Hay 790 invitados en línea

Viernes, 24 Noviembre 2017
Isidra fue la comadrona que asistió el nacimiento Fidel Castro; asegura Melba Barata
En este artículo: Historia
Foto Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado
Limpieza y pulcritud caracterizaban aquellos momentos de alumbramiento en la casa de la familia Castro Ruz. El agua hirviendo vertida en las palanganas, las toallas blanquísimas, el olor a alcanfor y hasta las yerbas traídas por los haitianos del batey ayudaron al ambiente de sobresaltos que vivía la familia y la inquietud en que se desempeñaron las parteras.

biran f radiobayamo icrt cuLina Ruz González no cumplía entonces las recomendaciones de la época: permanecer en cama durante 40 días ni dejarse de lavar los cabellos.

Mientras su madre, Doña Dominga, recomendaba la sopa de gallinas, la maltina, el cocimiento de bejuco de boniato y la horchata de ajonjolí para la abundancia de leche en los pechos.

El nacimiento de Fidel Alejandro Castro Ruz

Narra Antonio López Herrera, historiador del Conjunto Monumentario de Birán.

“Con aquellos ocho meses y medio, de aquel tercer embarazo, próximos a parir la visitaron unas comadres, cuando ella las ves dando vueltas dice: qué hacen esas mujeres que parecen unas guanajas dando vueltas aquí, por qué no suben; le dicen: es que andan buscándola a usted para decirle varias cosas porque dicen que usted es muy cabezona, que usted montó a caballo, que el caballo era semicerrero. Pues dile que suban para que tomen jugo y café, qué hacen dando tantas vueltas”.

“Las mujeres subieron cuando la descubren que está sentada en el portal. Lina le dice: y eso que se le ocurre por aquí, como que qué se le ocurre, decirle tres o cuatro cosas porque usted no se cuida, y empiezan a decirle a su comadre muchas cosas para que Lina preserve su embarazo. Al decirle usted tiene una suerte más grande que nadie, y cuando le dicen suerte algo alumbra a Lina que la hace parar de la butaca, señalarse el vientre y expresar: parece que eso que yo traigo aquí va a ser algo grande, porque me tumbó el caballo y lo voy a parir porque me siento fuerte”.

“Y, efectivamente, es el primer atentado que le hacen a Fidel desde el vientre de la madre, eso demuestra que Fidel nació para vivir no para que nadie lo pudiera derribar. Llegó el momento de parirlo, es difícil el parto. Finalmente nació Fidel, lo pesaron y cuando lo pesaron le dijeron: Lina 12 libras, y cuando dijeron 12 libras, ella respondió: ese es el caballo”. (1)

“Aún permanecían en vela los rumores de la manigua y estaba por agotarse la luz de los candiles cuando a las dos en punto de la madrugada...” (2) del “13 de agosto de 1926 nació Fidel Alejandro, un niño de 12 libras de peso, que ensanchó sus pulmones a la primera bocanada del aire de los pinares y se dispuso a sus días con la misma vehemencia de vida, pasión de hacer, y exuberancia natural que lo rodearon cuando los haitianos del batey se apresuraron en la maleza por hojas de yagruma y verbena con que enjuagarlo a esas horas, para la tersura de la piel y los buenos augurios”. (3)

Isidra fue la comadrona ese 13 de agosto

melba barata f adelfaMelba Barata Reyes asegura que su abuela Isidra Tamayo, fue quien recogió a Fidel cuando nació.

“Isidra estaba separada del marido, tenía los hijos pequeños, era pobre, Don Ángel, el padre de Fidel, le regaló la casa. Ella vivía en Sabanilla, cerca de Birán”.

“Era la comadrona de todas las mujeres del barrio, era grande toda esa zona. En ese tiempo yo era una niña, pero me crié oyendo la historia de que mi abuela era la que recogió a Fidel y a Raúl”.

“Ella se quedaba con Lina cuidándola hasta 20 días, un mes, ellos eran compadre porque ella era madrina de Fidel”.

“Fue la comadrona de Lina cuando el parto de Fidel. Sus hijos y todo el mundo en Birán lo sabía. Yo le oí decir a ella que Fidel iba a ser algo grande, porque Fidel había nacido distinto a los otros niños, sería creencia de los viejos de antes, dice que había nacido envuelto en el manto de la virgen, y que era muy raro que un niño naciera así. Ella quería mucho a Fidel”.

“Cuando él andaba en la Sierra huyendo, un día vino y llegó a casa de mi abuela a saludarla, andaba escondido”.

“Mi abuela Isidra sabía muchos remedios, mi mamá se murió cuando yo tenía 12 años, si no llega a ser el médico que asistió a mi mamá ella la hubiera salvado, porque le estaba haciendo unos remedios pues a mi mamá le dio la gripe tóxica, que era una gripe mala que andaba, una epidemia y ella estaba como con cuatro ó cinco meses de estado, le provocó un aborto y cogió una infección muy grande, pero el médico dijo que mi mamá lo que tenía era el tifus y le quitó los remedios que le estaba dando mi abuela, entonces se complicó”.

“Yo nací en Sabanilla después nos mudamos para el tres de Marcané”.

“Ella pasó mucho trabajo recogiendo a algunos bebés porque venían a buscarla a media noche, luego bajo un aguacero, o como estuviera el tiempo había que ir. Ella nunca se negó a un pedido de este tipo. Era una mujer muy noble y buena, tenía muchos compadres porque hablaba de las mujeres que ella recogía, le bautizaba a los hijos y hacía lo que hubiera que hacer. Era muy mentada. No habían muchas parteras entonces. A ella la venían a buscar de todas partes. Hacía partos hasta con el médico de San German, Madrazo, que era un médico comadrón, lo venían a buscar luego para partos malos que se presentaban y mi abuela trabajaba con él”.

“Isidra iba mucho allá a Birán, a la casa de Castro, ellos eran compadre y se querían mucho”.

“Ya tenía ochenta y pico de años, quería ver a todos sus nietos y vino de Sabanilla de Birán, a aquí que nunca había venido, vino a verme antes de morir, el hijo mayor mío decía que nunca había visto una mujer tan grande, porque ella era alta y gorda, una mujerona tremenda, pesaba casi 300 libras, por aquí no hay mujer como ella”.

“Vino y qué casualidad, yo me había ido para Contramaestre, para la casa de mi hermano, ella se pasó ese día en la casa de mis suegros, cuando se iba, allí en La Ceiba nos dimos cruces, yo venía y ella se iba, pero íbamos en carro las dos”.

Cira fue la partera

juvenal barata f adelfaJubenal Barata Pérez es hermano, por parte de padre, de Melba Barata Reyes, nació en el tres de Marcané.

“Mi papá nació en Santa Clara y se trasladó para Oriente. Aquí conoció a Soledad Reyes que fue su esposa, hija de IsidraTamayo, le decíamos Cira, que es la que nosotros tenemos conocimiento que fue la que hizo la mayoría de los partos a Lina”.

“Incluso ella misma vino de Birán y nos narró que no solo fue el parto de Raúl y de Fidel sino de otros que ella recogió”.

“Mi padre y su suegro Ramón Reyes, trabajaron en Birán con el papá de Fidel en el cercado de la finca. Él tuvo con Soledad 8 hijos y, luego, se casó con mi mamá, que es el matrimonio posterior a la muerte de Soledad, y nos tuvo a los dos más chiquitos que conocemos esta historia también”.

“Isidra no era una persona culta y preparada pero sí muy inteligente, con sus condiciones como tal, de esa vida de estar criándose en el campo, trabajando en el campo, en todo, y fue una mujer muy bondadosa y muy buena, sinceramente”.

“Ella decía que Fidel cuando fue al Segundo Frente, llegó a la casa a verla, a saludarla y nos dijo una anécdota. Dice que le tocó la puerta y ella dijo quién es, dice la voz: vengo a traerle noticias de Fidel, entonces cuando abrió la puerta era el mismo Fidel que había venido. Ella lo quería mucho”.

“Tenemos la seguridad de que fue Isidra la partera de Lina cuando Fidel nace porque Soledad, su hija, estaba próxima a parir, pero ella vio que la barriga de Lina tenia más tiempo y decidió quedarse en Birán para hacerle el parto a Lina, y así se hizo, Wilfredo mi hermano también nació en 1926 pero, en septiembre”.

BIBLIOGRAFÍA
-(1)- Testimonio de Antonio López Herrera, historiador del Conjunto Monumentario de Birán, que se encuentra en el libro inédito de la autora de esta sección digital.
-(2) Blanco Castiñeira, Katiuska. TODO EL TIEMPO DE LOS CEDROS. Paisaje Familiar de Fidel Castro Ruz. CASA EDITORA ABRIL, 2003. P. 84.
-(3) _______________________. TODO EL TIEMPO DE LOS CEDROS. Paisaje Familiar de Fidel Castro Ruz. CASA EDITORA ABRIL, 2009. P.93.
-Testimonio de Melba Barata Reyes. (31 de marzo de 2017)
-Testimonio de Jubenal Barata Pérez. (marzo de 2017)

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios