Hay 469 invitados en línea

Domingo, 4 Deciembre 2016

La soledad: ¿Destructiva o enriquecedora?
He atendido a varias personas, de uno y otro sexo, que experimentan soledad. -."Doctor, desde que mis hijos se fueron del país, me siento muy sola"-. Me explica una mujer de unos 60 años de edad. -."Médico, desde que mi esposa y yo nos separamos estoy mal, la soledad me mata... Yo no puedo estar solo"-. Exterioriza un hombre de 42.

También sucede que una persona puede sentirse sola rodeada de gente con la cual supuestamente se relaciona, pero no alcanza una relación humanamente auténtica, real y gratificante.

Así, una buena cantidad de mujeres y hombres, muchas veces con una vida hecha, una profesión u oficio, reconocimiento social, amistades, familia, con hijos e hijas, acaban siendo víctimas de la soledad, ya sea real o percibida.

Definiendo el término

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española soledad es carencia de compañía; ejemplo, la soledad me ayuda a meditar. Otra acepción es la siguiente: Lugar desierto o tierra no habitada; le gusta pasear por las soledades del páramo. Y también la define, en una tercera acepción, como: Pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de alguna persona o cosa; ejemplo, sintió una gran soledad cuando se marcharon sus hijos.

Por soledad se entiende el deseo no conseguido de mantener una relación o relaciones interpersonales estrechas, consistiendo, por tanto, en una discrepancia subjetiva entre los niveles de contacto social deseados y los obtenidos.

En el sitio web Definición ABC dice: El término soledad refiere la carencia de compañía que experimenta un individuo. Este aislamiento y falta de contacto con los otros puede deberse a diferentes cuestiones, ya sea porque la persona se siente triste y no tiene deseos de vincularse, o bien por el contrario, porque le gusta y disfruta estar sin compañía; otras causas pueden ser enfermedades contagiosas y hábitos sociales desviados, entre las más comunes.

Hasta hace poco tiempo no se consideraba la soledad como problema

Sólo en lo últimos años la soledad ha sido considerada como un problema clínico. El tema ha cobrado enorme importancia ya que tiene una alta incidencia tanto en la población general como en personas que presentan algún grado de desajuste emocional.

Cuando la soledad no es elegida surge el problema; un problema que en casos extremos puede devenir en trastornos como la depresión, la angustia, el suicidio y graves problemas médicos como las enfermedades cardiovasculares.

Debe tenerse en cuenta que la soledad puede convertirse en una situación indeseada; pero la soledad puede ser también una elección que, en ciertos momentos y circunstancias, reporta beneficios y bienestar.

Luis Valdez Castellanos, director del Centro Ignaciano de Espiritualidad en México, escribió en su blog: "Es útil revisar la actitud que se tiene ante la soledad. ¿Qué tanto trato de evitarla o le temo?, ¿qué tanto veo sus aportes y riquezas? La soledad es un fenómeno muy amplio que abarca muchos elementos y puede ser reflexionada desde la Filosofía, la Teología, la Psicología, la Medicina, la Antropología, etcétera. Puede ser vista como algo negativo o positivo, como enemiga o aliada".

Carl Rogers, psicólogo humanista, tiene dos definiciones muy iluminadoras. En su artículo "Ellen West y la soledad", revisa el caso de una mujer que se suicidó por no tener ni ayuda ni apoyo, y define la soledad de dos maneras:

- Como el alejamiento que la persona tiene de sí misma, de su experiencia real. Cuando alguien niega lo que en realidad está experimentando, lo que en realidad, piensa, siente y es, no está consigo mismo, así siente soledad porque no sabe acompañarse ni escucharse. Es una soledad que se produce cuando el sujeto no es coherente consigo mismo.

- Como la falta de al menos una relación interpersonal en la que la persona pueda comunicar lo que en verdad es, siente y necesita. Es decir, la falta de alguien que la acepte de forma incondicional. Es la soledad del que tiene que usar máscaras para agradar a los demás y evitar el rechazo. De esta manera no es él mismo ante los otros y por eso siente que está solo y separado.

Lo negativo de la soledad

¿Por qué le tememos tanto a la soledad? Porque cuando esta no es aceptada nos afecta de muchas maneras, puede causar hábitos destructivos, mala salud y muerte prematura. Estimula sentimientos de ansiedad, desprotección, abandono y sobre todo de indefensión, sentimientos dolorosos y desagradables que llevan a la angustia.

La baja autoestima contribuye a que la soledad llegue a ser destructiva, pues al no tener una buena valoración personal el mundo se convierte en amenaza más que en oportunidad de realización. Fomenta el desánimo, la desesperanza, lo negativo, el fatalismo, el esperar la solución de afuera y no de adentro.

Sobre la soledad, sus manifestaciones, causas y consecuencias volveré a comentar en próximos encuentros entre El Psiquiatra y tú.

Artículo relacionado

¿Es la soledad un mal de nuestro tiempo?

Deja tus comentarios

Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.

0 / 500 Restricción de Carateres
Su texto debería tener menos de 500 caracteres

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios