Hay 1408 invitados en línea

Martes, 23 Enero 2018
Cuba, la dignificación del ser humano
  • Escrito por Flavia L. Dotres Sánchez
En este artículo: Revolución Cubana
Niños holguineros juran ante la Bandera Cubana ser mejores estudiantes, al recibir la pañoleta azul, que los hace moncadistas. Foto: Lisandra Cardoso (Archivo)
Para la mayoría de las personas en el mundo, diciembre es un mes de gracia y celebración. Los cristianos celebran la navidad y los judíos, Hanukkah. En Cuba homenajeamos algunos hechos más. Nos hacemos cómplices de esas bellas tradiciones, además de aquellas vinculadas con el fin de año, sin embargo, para nosotros hay mucho más que festejar.

Diciembre también es el mes en el que los cubanos nos preparamos para las vísperas del triunfo de la Revolución cubana, en esta ocasión inspirados en el optimismo y fe inquebrantable de líder histórico Fidel Castro Ruz.

Con la llegada de la Revolución cubana se dio inicio en la mayor de las Antillas una sucesión de transformaciones en las esferas sociales, políticas y económicas. Todas ellas encaminadas a solventar un socialismo próspero y sostenible, a pesar del injusto bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por EE.UU. hacia la nación antillana, prácticamente, desde sus inicios.

Los cubanos recuerdan la entrada victoriosa de las fuerzas del Ejército Rebelde, encabezadas por Fidel, a Santiago de Cuba, mientras que el dictador Fulgencio Batista huía hacia el extranjero.

En estas fechas es imposible olvidar las palabras del Comandante en Jefe, hace ya casi 60 años, cuando se dirigió al pueblo reunido en Santiago de Cuba:
“Y esta Revolución, compatriotas, que se ha hecho con tanto sacrificio, ¡nuestra Revolución!, ¡la Revolución del pueblo es ya hermosa e indestructible realidad! ¡Cuánto motivo de fundado orgullo! ¡Cuánto motivo de sincera alegría y esperanza para todo nuestro pueblo! Yo sé que no es aquí solo en Santiago de Cuba, es desde la punta de Maisí hasta el cabo de San Antonio”.

Para los pobladores de la mayor de las Antillas este suceso, ocurrido el Primero de Enero de 1959, personificó la materialización de los sueños de justicia de quienes entregaron sus vidas por ello, con el objetivo de obtener la verdadera independencia de la nación.

El gobierno revolucionario cubano recién llegado al poder derribó el imperante sistema político neocolonial, disolvió cuerpos represivos y por primera vez en nuestra historia garantizó a los ciudadanos el ejercicio pleno de sus derechos.

La llegada de la Revolución constituyó la dignificación del ser humano con sus derechos y deberes, como centro de la sociedad, en un nuevo modelo de sociedad perfectible, que seguimos defendiendo, y, por eso, lo celebramos cada año con la llegada del Primero de Enero.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios