Hay 1278 invitados en línea

Martes, 24 Abril 2018
Las propiedades mágicas del vino tinto
El vino tinto es bueno para la salud, pero se recomienda moderación en su consumo. Foto: Archivo
Del vino tinto y sus múltiples propiedades mucho se ha hablado y estudios científicos afirman que son pocas las bebidas que acumulan tantas cualidades como ésta, pues se dice que con solo una copita al día se resuelven disímiles males del cuerpo humano.

Antioxidante, que contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer, ideal para combatir bacterias bucales y para prevenir demencias y enfermedades degenerativas del cerebro, resultan algunas de las bondades que se le atribuyen al vino tinto.

Es así que aunque no se ha validado que sea un combatiente contra el cáncer, se afirma que una de sus mejores propiedades es precisamente la acción que ejerce el resveratrol, una sustancia química rica en antioxidantes que también ayuda a combatir el colesterol.

Abundante además en vitamina E, esta bebida contribuye a limpiar la sangre, protegiendo los tejidos de los vasos sanguíneos, y, según se afirma, una simple copa eleva notablemente la salud cardiovascular.

De acuerdo con los expertos, el secreto es consumirlo de forma moderada, pues el alcohol en sí resulta dañino para la salud; de ahí que se recomienda no beber más que una copa diariamente.

Al tomarlo se liberan endorfinas, lo que permite que la persona se relaje y disfrute del momento; en tanto, al combinarse con determinados alimentos se potencia aún más el sabor de la comida.

Gracias a sus propiedades antioxidantes y astringentes logra evitar que las bacterias se adhieran a los riñones y optimiza, a su vez, el filtrado y depuración de estos órganos.

Complemento y no sustituto de una buena alimentación o del ejercicio físico, se dice que asimismo reduce alergias, mejora la salud de la piel, ayuda a la digestión y aporta magnesio, litio, calcio, potasio, hierro.

No en vano se afirma que una copa de vino equivale a una hora de ejercicio, y aunque no todos los científicos llegan a un consenso sobre su verdadero efecto en el cuerpo humano, algunos sugieren que solo “cuenta” el vino rojo o tinto.

Hasta qué punto resulta eficaz o no esta bebida, exquisita sin duda, lo cierto es que sus propiedades “mágicas” le vienen esencialmente del resveratrol, el cual se encuentra en este tipo de líquido por la uva y que en determinadas dosis provoca un aumento del flujo sanguíneo cerebral.

Sin embargo, hay un eterno debate, y aunque se habla de una copa de vino al día, otros estudios arrojan que la ingesta de alcohol triplica el riesgo de sufrir cáncer de boca, faringe, esófago y mama, por lo que, ¿es por fin saludable o no el vino rojo?

Algunos médicos se aventuran a decir que una copa pequeña de vino tinto diariamente es recomendable a partir de los 50 años, especialmente en mujeres y salvo contraindicaciones, mientras que el vino blanco tiene los mismos efectos positivos que éste.

Es difícil saber dónde comienza la publicidad y se establece la ciencia, pero su sabor envicia a no pocos, y para algunos resulta mejor beberlo pensando en que al hacerlo se logra más bien que mal, porque sus seguidores saben que esta copa sí puede alegrar al menos el corazón.

(Con información de Agencia Cubana de Noticias)

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios