Hay 1318 invitados en línea

Viernes, 25 Mayo 2018
César Hidalgo Torres: “El comunicador tiene que ser un buen oyente”
  • Escrito por José Antonio Chapman Pérez
César Hidalgo Torres es locutor, guionista y director de programas en el Sistema Radial de la provincia de Holguín. Foto: José Miguel Ávila
César Hidalgo Torres es un hombre de radio, director de programas, locutor, escritor, historiador y profundo investigador con el buen sentido del humor apegado a la modestia desde la versatilidad que arropa el prestigio alcanzado no solo en la CMKO, Radio Angulo, emisora provincial de Holguín, su sapiencia es reconocida a nivel nacional.

En la actualidad integra el grupo metodológico del Sistema Provincial de la Radio en Holguín, y se desempeña también como presidente de la comisión asesora de la dirección nacional de radio para el trabajo de los directores de programa en todo el archipiélago cubano.

Sobran razones para la entrevista a este realizador radial multilaureado en festivales provinciales de la radio y otros eventos de indiscutible valía, palmarés que deviene premio a la profesionalidad de su labor, admirada por muchos en el ámbito social y cultural.

¿Cómo fue tu acercamiento a la radio?

“Yo era un niño campesino, que creció al son de la naturaleza y de los programas de radio que oían mi abuelo y mi tía en un radio viejísimo que se alimentaba de pilas. No recuerdo su marca, aunque trato. Lo que sé es que ocupaba el mejor sitio de la casa”.

“Con el abuelo me aficioné a esos combates octosílabos de los versificadores de décimas al instante (repentistas), comunes e imprescindibles en los programas dedicados a los campesinos y donde el trino de laúd es rey. Con la tía me aficioné a uno de los productos de la industria de la comunicación indiscutiblemente: “made in Cuba”, la radionovela.

“Con ella atareada en los quehaceres domésticos y sufriendo a mares los mismos machismos que ya sufría en su vida real, pero que no eran tan reales como los de las heroínas de turno, viajé el mundo de los sentimientos humanos, aunque verdad que con una intensidad y frenesí mayor que los de la cotidianidad y con música de fondo.”

¿Qué estuvo primero en tu vida la lectura de libros o escuchar la radio?

“Oí la radio primero después aprendí a leer. Libros y radio fueron mi conexión con el mundo. Y también los viejos de mi barrio, que narraban mejor que los escritores y los libretistas.”

“Después fue la escuela, donde me aficioné a narrar. Andaba anhelante, esperando que mis compañeros de aula quisieran oírme, pero no lo conseguí siempre. Sin embargo, algunas veces, les conté los mismos cuentos de los libros, pero adecuándolos a mi contexto. Inventar me gustaba, y me costó caro algunas veces, porque los demás muchachos sintieron que los estaba engañando: mis cuentos no eran los cuentos por todos conocidos, y eso es sacrílego y se paga con el escarnio. Pero insistí aunque casi nunca tuve oyentes.”

¿Cuándo supiste que la radio era el camino definitivo?

“En esta etapa de mi vida la certeza de sentirme atraído por la radio era clara. Si me lo hubieran dicho el camino habría sido más corto porque yo habría corrido a ella... Y pasaron los años; crecí y un día mi destino me salió al paso.”

cesa hidalgo torres 020“No sé cuál era el motivo, pero siempre leía los periódicos de la semana pasada. Una vez vi el anuncio de un curso para contadores y yo pensé en la contabilidad, pero después del lead, que como sabes es esa técnica de los periodistas para decir lo que ellos creen más importante en el primer párrafo, decía el periódico que los seleccionados iban a aprender las técnicas de contar, relatar, narrar, rememorar. Fui y me sometieron a un examen más complejo que el que les hacen a los aspirantes a pilotear aviones, pero aprobé (gracias a Dios y a San Félix B. Caignet). Y así comenzó mi aventura en la radio”.

¿Recuerdas tu primer programa premiado?

“Mi primer programa premiado estuvo dedicado a la historia de los repentistas o improvisadores de los guateques campesinos, de quienes yo sabía mucho por los programas que oí con mi viejo abuelo”.

Luego llegaron otros premios... “Después vinieron otros varios premios que sirvieron a alimentar mi ego personal (todos lo tenemos), y absolutamente nada más. No hay premio alguno que sea importante, si no es a la obra de toda la vida. Por tanto cada día hay que encontrar fuerzas y motivaciones para salir a competir.”

“A lo mejor me crees un desagradecido cuando te confiese que no conservo ningún diploma ni trofeo ganado. Prefiero no tenerlos a la vista, no vaya a ser que me lo crea”.

Eres un buen comunicador, ¿qué cualidades distinguen a un comunicador?

“Tengo colegas que aseguran que el buen comunicador es el que más habla, y en eso se equivocan. Quien aspire, como yo, a un día conseguir la maestría como comunicador tienen que ser buenos oyentes”.

“El comunicador, como lo veo yo, es un profesional que aprende el lenguaje de los medios de comunicación y luego se pone al servicio de los demás, lo que quiere decir que pone todos sus conocimientos para que la gente común cuente sus historias. Por eso es que antes te decía que más que hablar hay que oír.”

“Si no me crees respóndete esta pregunta: ¿para qué la gente oye radio o mira la televisión y el cine? Lo hacen porque la vida es muy corta para vivir todas las emociones. Oír las historias de los demás es la única opción.”

“No me creo un gran comunicador, como dices tú o me califican los demás, sino un obrero sacrificado que a veces tiene suerte y encuentra al protagonista de una buena historia dispuesto a compartirla.”

¿Cuál es el punto más débil de la Radio Cubana en estos momentos?

“A partir de mi experiencia, considero que el punto más débil de las emisoras de radio en Cuba es la dirección; (y no me refiero a la dirección de los programas, sino de la emisora) Lamentablemente ellos se llaman a sí mismos “administrativos” o “decisores” cuando en verdad son “productores” que aspiran a tener programas de alta factura. Para conseguirlo hay que gestionarlo. Y para gestionar hay que estudiar las técnicas de conseguirlo. En otras partes del mundo el arte de dirigir medios de comunicación masiva se estudia en las universidades, en Cuba todavía.”

Eres popular, ¿qué piensas al respecto?

“Aparecer en un medio de comunicación cotidianamente te convierte en popular, pero eso no es lo importante. Lo importante es servirles a tus conciudadanos para que sean ellos quienes aparezcan en las ondas. El comunicador más eficaz generalmente pasa inadvertido. Es como el fotógrafo, que nunca se le ve. Yo admiro a los fotógrafos porque son modestos, a veces unos tremendos desconocidos que ayudan a ver. Y desprecio a los “comunicadores” fanfarrones (habladores o hablanchines, quiero decir), que andan con la boca llena de palabras para figurar, porque se admiran tanto que creen que solo ellos son dignos de ser mirados.”

¿Satisfacciones?

“Hacer todos los días lo que me gusta.”

¿Insatisfacciones?

“Descubrir que solo sé que no sé nada. Y eso me asusta porque desde hace 25 años me dedico a aprender el lenguaje que los demás necesitan para contarse a ellos mismos”.

Con el verbo culto y filoso que le proporciona singularidad a sus intervenciones radiales César Hidalgo Torres tiene mucho aún que entregarle a la radio y sus oyentes, por eso esta entrevista está animada para estimular su fecunda impronta convencido de que nuevos lauros enriquecerán su obra diaria en este mundo lleno de desafíos.

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Gente en la conversación

Comentarios (1)

  • Maria Alicia Aviñó Diaz

    Me gustaría poder comunicarme por e-mail con Cesar Hidalgo. Acabo de terminar de escribir un libro sobre Calixto García y la Guerra Hispano Cubanoamericana y muchas de las historias que cuento las he sacado del sitio Aldea Cotidiana de Cesar. Pero como he buscado otras fuentes tengo algunas cosas en las que no coinciden con lo que aparece en el blog de Cesar Hidalgo. Y me gustaría mucho comentarlas con él. Saludos afectuosos y mis agradecimiento para Cesar.