Hay 914 invitados en línea

Jueves, 29 Septiembre 2016
El futuro es de los miopes
Especialistas pronostican que en 2050, la mitad de la población mundial tendrá miopía. Foto: Archivo
Alrededor de dos mil millones de personas en el mundo son miopes y las previsiones apuntan que la mitad de la población mundial (cinco mil millones) se subirá a este carro antes del año 2050. Coincidiendo con el día mundial de la visión, los especialistas lanzan una llamada de atención para prevenir el riesgo de ceguera de millones de estas personas.

Ni curable ni reversible, las personas con miopía (sobre todo aquéllas con más dioptrías) tienen un riesgo más elevado de sufrir otras patologías visuales, como cataratas, degeneración macular o incluso ceguera (debido a que la curvatura de la córnea somete a una presión más elevada a las estructuras del ojo).

Por eso, el Brien Holden Vision Institute de EE.UU. ha lanzado una llamada de atención alertando de que mil millones de miopes podrían perder la visión en 2050 si no se protegen adecuadamente los ojos de estas personas.

Pasar tiempo al aire libre, con la vista puesta en horizontes lejanos, y no sólo en tabletas móviles o cuadernos que obligan a fijar la vista muy cerca, o acudir al oftalmólogo al menos una vez al año son algunas de las recomendaciones visuales lanzadas por Kovin Naidoo, director ejecutivo del Instituto Brien.

Porque, como él mismo señalaba en un comunicado, aunque la miopía no es reversible, este tipo de intervenciones sí pueden evitar la progresión de las dioptrías hacia una miopía magna (más de seis dioptrías), que es la que más riesgo de ceguera y complicaciones conlleva.

En mayo de este mismo año, la revista 'Nature' hablaba incluso del "boom de la miopía" y señalaba cómo ha aumentado su incidencia, por ejemplo, en algunos países asiáticos como Singapur, China, Japón o Corea del Sur, donde la prevalencia entre los escolares alcanza ya el 90 por ciento (cuando el años setenta la cifra de niños miopes era del 25 por ciento). También en EEUU y Europa la prevalencia se ha duplicado en pocas décadas.

Aunque la genética está entre las causas de la miopía, en las últimas décadas cada vez se conoce mejor el efecto que tienen algunos factores ambientales en la infancia a la hora de desarrollar o no miopía. Pasar mucho tiempo estudiando, viendo la televisión o con una luz inadecuada, por ejemplo, son dos de los factores que incrementan el riesgo de ser miope. Algunos estudios, incluso, han apuntado la posibilidad de que los primogénitos tengan más 'papeletas' de serlo que sus hermanos pequeños porque los padres están más encima de la educación de su primer hijo, sometiendo al niño a un entorno más propenso al estudio.

Según las predicciones del Instituto Brian, reducir un 50 por ciento la progresión de la miopía a nivel mundial podría evitar el 90 por ciento de los casos de ceguera que se temen en el futuro. Por eso, recomienda a los padres fomentar las actividades al aire libre de sus hijos y hacerles revisiones oftalmológicas anuales.

(Tomado de granma.cu)

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios