Hay 947 invitados en línea

Martes, 22 Agosto 2017
El naranjal de Don Ángel Castro
En este artículo: Holguín Cuba Fidel Castro Ruz
Juan Millet Rodríguez tiene 73 años. Foto:Adelfa Hernández
La existencia del naranjal de Birán en el batey de los Castro-Ruz está asociada a toda una historia que hoy narra el holguinero Juan Millet Rodríguez, un Teniente Coronel jubilado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, FAR, quien lleva quizás como una herencia de familia el amor por las plantas.

“Mi abuelo por parte de madre, Patricio Rodríguez, tenía una finca en Mayabe y otra allá en Cacocum, entonces mi padre trabajaba con él”.

“Ángel Castro, padre de Fidel y Raúl Castro, compró a mi abuelo las plantas injertadas de naranjas y para eso Patricio designó a mi papá, Carlos Millet Pérez, que era hijo de un francés pero que era su empleado en ese momento, para que fuera a sembrarlas”.

“Al llegar a Birán Don Ángel, que era como le decían, puso a disposición de mi papá obreros, le dio una yunta de bueyes con una rastra y bidones para el agua”.
“Él sembró las plantas y estuvo atendiéndolas hasta que estuvieron el tiempo prudencial que ya se pudieran considerar cuál eran las que estaban gozadas y cuáles se habían muerto, entonces esas que ya estaban en buen estado eran las que iba a pagar Don Ángel a mi abuelo. Ellos eran compadre”.

“Mi papá vivió incluso con los obreros, allí en los barracones de los empleados en Birán, estuvo conviviendo porque era parte de los obreros en esos momentos porque estaba sembrando los naranjos, regándolos y cuidándolos hasta tanto consideraba que ya estaban gozados”.

carlos millet perez f juan millet rodriguez“Fueron unas cuantas miles de matas de naranjas que sembró en ese terreno de don Ángel”.

-Millet también tiene conocimiento de quién enseñó a su padre a injertar

“Hay un norteamericano, Míster Towns, que enseñó a mi padre a injertar al igual que a otros vecinos con la idea de que trabajaran para él, o sea que mi padre trabajó para él, cuando aquello injertar era una cosa muy selecta, no todas las personas sabían hacerlo, ahora en Mayabe hasta los muchachos saben injertar pero en aquel momento había como un rito de cómo se injertaba, y eso lo aplicó mi padre enseñado por el norteamericano que vivió más de 50 años en Mayabe y murió allí también”.



Juan Millet Rodríguez lleva guardada la historia como una reliquia familiar y hasta ha podido intercambiar con jóvenes en el propio Sitio Histórico de Birán.

La historia del por qué don Ángel mandó a sembrar el naranjal está recogida en el libro Todo el tiempo de los cedros:

“Según los trabajadores del batey, una vez angelita, Ramón y Fidel enfermaron de la misma dolencia y Don Ángel revivió sus temores con el recuerdo de los hijos difuntos. Alguien recomendó jugo de naranjas o cocimiento de la corteza, para aliviar las calenturas y los ahogos, pero no había dónde conseguir la fruta y precisaron esperar la llegada de un envío lejano: una demora, un retraso insoportable que Don Ángel sufrió con una zozobra desbocada en el pecho y considerándolo una imperdonable falta de previsión de su parte. Cuando los muchachos sanaron, el gallego ya lo había decidido: plantaría quince mil naranjos, en una profusión desmesurada de lo que podría significar un remedio infalible para aliviar y curar los resfriados, eludir las neumonías u otras enfermedades. Ahora, al fondo de la casa se extendía un bosque de árboles espinados y azahares olorosos, al que la pareja prestaba los mayores cuidados. La historia puede ser real pero también una leyenda, porque en Oriente existían naranjales desde que los inmigrantes rusos y noruegos establecieron allí sus haciendas para fomentarlos”.

SEISAPero la historia de Juan Millet Rodríguez nos confirma que Don Ángel plantó el naranjal para que se mantuviera por siempre, por eso en el lugar se renuevan las plantas.

BIBLIOGRAFÍA
-Blanco Katiuska. Todo el tiempo de los cedros. Segunda edición. p.99
-Entrevista realizada a Juan Millet Pérez. 30 de marzo de 2017.
-Materiales donados para este trabajo por el entrevistado.
-Visita al Sitio Histórico de Birán.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • Mayda perdomo sanchez

    Buenos días un placer es poder conocer, historia reales que en lo personal me encanta repasar cada día y soy muy optimista lo que desea lograr lo logra como sucedió con el naranja.