidel el que está allí y digo, caramba, Fidel está ahí y no hay nadie por aquí cuidándolo, entonces me dije: ahora yo voy a ser el guardia, oiga asombroso. Él estaba hablando y yo me paré allí y lo veía dando pasos para aquí y para allá, hablando con las muchachas aquellas, y estimulándolas, esta vez lo pude ver relativamente cerca porque era desde la carretera, y tuve que saltar la cerca”.

Manuel Galbán también intercambió con Ernesto Che Guevara en los recorridos del Comandante por esta zona minera



Terminó coordinando el movimiento 26 de julio en Nicaro, en la fábrica donde trabajaba. En toda esta región se desempeñó, también, en la clandestinidad donde logró importantes recaudaciones entre los trabajadores lo que posibilitó un suministro estable hacia el II Frente. En la guerra una de las vías utilizadas para el abastecimiento fue a través de las Minas de Ocujal y La Ramona. Utilizó el ferrocarril que subía a estos sitios para buscar mineral. Tenía contactos con el territorio rebelde.

Galbán también fue fundador del Partido Comunista de Cuba (PCC) y tuvo el privilegio de participar en el primer congreso: "El partido es lo más importante de mi vida, cuando la constitución del Partido aquí en Moa yo fui uno de los 66 militantes que ingresamos en esa ocasión y después se me otorgó la condición de fundador del Partido que es una categoría dentro del Partido, esa categoría se otorga a compañeros que tuvieron participación en la lucha clandestina, en el movimiento 26 de julio, en el Partido Socialista Popular, en el Directorio Revolucionario, que después en la primera asamblea de obreros ejemplares que se efectuara en su centro de trabajo fuera elegido como obrero ejemplar, fueron requisitos que se establecieron".

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • Pablo Ernesto Rodríguez Galbán

    Galbán fue un hombre muy sencillo, modesto y humilde, que albergaba en sí una gran convicción revolucionaria y patriótica, infinita humanidad, solidaridad, amor y gran aprecio hacia su familia y todos sus amigos, así como a todos sus conocidos pues siempre fue muy atento y preocupado por los demás. Podía presumir de mucha inteligencia y muy buena memoria, y aún así hacía apuntes de todo. Para mí es un gran privilegio y honor ser nieto de Galbán y es una de las personas que más ha influido en mí