Hay 1319 invitados en línea

Lunes, 23 Abril 2018
Derechos Humanos en Cuba, un tema que nos importa a todos
Un paciente recibe servicios médicos completamente gratis en Centro Oftalmológico en la ciudad de Holguín. Foto: Lisandra Cardoso (Archivo)
"Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre"
José Martí.
Hablar en las redes sociales de Derechos Humanos en Cuba siempre despierta reacciones encontradas entre los internautas. Ante la posibilidad de interactuar con el periodista, en el caso de los sitios digitales, muchos expresan opiniones que, en no pocas oportunidades, carecen de base y fundamento.

Imagino que si usted ha llegado hasta este segundo párrafo se pregunte en qué me baso para la afirmación anterior, pues, bien, quizás tenga dudas de si se respetan o no en Cuba los Derechos Humanos, analicemos algunos datos.

Según un informe de la Naciones Unidas la mortalidad infantil cubana es de 4,2 por cada mil nacidos vivos, lo que es un indicador similar a los que presentan en sus estadísticas países desarrollados.

La esperanza de vida es de 78,45 años y de 80,45 años para las mujeres mientras que para los hombres se estima hasta los 76.5. Los datos de la población del mundo asumen que solo 25 por ciento puede aspirar a vivir 77 años o más.

Todos los niños cubanos son vacunados durante varias etapas de su vida contra 13 enfermedades y se han erradicado otras nueve que ocasionan el deceso de millones de infantes en el mundo.

La calidad de vida en el archipiélago ocupa el lugar 44 según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. En tal sentido se tiene en cuenta el derecho de todos sus ciudadanos a un libre, creativo y participativo acceso a las más diversas expresiones de la cultura.

Se promueve además una cultura verde que asegure un medio ambiente saludable. La superficie boscosa alcanza actualmente el 28,9 por ciento del territorio nacional, gracias al programa de reforestación desarrollado en los últimos 50 años.

En cuanto a la educación, Cuba erradicó el analfabetismo durante la década del 60 del pasado siglo XX y la enseñanza primaria universal, objetivos del Desarrollo del Milenio, se inserta plenamente en la concepción desarrollada y aplicada en el país.

Hoy la tasa de alfabetización es del 100 por ciento de los jóvenes de 15 a 24 años y el 99,8 por ciento de los adultos.

En los últimos 50 años las universidades cubanas graduaron más de un millón de profesionales y se han convertido en centros de investigación generadores de resultados científicos de alto impacto social y económico.

Además de esto el país es de referencia internacional en la Educación Especial, que garantiza de forma organizada, masiva y sistemática, la preparación de la población discapacitada con vistas a lograr su incorporación a la sociedad.

El tema del empleo, uno de los más controversiales debido a las nuevas prácticas emprendedoras, constituye una fuerza importante dentro de la economía del país. En los últimos tres años se produjo un incremento de los ciudadanos integrados al sector no estatal por lo que actualmente ya suman más de 455 mil 577 personas, de los cuales el 68 por ciento no tenía vínculo laboral anterior, 18 por ciento son además trabajadores asalariados y 14 por ciento jubilados.

De esta suerte pudiéramos llenar páginas de datos y cifras que no son expuestas por entidades nacionales sino por organizaciones mundiales con expertos en la materia.

A esta altura del texto probablemente estará el que quiera verle las manchas al Sol en lugar de apreciar su luz. A esos le digo que no soy partidaria de alabar injustificadamente ni considero profesional que los periodistas solo hablemos de las conquistas y nunca de lo que no está bien y hay que cambiar, porque eso también es hacer Revolución.

Quizás para Alemania, Argentina o Rusia, presentar logros como los referidos anteriormente constituya un menor esfuerzo económico que para esta nación que tiene que lidiar cada día con más de un bloqueo económico, financiero y comercial. Creo saludable entonces valorar lo alcanzado y tener siempre la certeza de que podemos, entre todos, construir una mejor sociedad y un mejor país.

Usted, yo, el que está de acuerdo con esto y el que no, somos cubanos que queremos disfrutar de buenas vacaciones, de mejores precios en el mercado agropecuario, de mejor trato en las tiendas y por qué no, de viajes y remuneraciones salariales.

Pero sepa que nada de eso cae del cielo. Hay que trabajar y hacerlo bien, hay que seguir soñando con lo queremos pero con los pies en la tierra y valorando lo que tenemos. No se trata del egocentrismo propio de quienes viven en un archipiélago, muchas veces atacados con ser el ombligo del mundo. Sino de un pueblo que quiere mantener sus logros, sus conquistas y sus derechos en este pedazo de tierra donde, como diría nuestro Héroe Nacional, José Martí, la ley primera sea “el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre".

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios