Hay 844 invitados en línea

Viernes, 24 Noviembre 2017
Holguín, ciudad de símbolos
  • Escrito por Flavia L. Dotres Sánchez
En este artículo: Historia
Jóvenes miembros de la Asociación Hermanos Saíz suben la réplica del Hacha de Holguín hasta la Loma de la Cruz en el inicio de las Romerías de Mayo. Foto: Juan Pablo Carreras
Históricamente las personas y los pueblos en general, han buscado en el transcurso del tiempo algo que los identifique, que muestre sus costumbres y sea digno defensor de su cultura e idiosincrasia.

Holguín, como buena representante de los valores patrimoniales que nuestra nación acoge, preserva inmutable sus símbolos y emblemas, resultado de un largo pero fascinante proceso histórico.

Desde los primeros aborígenes que poblaron estas tierras, un proceso que germina hace aproximadamente 10 mil años atrás y vadeando generación tras generación hasta nuestros días, el pueblo holguinero en un intento de capturar su más pura esencia tutela sus atributos como baluartes de su diversidad cultural.

Esas insignias revelan las peculiaridades del territorio, esas que de solo citarse personifican a esta provincia oriental del resto de Cuba.

aldabon holguinEl Aldabón de la Ciudad es símbolo desde 1990 y alude a la amistad, ya que hace referencia a los aldabones de la puerta que da acceso a La Periquera, emblemática construcción ligada indisolublemente a la historia sociopolítica de Holguín.

Está concebido en hierro forjado y representa un rostro femenino, de líneas clásicas, que responde al estilo neoclásico. El Aldabón es una de las condecoraciones más importantes que otorga la ciudad de Holguín a personalidades cubanas o extranjeras que hayan contribuido con su trabajo al bien de la sociedad tanto en la región como en toda Cuba.

hacha holguin replica foto abel rojas barallobreEl Hacha de Holguín es el símbolo oficial de la provincia por resolución no. 44, del 28 de mayo de 1981 del Comité Ejecutivo de la Asamblea Provincial del Poder Popular. Es exponente ceremonial de los grupos agroalfareros que habitaban la isla de Cuba a la llegada de los españoles en el siglo XV.

Hallada en 1860 por un oficial del Ejército Español, fue fabricada con piedra peridotita de color verde olivo y tiene impreso un sello distintivo que la hizo significativa dentro de las de su tipo.

Representa una figura antropomorfa masculina con una diadema en la parte superior y los brazos colocados sobre el pecho. La pieza mide 350 mm de longitud, 76 mm de ancho y 48 mm de mayor grosor.

El Hacha de Holguín ha sido entregada a altas personalidades que han visitado a Holguín, centros de laborales o de estudio, obreros vanguardias y figuras destacadas de la cultura y las ciencias, que han hecho aportes meritorios a la provincia de Holguín y a Cuba.

De igual forma ha devenido en emblema de las Romerías de Mayo; celebración donde se fusionan tradición y modernidad. Cada tres de mayo una reproducción a gran escala, de aproximadamente un metro de ancho por tres metros de largo, construida a base de papel maché sobre alambrón por estudiantes de la Academia de Artes Plásticas “El ALBA”, asciende en hombros de la juventud la Loma de la Cruz, tal como hizo hace más de 200 años el fraile Antonio Joseph Alegre, conocido popularmente como Alegría.

escudo holguinEl Escudo de la Ciudad de Holguín fue concedido por Fernando VII por Real Cédula del 11 de octubre de 1831.

A partir de que Holguín recibió el título de Ciudad en 1752, comenzó el cabildo a solicitar un Escudo de Armas en el cual estarían representados los hechos más sobresalientes ocurridos en el territorio, que para esa fecha eran la defensa de las costas que por dos ocasiones había realizado el pueblo de Holguín contra corsarios y piratas ingleses.

El Escudo fue confeccionado, pero no a gusto del Cabildo de la Ciudad de Holguín, ya que los hechos de armas no fueron representados. Al ser nombrado Eusebio Escudero, Gobernador de Cuba, llevó la solicitud al Consejo Supremo de India. Además del Escudo de la Ciudad pidió otras gracias como eran: la del tratamiento de ilustres para el Ayuntamiento de la Ciudad de Holguín y el uso de uniformes para su personal.

El Escudo de la Ciudad fue concebido en un contorno acorazonado, el que en la parte superior y al centro tiene un casco con cinco plumas.

En él aparecen los principales patronos de la ciudad: San Isidoro (Obispo de Sevilla, a quien García Holguín había encomendado su hato y que posteriormente dio nombre a esta ciudad) y la Virgen del Rosario (patrona de los vecinos que poblaron a Holguín cuando fue fundado), que sostienen la corona española. A sus pies unas elevaciones del grupo orográfico Maniabón representan la naturaleza y localización del territorio.

La letra del Himno de Holguín fue compuesta por el Teniente Coronel del Ejército Libertador Pedro Martínez Freyre el 17 de mayo de 1870 en esta misma ciudad. La música se le atribuye al compositor y músico holguinero José María Ochoa.

Es considerado himno guerrero, sirvió para enaltecer los sentimientos más puros de los mambises en Cuba que lo entonaron en varias ocasiones.

Cuando todavía estaba fresco el hecho de la Demajagua, rodeado del pueblo de Holguín, que por la expectativa de expediciones armadas vivían verdaderos momentos de euforia patriótica, su autor, en aras de libertad, improvisó las estrofas del Himno de Holguín que clamaba por la emancipación de la isla de Cuba del yugo español, llamando al pueblo de Holguín a incorporarse al Ejército Libertador.

La partitura que se conserva fue hecha por el músico Porfirio Sánchez, según testimonio del soldado mambí Sigifredo Urbino Guillén, músico de la orquesta de Manuel Avilés.

La simpleza de estos atributos es el reflejo inexorable de lo más puro y legítimo de aquellos que habitan esta ciudad. Sin embargo es insuficiente el trabajo que se desarrolla en las escuelas y en los medios de comunicación provinciales para darles el estatus que merecen.

No es menos cierto que presiden muchos actos de relevancia para el territorio, no obstante muchos, principalmente los más jóvenes olvidan su significado e historia; en el peor de los casos algunos hasta los desconocen.

Es obligación de todos trabajar no solo por una mayor divulgación de los mismos, debemos además hacerlos más cercanos, más comunes a nuestra realidad sin que pierdan la solemnidad que a ellos debemos.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • Agustín Garcells

    Sí, hay que conocer más la historia local. Vuelvo a repetir que en la escuela primaria, en 1959, teníamos una asignatura que se llamaba Historia de Holguín, con su libro de texto y todo ¿dónde estarán esos libros?