Hay 820 invitados en línea

Jueves, 27 Julio 2017

Sección Especiales

Holguín, en las huellas del Moncada

Gibara y Santa Lucía, distante uno del otro a menos de 20 kilómetros por la costa norte de Holguín, dejaron también las huellas en los sucesos del 26 de julio de 1953, cuando cinco de sus hijos participaron en el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Oriundos de esos territorios, Ernesto Tizol, Rafael Freyre y los hermanos Alejandro, Antonio y Armelio Ferrás Pellicier, acompañaron a Fidel y a Raúl en las acciones contra las huestes batistianas en aquellos enclaves militares.

La Historia de un 26 (V)

Fidel Castro, junto a otros asaltantes al Moncada, es llevado preso. Foto: Archivo
Con la sangre de mis hermanos muertos, escribo este documento. Ellos son el único motivo que lo inspira. Más que la libertad y la vida misma para nosotros, pedimos justicia para ellos. Así escribiría Fidel Castro en su Manifiesto a la Nación (Isla de Pinos. Dic. 1952) al referirse a la masacre llevada a cabo por la tiranía batistiana tras el asalto al cuartel Moncada.

26 de Julio: el día que todo cambio (IV)

Fidel Castro prestando declaración tras el asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba el 28 de julio de 1953. Foto: Archivo
La acción del Moncada había sufrido un revés y los jóvenes asaltantes que quedaron a la deriva sufrieron una odisea terrible. Después del fracaso de la acción, se quedaron dispersos en una ciudad que la gran mayoría no conocía.