Hay 1312 invitados en línea

Jueves, 19 Julio 2018
Deber de jóvenes: amar a nuestros mayores
En este artículo: Ancianos
Cada 15 de junio y por iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso  y Maltrato en la Vejez. De esta forma se trata de hacer conciencia a la humanidad de las injusticias cometidas contra una buena parte de esta etapa generacional.
Quizás fue porque me crié con mi abuela o porque ella es la persona más importante en mi vida y me educó bajo muchos valores que hoy parecen perdidos en su mayoría, pero lo cierto es que me siento en deuda con las personas mayores. Esas almas que han vivido tanto y que son como un libro de historias increíbles. Todos vamos camino al otoño de la vida y muchos olvidan que dentro de unos años peinarán canas y se sienten superiores maltratando a quien ya no puede defenderse.

Por esas vueltas que da la vida, tuve la oportunidad de trabajar con personas que están solas. En su mayoría eran ancianos que en no tenían familiares que se encargaran de ellos. Así que muchos de ellos dependían de asistencias sociales para vivir.

Y mirándoles, solos y añorando un abrazo, me pregunto qué ha pasado para que la gente no sienta la necesidad de cuidar de sus mayores. ¿Es qué acaso la juventud de hoy se ha alejado tanto de sus valores que ya no saben reconocer la experiencia y la sabiduría?

Cada 15 de junio y por iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se celebra el Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. De esta forma se trata de hacer conciencia a la humanidad de las injusticias cometidas contra una buena parte de esta etapa generacional.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, hace tres años había en el mundo 900 millones de personas mayores de 60 años, una cifra que sobre la base de las previsiones se duplicará hasta sobrepasar los dos mil millones en 2050.

Entre las principales medidas legislativas puestas en marcha para incrementar la protección de los derechos de las personas mayores en Cuba destaca la Ley 105 del 2008, de Seguridad Social. Esta plantea en su artículo 1 que “el Estado garantiza la protección adecuada al trabajador, a su familia y a la población en general mediante el Sistema de Seguridad Social”. Además en el tercer acápite hace referencia a la protección al trabajador ante enfermedad y accidente de origen común o profesional, maternidad, invalidez y vejez y, en caso de muerte, a su familia.

Por su parte en el 2011 y durante el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, se estableció la Política Económica y Social de Lineamientos dentro de los cuales el 144 brinda particular atención al estudio e implementación de estrategias en todos los sectores de la sociedad para enfrentar los elevados niveles de envejecimiento de la población”.

Sin contar que desde el año 1976 la Constitución de la República de Cuba en su artículo 48 el Estado protege, mediante la Asistencia Social a los ancianos sin recursos ni amparo y a cualquier persona no apta para trabajar que carezca de familiares en condiciones de prestarle ayuda.

Por su parte el Código Penal, en su Ley 62 de 1987, Título VIII Delitos contra la Vida y la Integridad Corporal, Capítulo VIII Artículo 275: apartado 1: “el que abandone a un incapacitado o a una persona desvalida a causa de su enfermedad o de su edad o por cualquier motivo, siempre que esté legalmente obligada a mantenerlo o alimentarlo, incurre en sanción de privación de libertad.

Estas son solo algunas de las medidas que amparan a los ancianos en nuestro país. A esto hay que sumarle las Casas de Ancianos en todo el archipiélago, y que suman unas 274 con capacidad para nueve mil 393 personas, más otras tres mil 310 plazas de días que se otorgan en los propios hogares de ancianos. Con ello, se atienden aproximadamente unos 12 mil 703 ancianos en la modalidad diurna.

Además existen 148 hogares de completa estadía con 11 mil 771 capacidades, incluidos 11 asilos atendidos por órdenes religiosas.

envejecimiento poblacional en cuba 2017 f cubasi

En la ciudad de Holguín, se ubica la Casa de Abuelos Lucía Iñiguez Landín. Allí Ana María Carralero, trabajadora social de la institución comenta que “una jornada normal de los abuelitos inicia a las 07:30 am. Cuando entran tienen su desayuno, seguido de actividades que se preparan como juegos, ejercicios, visitas a museos, etc. Se les ofrece también una merienda antes del almuerzo y luego se les deja reposar para seguir con otras actividades. Como están aquí hasta las 05:30 pm se les brinda también merienda y comida”.

Con su voz suave, casi inteligible a sus 90 años, Elisa González Betancourt comenta, en nombre de sus compañeros, que “nosotros nos sentimos muy bien, el trato es bueno, al igual que la comida, la estancia es agradable y la vida se hace más placentera, porque priman la amistad y el compañerismo”.

Pienso que un día todos llegaremos a esa edad, así que no hay motivos para descartar a quienes un día, lo dieron todo por nosotros. Conocer sus derechos no es solo cuestión de ellos, es, sobre todo, deber de los jóvenes.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios